Saltar al contenido

Inventos creados por casualidad

inventos creados por error

A continuación vamos a enumerar los principales o más famosos inventos creados por error o casualidad. Entre los principales inventos creados por accidente podemos enumerar el teflón, la plastilina, la penicilina y hasta el marcapasos, entre otros.  Muchos de los inventos que hoy podemos disfrutar y que nos parecen indispensables para la vida tuvieron su origen en la casualidad.

Teflón

Roy Plunkett era un químico norteamericano que en el año 1938 mientras realizaba un experimento nocturno tratando de crear una nueva variedad de clorofuorocarbono, obtuvo como resultado un grupo de partículas blancas. Al ser estudiadas, Plunkett llegó a la conclusión de que esta nueva sustancia podía funcionar como lubricante, incluso a temperaturas muy altas. En un principio, se utilizó de forma exclusiva para fabricación militar pero luego comenzó a ser usado para revestir utensilios de cocina.

Plunkett vio cómo el gas que había presurizado en bidones desapareció, aunque éstos pesaban lo mismo. Al averiguar la razón, se le ocurrió cortar los bidones, observando que el gas se había solidificado en los costados, generando una superficie resbaladiza. Así, comenzó a experimentar hasta descubrir que el nuevo material resistía hasta los químicos más corrosivos.

En 1945 Plunkett patentó su producto bautizándolo como Teflón. Sin embargo, fue el ingeniero francés Marc Grégoire quien lo desarrolló para utensilios de cocina, gracias a una sugerencia de su esposa.

Celofán

El ingeniero Jacques Brandenberger, también en suiza, quiso crear un material que evitara las manchas en los manteles. Hizo varios ensayos en el laboratorio pero todos ellos fallaban. Finalmente, en una de las pruebas, se dio cuenta de que el líquido viscoso que había aplicado sobre una tela había creado una capa que se podía separar y que además podía ser adhesiva. En 1908 fue creado el celofán.

El Velcro

George de Mestral, un ingeniero eléctrico suizo, salía con su perro a jugar todas las tardes. Luego de observar la gran habilidad de los conocidos cadillos para adherirse al pelaje del can y su propia ropa, decidió examinar los pequeños ganchos contenidos en sus púas y comenzó a experimentar con distintos materiales para conseguir el mismo efecto de forma artificial, algo que logró en 1955.

Luego de presentar el material sin mayor éxito en desfiles de moda, la Nasa lo adoptó para sus misiones de gravedad cero en 1960, por lo que comúnmente se cree que fue la agencia espacial estadounidense la creadora de este material.

Coca Cola

La Coca Coca es la gaseosa más conocida del mundo. Sin embargo, en un inicio, su creador, John Pemberton, estaba buscando crear un remedio. Coronel de la Armada de la Confederación estadounidense, Pemberton cayó herido en una batalla y, como otros tantos soldados, se volvió adicto a la morfina al intentar aminorar su dolor. Un día de 1886, experimentando con hojas de coca y semillas de nuez, inventó una bebida llamada “French Wine Coca” (vino francés de coca). Luego perfeccionó la fórmula hasta agregarle sirope y agua carbonatada, creando la actual Coca Cola.

Rayos X

Corría el año 1895 cuando el físico alemán Wilhelm Roentgen experimentaba con rayos catódicos. Al colocar una placa fluorescente al otro lado de la habitación, Roentgen notó que brillaba, incluso con una pantalla gruesa colocada entre ella y el emisor de rayos. La primer imagen proyectada por el dispositivo fue el esqueleto de la mano de su esposa.

Plastilina

Joseph McVikel, presidente de la compañía de productos para limpieza Kutol, quería crear un limpiador para quitar el hollín provocado por el carbón que se utilizaba para calefaccionar las casas, y que se acumulaba en el papel tapiz de las paredes. Así fue cómo dio con un nuevo elemento: la plastilina. Sin embargo, luego de la Segunda Guerra Mundial, el carbón cayó en desuso y así también la empresa Kutol. Años más tarde, en la década del 50, McVikel observó que su hermana, maestra, utilizaba el producto para hacer figuras en la escuela. Luego de extraerle los elementos tóxicos y agregarle un color agradable, McVikel comenzó a comercializar este nuevo juego en las escuelas y guarderías.

inventos creados por error

Sacarina

En el año 1870, los químicos Ira Remsen y Constantin Fahlberg se encontraban trabajando con un derivado del alquitrán cuando pararon sus actividades para almorzar. Fahlberg no se lavó las manos y sintió que la comida estaba más dulce. Recién en la Primer Guerra Mundial se comercializó el primer producto con sacarina.

Pegamento

El norteamericano Harry Coover, científico de la Universidad de Cornell, estaba investigando junto a su equipo de trabajo de la empresa Kodak nuevos compuestos para mejorar las miras ópticas de uso militar cuando dio con el cianoacrilato, nombre científico del pegamento. En un principio, el pegamento fue criticado porque había arruinado las maquinarias utilizadas para la investigación pero en el año 1958 se comercializó bajo el nombre “Kola LoKa”.

Papas fritas

Corría el año 1853 cuando George Crum, un chef de la ciudad de Nueva Inglaterra, Estados Unidos, se encontró con un cliente difícil. El problema consistía en que el comensal se quejaba de que las papas de su platillo estaban muy suaves. Después de varios intentos, Crum tomó las papas, las peló, las cortó en tiras delgadas y las ahogó en aceite, dando origen a las hoy mundialmente conocidas “papas fritas”.

Conos de helado

El cono de helado se creó en la “Exposición Universal” llevada a cabo en la ciudad norteamericana de San Luis. Los comerciantes de helado se estaban quedando sin platos para poder servir el delicioso postre, entonces comenzaron a hacerlo encima de una masa de waffle.

Caucho vulcanizado

Charles Goodyear se consagró como inventor cuando descubrió la manera de hacer caucho vulcanizado. En el año 1830, el caucho neutral presentaba algunos problemas con la temperatura: en invierno se agrietaba y en verano se ponía pegajoso. Una noche, por accidente, Goodyear dejó caer azufre, plomo y caucho sobre una estufa caliente y obtuvo un nuevo tipo de caucho, más endurecido y carbonizado. El inventor murió antes de poder patentar su invento, por lo cual, la muerte lo encontró con un sinfín de deudas.

Penicilina

Alexander Fleming era un farmacéutico, biólogo y botánico escocés que en el año 1928 se avocó al estudio de la enfermedad de la gripe. Un día, antes de irse de vacaciones con su familia, Fleming dejó los cultivos de una bacteria en una esquina de su laboratorio. Al regresar, se dio cuenta de que había sido contaminada con un hongo que la destruyó. Así fue como descubrió la penicilina.

Post-it

En el año 1970, el químico norteamericano Spencer Silver se encontraba desarrollando un pegamento muy fuerte para la empresa 3M. Sin embargo, sólo consiguió crear un adhesivo muy débil pero que permanecía en la superficie donde el papel era pegado. Años más tarde, su compañero de iglesia Arthur Fry le dio un nuevo uso a este pegamento. Los papeles que colocaba para marcar el cancionero de la iglesia se le caían y decidió utilizar la cola de Spencer, la cual permitía despegarlos una vez que ya no se utilizaban. Hoy en día, los post-it o papeles de nota con pegamento son uno de los objetos de oficina más vendidos alrededor del mundo entero.

Corn Flakes

William y John Kellogg buscaban un alimento liviano para vegetarianos. Ambos tenían experiencia en nutrición y salud, y su objetivo era un sustituto del pan común, lo que les llevó a hacer ebullir el trigo para la masa. Pero se les pasó el tiempo de cocción y estuvo hirviendo por demasiado tiempo, por lo que se separó en escamas planas y grandes. Luego utilizaron maìz en vez de trigo, y le agregaron azúcar. Esta experimentación con diferentes sabores dulces hizo que John dejara la compañía cerca de 1920, argumentando que iba exactamente al contrario del propósito inicial.

Marcapasos

El ingeniero norteamericano Wilson Greatbatch descubrió por accidente este aparato médico cuando trabajaba en un mecanismo que permitiera grabar los sonidos del corazón. El error se originó cuando Greatbatch utilizó una resistencia eléctrica diferente en su invento, consiguiendo que éste pulsara cada 1.8 milisegundos

Microondas

En el año 1945, el ingeniero de la marina estadounidense Percy Spencer inventó el microondas cuando, en realidad, estaba probando nuevas formas de emitir ondas electromagnéticas. De repente, una barra de chocolate que tenía en su bolsillo se derritió. Luego de observar esto, comenzó a realizar diversos experimentos con otro tipo de comidas como, por ejemplo, huevos y maíz. Debido a su éxito, patentó el invento. El primer microondas que salió al mercado era de gran tamaño y costaba U$ 5.000. Recién en 1967 se logró un electrodoméstico de tamaño y precio razonables.