Saltar al contenido

Alimentación para una tiroides saludable

Alimentación para una tiroides saludable

Seguramente habrás escuchado hablar sobre la tiroides y de los problemas que genera a la salud, especialmente a las mujeres, que suelen ser las principales afectadas. Y teniendo en cuenta la importante función de estas glándulas para el organismo, la conservación de su óptimo estado de salud se hace muy importante, por lo que hoy te recomendaremos una alimentación para una tiroides saludable.

 

Alimentación para una tiroides saludable

 
La Tiroides: funciones y problemas
La glándula tiroides se ha hecho famosa por los problemas de desbalance que en ella puede generarse, como el hipotiroidismo. Pero lo cierto es que tiene una importantísima tarea que desempeñar en el normal funcionamiento del organismo, como lo es la regulación de los procesos metabólicos, funcionamiento hormonal y elaboración de proteínas.
Pero cuando la glándula tiroides se ve afectada, todas estas funciones se alteran, produciéndose situaciones de estreñimiento, diarrea, perdida de cabello, incremento del colesterol, trastornos digestivos, alteraciones de peso, fatiga, hipersensibilidad al frío, entre varios síntomas más.

 

Fortalecer la tiroides a través de la alimentación
Pero para prevenir y tratar todos estos problemas que pueden producirse a partir de alguna alteración en la tiroides, una adecuada alimentación orientada a regular la función de la tiroides y cubrir sus necesidades constituirá un excelente tratamiento.
Yodo
Los bajos niveles en yodo son una de las principales causas de hipotiroidismo o problemas en la tiroides, por lo que mantener una dieta rica en yodo resultará de gran ayuda para mantenerla saludable.
Para ello, puedes elegir entre los huevos, acelga, calabaza, semillas de sésamo, mariscos, huevos, almejas y mejillones, atún, salmón o champiñones, además de preferir la sal fortalecida con yodo a la sal común.

 


Zinc
Este mineral se ve especialmente afectado en sus niveles cuando se produce un exceso de hormonas tiroides en las mujeres, por lo que recomponer sus proporciones óptimas constituye una buena forma de combatir el problema glandular.
Puede obtenerse zinc a partir del consumo de ostras, germen de trigo, salvado, carne de cordero, jengibre, frutos secos y guisantes.

 

 
Cobre
Resulta esencial para el buen funcionamiento de la tiroides y para la producción de las hormonas responsables de regularla, pudiéndose obtener del hígado, cacao, carnes rojas, harinas, frutas, mariscos, legumbres y verduras oscuras.
Hierro
Los niveles de hierro afectan directamente el rendimiento de la tiroides, por lo que siempre deberían tener vigilada la presencia de hierro en la población.

 

 
Vitaminas
En este caso prácticamente todas las vitaminas repercuten en la salud de la tiroides, como  la vitamina A, C, E, B2, B3 y B6, pudiéndose obtener de cítricos, cereales, granos y semillas, levadura de  cerveza, carne blanca, arroz, salvado, cacahuates y setas.
Combinando alguno de estos alimentos y añadiéndolos a tu dieta, estarás aplicando a tu organismo un excelente tratamiento para fortalecer la salud de la tiroides y tu bienestar general. Para estar alerta, no dejes de consultar los 5 síntomas de problemas de tiroides más comunes.