Saltar al contenido

El caso de la mujer que nunca engorda

El caso de la mujer que no engorda nunca

Existe una mujer que nunca engorda. Es el caso de Carole French de 59 años, de Oldham, Manchester, Inglaterra, que ha sido diagnosticada con fibrosis muscular, una dolencia que no permite a su cuerpo almacenar grasa de manera natural.

Vida dura de la mujer que nunca engorda

Ella nació «normal» pero luego de poco tiempo sus padres se dieron cuenta que había algo extraño en su hija. Carole no pudo sentarse, gatear o caminar al mismo tiempo que otros niños y la demora en lograr estas habilidades llevó a sus padres a realizar análisis y estudios en su niña.

Al llegar a la adolescencia empezó a resaltar de manera notoria la gran diferencia en el peso respecto a sus compañeros, sus padres pensaban que solo era un trastorno alimenticio (como anorexia) pero posteriormente fueron los médicos quienes diagnosticaron que tenía fibrosis muscular y que esta enfermedad era responsable de tanta delgadez.

Sus padres y ella mismo se dieron cuenta de que a pesar de que coma bastante y de todo no subía de peso. Ella puede comer lo que quiera y no sube ni 100 gramos de peso.

A pesar de los avanzado de su edad actual ella aún puede utilizar ropa de niñas ya que es suficiente para el tamaño y contextura que tiene. Carole, recuerda los años de infancia siendo acosada constantemente por sus compañeros de estudio quienes le tomaban fotos y se burlaban de su enfermedad.

Algunas personas piensan que ella tiene «mucha suerte» por no engordar pero Carole explica que toda su vida ha sido un martirio y que le hubiera gustado desarrollar una vida normal como cualquier otra mujer.

Los médicos tardaron un año en diagnosticarla con ‘fibrosis muscular desproporcionada’, ya que solo había otra persona con esta enfermedad en el mundo. Esta enfermedad consiste en que no tiene los músculos como el resto de seres humanos ya que no le permite acumular grasas.

la mujer que nunca engorda

Asimismo esta enfermedad la hace sentir siempre débil y cansada, además de otras complicaciones como artritis y osteoporosis. La ciencia en la actualidad dirige las investigaciones a trastornos genéticos y derivados de una mala alimentación en los padres. Todas estas características la han hecho famosa y mundialmente conocida como la mujer que nunca engorda.