Saltar al contenido

Como reducir la papada

Ejercicios para reducir la papada

Algo que muchas veces acompaña al sobrepeso y al paso del tiempo es la papada. Es que la zona comprendida entre el cuello y el mentón funciona como una trampa indicada para acumular grasa, por lo que si tu alimentación no es balanceada, probablemente esta zona  esté creciendo poco a poco, sin que te des cuenta. Sólo que un día amanecerás y notarás que ¡tienes un doble mentón!
Pero tómalo con tranquilidad. Así como existen cientos de ejercicios y rutinas para trabajar todo el cuerpo, también hay ejercicios para el rostro y, especialmente, ejercicios para reducir la papada. Presta atención a los siguientes ejercicios de gimnasia facial para lograr una piel suave y tirante debajo del mentón.

 

Ejercicios para reducir la papada
¿Qué es una papada o doble mentón?
Pero primero comprendamos este “problema” que en muchas ocasiones desmejora la estética. Como ya te dijimos, esa masa de piel colgando debajo de la mandíbula, y que suele dar la impresión de tratarse de una segunda barbilla, no es más que una acumulación de grasa que puede extenderse hasta alrededor del cuello, y si bien existen factores genéticos que estimulan la formación de una papada, en la mayoría de los casos se debe al exceso de peso o al proceso de envejecimiento.

 


Estirar la papada
Este ejercicio surtirá una suerte de efecto de planchado sobre la papada, ya que su principal propósito es estirar toda esa piel para reajustarla a las líneas naturales de la mandíbula y el cuello.
Sólo tienes que erguir tu cabeza lo más posible para poner en tensión la piel de la papada, a la vez que posicionas los labios como para besar. Mantente así durante unos segundos, y vuelve a practicar el ejercicio en rutinas de entre 5 y 10 repeticiones al día.
Ejercicio de mandíbula
Posiciónate con la espalda derecha, y comienza a practicar inhalaciones y exhalaciones a través de la nariz, a la vez que abres y cierras la mandíbula, simulando el proceso de masticación.
Luego de cada exhalación de aire, abre la boca lo más posible, pero no hasta un punto que te genere dolor. Posteriormente, puedes ayudar a la relajación de la mandíbula y la cavidad bucal colocando la lengua sobre la mandíbula, detrás de los dientes.
Como siempre, repite este ejercicio entre 5 y 10 veces.

 


Giro de cuello
En este caso, además de reducir la papada, este ejercicio para el cuello te permitirá también tonificar los músculos de la garganta, así como relajar los hombros y descontracturar el cuello mismo.
Para practicarlo, debes posicionarte cómodamente con la espalda derecha y los hombros alineados. Toma aire y comienza a girar el cuello suavemente hasta alcanzar un hombro con el mentón. Mantente unos segundos ahí, y comienza a bajar el mentón hacia el pecho a la vez que sueltas el aire contenido. Vuelve a mantener esa posición, y gira el cuello nuevamente hasta alcanzar el otro hombro.
Esta rutina consta de entre 5 y 10 repeticiones, siendo mejor que lo hagas calmado y con tiempo, por lo que podría llevarte algunos minutos su realización.
De todas formas, y aunque estos ejercicios resultan muy adecuados para eliminar la papada o doble mentón, la mejor forma de evitar este problema es mantener una dieta saludable con muy bajos niveles en grasa, puedes debes recordar que la acumulación de esta es la causante de esas feas bolsas debajo de la mandíbula.

 

http://www.youtube.com/watch?v=XhyXrvM0wro