Graham Hughes es el primer hombre en viajar por todo el mundo sin usar avión

5 febrero, 2014  —  By

Graham Hughes es un aventurero inglés de 33 años, un verdadero trotamundos quien se ha convertido en la primera persona en visitar los 201 países del mundo sin utilizar un transporte aéreo. Es un hombre que tiene, literalmente, los pies sobre la tierra.

Hughes se valió de autobuses, taxis, trenes, barcos y sus dos pies para recorrer 160.000 millas (257.495 Km) en exactamente 1.426 días –y todo con un presupuesto de $100 a la semana.

Pasó cuatro días  cruzando el mar abierto en un bote con filtraciones para llegar a Cabo Verde, fue encarcelado durante una semana en el Congo por ser un “espía”, fue arrestado por intentar “colarse” a Rusia, y tuvo que ser rescatado de fundamentalistas musulmanes por un travesti filipino llamado Jenn.

Su viaje lo finalizó después de cuatro años al cruzar la frontera de Yuba, la capital de Sudán del Sur, un país que ni siquiera existía cuando arrancó su viaje desde Liverpool el día de año nuevo de 2009 (la independencia de Sudán del Sur fue proclamada el 9 de julio de 2011).

Graham Hughes

“Amo viajar, y pienso que mi razón para hacer esto fue que quería ver si podía hacerse, por una persona viajando con poco dinero. Creo que también quería mostrar que el mundo no es un lugar grande y aterrorizador, sino que está lleno de gente que quiere ayudarte, incluso cuando eres un extraño”.

Hughes ha cruzado las fronteras de los 193 países miembros de la Naciones Unidas, además de Taiwán, La Ciudad del Vaticano, Palestina, Kosovo, Sáhara Occidental y las cuatro naciones del interior del Reino Unido –todo sin volar.

Guinness confirmó que Hughes, quien filmó su expedición para un documental, y recaudó dinero para la fundación WaterAid, ha obtenido el récord mundial de más países visitados en un año a través de transporte terrestre programado.

“Mi sentimiento principal es de intensa gratitud hacia todas las personas alrededor del mundo que me ayudaron a llegar hasta aquí, dándome un aventón, dejándome dormir en su sofá, o apuntándome en la dirección correcta”, agregó Hughes.

Su ruta: Comenzando en Uruguay y terminando en Sudán del Sur, Graham Hughes atravesó las fronteras de los 193 países miembros de las Naciones Unida, además de Taiwán, La Ciudad del Vaticano, Palestina, Kosovo, Sáhara Occidental y las cuatro naciones del interior del Reino Unido –todo sin volar.

Pies en la tierra: Hughes se valió de autobuses, taxis, trenes, barcos y sus dos pies para recorrer 160.000 millas (257.495 Km) en exactamente 1.426 días –y todo con un presupuesto de $100 a la semana.

Mientras que todos sus medios de transporte tuvieron ruedas, cascos, o suelas de goma, hizo los viajes más largoS pidiendo aventones en barcos de carga. Incluso llegó a trasladarse a República Dominicana en un crucero amigable que lo dejó montarse.

Otros puntos destacados incluyen bailar con los Montañeses de Papúa Nueva Guinea, hacerse amigo de los orangutanes de Borneo, recorrer las tierras yermas de Kenia en un camión de 18 ruedas, conocer al Primer Ministro de Tuvalu, y alertar a los niños de Afganistán acerca de “los peligros de los hombres barbudos”.

Dice que la gente suele preguntarse cómo hizo para entrar en países como Norea del Norte, Irak y Afganistán, pero asegura que esos fueron fáciles. Mucho más difícil fue encontrar maneras de llegar a pequeñas naciones isleñas como Nauru, en medio del océano Pacífico, las Maldivas o las Seychelles, “donde a veces hay amenazas de piratas”.

Cuenta que hubo momentos malos en su viaje, como “sentarme en una estación de autobuses en Camboya a la una de la mañana, o atravesar carreteras malas en camiones en mal estado”, en donde llegó a pensar: “Por qué estoy haciendo esto?”.

El punto más bajo fue cuando su hermana, Nicole, murió de cáncer a sus 39 años. En ese momento interrumpió su viaje y volvió a casa para estar con ella. “Había visitado 184 países, y solo me faltaban 17, pero pensé: ¿y si lo dejo hasta aquí? Pero ella me dijo que no parara”, agrega Hughes.

Una vez que terminó su viaje, no tiene ninguna intención de comprar un ticket de avión en el futuro cercano, y dice que planea “mantener el espíritu de aventura” y viajar un poco más por África antes de tomar un ferry a casa desde Irlanda, justo a tiempo para Navidad.

ALREDEDOR DEL MUNDO EN 1.426 DÍAS