Escultura Kinetica en el aeropuerto de Singapore

En el curso de unas obras de restauración ART+COM se encargó de crear una instalación artística para la zona del salón de entrada y salida de la Terminal 1 del aeropuerto de Singapur.

“La lluvia cinética“, es como se llama la obra, se compone de dos partes, cada una consistente en 608 gotas de lluvia hechas de aluminio recubierto de cobre. Suspendido de cables de acero ligero por encima de las dos escaleras opuestas, cada gota se mueve flotando con precisión aparente, pero realmente está controlado por un motor y un ordenador escondido en el techo de las salas.

Las gotas siguen una coreografía perfecta de 15 minutos, en ésta, las dos partes se mueven al unísono, a veces reflejando, a veces complementando, el movimiento del otro lado.