Saltar al contenido

Enterate por qué los niños no deben tomar gaseosas

por que los niños no deben tomar gaseosa

El consumo de gaseosas es algo muy común en la actualidad, y las distintas marcas han incrementado su producción en los últimos años. Enterate en esta nota cómo afecta este tipo de bebidas a los niños y por qué es preferible evitarla.
por que los niños no deben tomar gaseosa
La médico pediatra y especialista en nutrición Paola Arrús Ackermann, asegura que las gaseosas «están compuestos principalmente por azúcares, por lo tanto son una fuente rápida y concentrada de calorías, pero lo que se conoce como calorías vacías, no poseen ningún nutriente que pueda beneficiar al organismo».

Es por eso, que hay una asociación de 35% entre el consumo de gaseosas y la prevalencia de obesidad en niños. Lo cierto es que una botella de 600ml, puede contener 17 cucharaditas de azúcar lo que equivale a 250 calorías, significando un aporte importante de grasas para el organismo.

La gaseosa, además, está compuesta por los siguientes componentes:

Carbohidrato simple: El azúcar es un carbohidrato simple, que a diferencia de los carbohidratos compuestos, los simples se metabolizan rápido en el organismo, aumentando inmediatamente el nivel de glucosa, hecho que origina la liberación de grandes cantidades de insulina en el torrente sanguíneo. De esta forma, ocasionan una elevación repentina de los niveles de azúcar sanguíneo. Los carbohidratos simples muy refinados podrían interferir con la absorción de algunas vitaminas en especial las del grupo B.

Cafeína: La mayoría de las bebidas gaseosas contienen un promedio de 45 a 50 mg de cafeína en una botella, equivalente a una taza de café. La cafeína aumenta la excreción de calcio en la orina y puede causar irritabilidad, insomnio, taquicardia (latido cardíaco acelerado) y dolor de cabeza. Las gaseosas light contienen más cafeína. Debido al contenido de drogas estimulantes como la cafeína, las bebidas gaseosas producen adicción.

Ácido fosfórico: El ácido fosfórico es un conservante presente en las bebidas gaseosas, y su consumo diario representa un exceso de fósforo en la dieta, que a mediano plazo, trae un efecto desmineralizante en huesos y dientes el (especialmente es un importante secuestrador de calcio, magnesio, sodio y hierro), afectando directamente el crecimiento. Las bebidas light contienen la misma concentración de este compuesto.
En este sentido, la especialista recomienda que «el consumo de las bebidas gaseosas podría  desplazar alimentos mejores para su crecimiento y desarrollo. Lo mejor es darle a los niños jugos naturales o infusiones con poco azúcar».