Saltar al contenido

La alergia en los humanos

alergias en humanos

El concepto de alergia implica una reacción anómala del organismo ante una sustancia extraña, aunque esta por lo general no produce ningún trastorno. Es muy frecuente y sus causas pueden ser innumerables. En su mayoría las alergias son hereditarias (asma, urticaria, eccema, rinitis, entre otros). Existen factores externos que pueden favorecer el desarrollo de las alergias como el entorno (contaminación, animales o plantas), infecciones virales y hasta cambios en los estados emocionales.

La palabra alergia viene del griego allos (extraño) y de ergos (actividad), es una reacción defensiva del organismo ante sustancias externas aunque inofensivas. En los alérgicos, cuando el sistema inmune reconoce esas sustancias como extrañas intenta neutralizarlas empleando mecanismos que se vuelven dañinos contra el propio organismo, causando así los síntomas propios de la alergia. Desde hace algunos años se sabe que el anticuerpo que interviene en las reacciones alérgicas o de hipersensibilidad es la Inmunoglobulina E, también conocida como reagina. Los síntomas más habituales son goteos nasales, estornudos, picazón, sarpullidos, edema (hinchazón) y asma.

alergias en humanos

Las sustancias que con más frecuencia suelen causar reacciones alérgicas (alérgenos) son el polen, los ácaros del polvo (Dermatophagoides pteronyssus), las esporas de moho, el pelo de animales, ciertos alimentos, picaduras de insectos y medicamentos como la penicilina. Pero también existen otras como la alergia al látex o la alergia al Anisakis.

Causas de las alergias
Cuando se produce el contacto con un alergeno, el sistema inmunitario de la persona alérgica entra en acción: los anticuerpos se fijan sobre algunas células de la piel y de las mucosas (mastocitos) que contienen histamina. Esta sustancia es responsable de los síntomas de la inflamación y provoca, por ejemplo, la contracción de los músculos de los bronquios. En ese momento, se desencadena la liberación de histamina y la aparición de diversos síntomas de alergia: erupciones, picores, hinchazón, goteo u obstrucción nasal, estornudos, tos, conjuntivitis, dificultad respiratoria o diarrea.

Las alergias no son contagiosas
Es importante aclarar que las alergias no son contagiosas, sino que se trata de reacciones de hipersensibilidad del sistema autoinmune de cada individuo en particular.

Para saber a qué sustancias se es alérgico, se debe recurrir a un médico especialista, denominado alergólogo. El alergólogo realizará una indagación sobre el estilo de vida, el lugar de residencia, las costumbres usuales del paciente, que le permiten reducir los múltiples alergénicos a los básicos. Luego de ello, realizará una serie de pruebas cutáneas, aplicando diversos alergénicos, o bien indicará análisis específicos de sangre.

Respecto a la cura, las alergias pueden eliminarse eliminando a la causa o a través de algún tratamiento desensibilizante. Si, por ejemplo, la causa de las alergias son los gatos o algún otro animal, dejará de padecerse si se mantiene lejos de ellos.