Saltar al contenido

Inyecciones sin agujas y sin dolor

Inyectables sin agujas

Muchas personas le tienen miedo a una simple prueba de sangre o a las inyecciones intramusculares, pero con esta novedosa técnica que ha sido descubierta por investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT) que permite inyectar una gran variedad para suministrar fármacos a través de la piel sin necesidad de emplear agujas toda una novedad para actulidad. El trabajo se publica en la revista Medical Engineering & Physics y sus creadores se han dado  a la tarea de hacer pruebas para adaptarlo a todas la diferentes piel de los seres humanos por ahora.

El mecanismo principalmente toma como iniciativa las fuerzas de Lorentz, que son aquellas que se ejercen por el campo magnético al aceptar una partícula o mas partículas que puedan sentir su cargada o una corriente eléctrica es un gran mecanismo, principalmente es un imán muy pequeño y potente cubierto por  gran y pequeña bobina de alambre unida al émbolo de una importante cápsula que contiene los fármacos para luego inyectar. Cuando se aplica una corriente eléctrica, esta reacciona con el campo magnético y produce una fuerza tal que la lleva directamente hacia el pistón, permitiendo que la cápsula se abra e inyecte su contenido a gran velocidad a través de la piel.

Adaptado a cada tipo de piel

Este sistema supone un avance frente a otras formas de inyectar sustancias sin agujas. Por ejemplo, los parches empleados para dejar de fumar a veces si y a veces son capaces de suministrar los fármacos, pero el tamaño de las sustancias no puede superar al de los pequeños orificios de la piel, ya que pasan a través de ellos ese es el mecanismo de accion. El nuevo mecanismo no tiene restricciones de tamaño y, además, la corriente aplicada se puede adaptar tanto a la velocidad de inyección deseada, como a las características originales de cada una piel. “No es lo mismo inyectar una vacuna a través de la piel de un recién nacido que hacerlo en la de una persona mas adulta, obviamente es necesario mucha mayor presión en el caso del adulto”, explica Catherine Hogan, una de las autoras.

Además, los investigadores están trabajando en un sistema que incorpore vibración con la finalidad de poder disolver polvos en agua, un avance que tendría usos muy útiles. Por ejemplo, uno de los problemas esenciales de la aplicación de vacunas en países en desarrollo o industrializados es su conservación, ya que estas se tienen que mantener en frío. Si se suministraran en forma de polvos podría llegar hacer mas fácil y eliminaría este  gran problema.

Aunque el sistema aún se encuentra en pruebas pero estamos seguros que a partir de ahora las personas con pavor a las agujas ya se quitaran un dolor de cabeza y ya podrán estar más tranquilas.