Saltar al contenido

Gallinas como mascotas y como fuente de ayuda económica

Los tiempos de crisis, económica y medioambiental, ha permitido recuperar algunos modos de vida de hace décadas aún en la ciudad, formas de vivir y comer sano, quizá con menos comodidades, pero autosuficientes desde todos los puntos de vista.

Una Gallina en tu casa como mascota.. Te puede ayudar con dinero

Es a lo que se está volviendo en muchas zonas del mundo más desarrollado. Y no sólo en los pequeños pueblos, también en las ciudades. Sin ir más lejos, en el Reino Unido, la gallina es la nueva y original mascota de moda. Los gatos y los perros son adorables y hacen compañía, pero no aportan, por decirlo de algún modo, a la economía familiar. En cambio, una gallina, al menos, contribuye con unos cuantos huevos. Y, encima, frescos y, si lo desean sus dueños, ecológicos.

Según datos de las personas que distribuyen estos animales, no se habían metido tantas gallinas en los hogares del Reino Unido desde la II Guerra Mundial. Mientras, los proveedores hacen su agosto, ya que sus ventas se han disparado en los últimos tiempos. Tener huevos frescos y bien baratos no es difícil. Se calcula que unas setecientas mil familias en todo el país tienen al menos una gallina en su hogar. Esto significa un aumento del 80% respecto a tres años atrás.

Lo bueno de gallina como mascota: No vive encerrada

Tener una gallina como mascota puede llegar a ser muy gratificante. Personalmente no me gustan los pájaros enjaulados, por más que digan que fuera de la jaula no sobrevivirían y todo eso, si seguimos comprando pájaros de jaula seguirán traficando con estos pobres seres para tenerlos en condicionees infraanimales.

Pero con las gallinas la cosa es diferente, por experiencia personal te aseguro que a las gallinas les gusta vivir con la gente. Para empezar puedes comprar huevos fecundados o un pollito bebé (cuando lo compres asegúrate que es hembra). Los huevos deberás incubarlos, asesórate bien de la temperatura que precisan.

Con dos o tres pollitos bebés será suficiente para dejar de comprar huevos el resto de tu vida (mejor dicho por el resto de la vida de la gallina). Pon a los pollitos en una caja con una luz permanente si es invierno, y con recipientes adecuados para agua y comida. Colócales periódicos debajo que cambiarás diariamente, encima de los periódicos ponle hierba seca o fresca y telas abrigadas para que se escondan de noche.

Cuando te vayas a dormir cubre a los pollitos completamente con una tela abrigada, no temas que no se asfixiarán, verás que si los aprietas un poquito con la mano por encima de la manta se quedarán quietitos y dormirán toda la noche abrigados. Cuando ya tengan unos 15 días puedes empezarlos a sacar al jardín. Pero asegúrate de que de noche quedan bien protegidos de las comadrejas, los zorros (raposas) o las martas, que aman estas presas.

Transportin de perro para GALLINAS MASCOTAS

Una buena idea para tener a tus gallinas como mascotas es comprarles un transportín de perro de los de plástico, porque son fáciles de higienizar y de noche le pasas la tranca de modo de que duerman seguras. Verás que cada gallina tiene su personalidad, responden a tus llamados, esperan la hora de que les tires las sobras de la comida y vienen a recibirte cuando llegas a casa. Algunas se suben en la falda y se deja acariciar mientras cierran los ojitos.

Muchos ciudadanos lo harán por la crisis económica, pero seguro que más de uno también tiene otros motivos. En realidad, en las casas británicas no es tan difícil cuidar de una gallina, ya que incluso en las ciudades, la mayoría de hogares cuentan con un pequeño jardín trasero. Mejor que la gallina viva ahí que hacinada en una granja avícola donde la sobrealimentan y, en algún caso, cambian el ciclo de luz para que ponga más huevos o coma más veces al día.

Gallina como mascota: ¿Se alquilan?