Saltar al contenido

Beneficios de la manteca de cacao para la piel

Beneficios de la manteca de cacao para la piel

Al ser un lubricante natural, previene de escaras y cualquier otro tipo de lesión dérmica. Tiene un aroma agradable y sus efectos duran durante mucho tiempo. Veamos hoy los beneficios que tiene este producto natural para la salud cutánea.

Beneficios de la manteca de cacao para la piel

Antioxidante
Lo que probablemente no sepas es que la manteca de cacao contiene gran cantidad de antioxidantes – especialmente vitamina E – que combaten los radicales libres, destructores de células que conducen a un envejecimiento prematuro.

La aplicación en la piel de este producto previene la degradación cutánea como consecuencia de la exposición a los rayos solares. Además se preserva de manera natural durante un buen tiempo.

Humectante
La manteca de cacao es un muy buen humectante para el rostro, pues cuando lo aplicamos penetra bajo las diversas capas dérmicas brindando suavidad, flexibilidad y brillo en toda la zona. Este remedio debe aplicarse dos veces al día para obtener mejores resultados.

Marcas y cicatrices
Uno de los mejores remedios para eliminar marcas y cicatrices de nuestra piel es precisamente la manteca de cacao. Se aconseja que la empleen personas que hayan sido intervenidos quirúrgicamente para sanar el tejido gradualmente. También es excelente contra las estrías que se pueden producir en distintos momentos de la vida, como después del parto.

Productos de belleza e higiene
Debido a su fragancia ―huele a nuez con un toque achocolatado―, la manteca de cacao se utiliza para preparar productos de belleza e higiene. Es la base de muchos bronceadores, cremas corporales, aceites, jabones, que dejan la piel lisa y suave, con destellos luminosos naturales.

Enfermedades de la piel
Otro de los beneficios de la manteca de cacao es que ayuda a curar algunas enfermedades de la piel como el eczema y la dermatitis. Además previene su aparición, así como protege al cuerpo de infecciones externas.

Aplicación
La manera más fácil de aplicar la manteca de cacao es de forma natural. Basta frotarse la piel con un trozo de este producto, que se derrite a causa de la fricción y penetra profundamente en la epidermis.

Un dato muy importante es que no deja rastros de grasa. También se puede poner un trozo de manteca de cacao en un recipiente con agua caliente (o ponerlo bajo la ducha caliente), dejar que se derrita un poco y luego aplicar.

Anímate a aprovechar los beneficios de tan útil producto natural. Verás como la manteca de cacao nutre tu piel y la ayuda a enfrentar mejor los embates del medio ambiente.