Saltar al contenido

El Facebook de los animales

«Esta tarde hay merienda de gusanos en las ramas del pino de enfrente. Haz click en Me gusta si tienes pensado asistir». Este podría ser uno de los eventos anunciados en el muro de un carbonero común, (Parus major), un ave muy frecuente en jardines de las casa o también se puede encontrar en algunos parques de las ciudades y también lo podemos localizar en algunas montañas no muy húmedas. Aunque está claro que ningún pájaro anuncia sus actividades, un pequeño movimiento de científicos interesado en el tema de la Universidad de Oxford ha implementado un proyecto a un mediano plazo con una técnica para crear una especie de `Facebook animal´ a partir de más de un millón de observaciones y filmaciones de esta hermosa ave el carbonero común.

El Facebook de los animales

Facebook recoge datos sobre quiénes son tus amigos, donde has estado y que información compartes con otros, explica Ioannis Psorakis, líder de la investigación. «Nosotros hemos analizado durante largos periodos de tiempo y concluimos que se pueden analizar los datos de animales individuales, en este caso carboneros, para construir un Facebook para animales´ que nos indica quién se alía con quién, quiénes son los miembros del mismo grupo, y qué pájaros están acudiendo muy constantemente al mismo tipo de lugres como si ya estuviera sincronizados entre ellos es muy curioso». La nueva técnica ha permitido obtener una buena panorámica de los ciclos de las aves o entre individuos de la misma especie, conocer quienes son o prodian llegar hacer amigos más allá de los encuentros esporádicos y analizar diversos aspectos como la capacidad para encontrar comida o pareja y los sitios visitados más frecuentemente por los animales.

Los resultados, que se publican en la revista Journal of the Royal Society Interface, indican, por ejemplo, que la cuando hay un grupo de aves no es por que si, tambien se puede inferir que tengas cierto tipo de necesidad y que no es aleatoria, sino que estas especies se seleccionan entre ellas. Muchas estas aves buscan comida con otras aves que ya conocen que son habitules en su rutina y por cierto alunas interactúan con mas frecuencia y final el objetivo es los individuos terminen apareándose para salvaguardar la especie.
La nueva técnica se está empleando para analizar las conexiones sociales entre otras especies de animales, y, combinada con información de tipo genético, permitirá a los investigadores explorar las bases genéticas de la sociabilidad, explicar porqué algunos individuos se atraen mutuamente o definir áreas específicas del genoma que determinan el gregarismo de muchas especies animales.