Saltar al contenido

Las 10 sustancias más tóxicas para la piel de los bebés

La piel de los niños al ser mucho más delicada que la de los adultos, sobretodo la de los recién nacidos, requiere de mayor cuidado y precaución debido al uso de algunos químicos que se encuentran en cremas y jabones, resultando éstos peligrosos para los bebes.

Esto se ha convertido en un problema ya que los pequeños estén expuestos a innumerables problemas dermatológicos e incluso, a otros relacionados con su bienestar en general, ya que por medio de la piel, los bebés pueden absorber distintas sustancias que pueden llegar al torrente sanguíneo, lo cual puede provocar diversos daños a nivel general.

A continuación presentamos las principales 10 sustancias que resultan altamente tóxicas y nocivas para la piel de los recién nacidos:

1.Estrógenos. Regularmente los encontramos fácilmente en cremas de uso femenino, en donde un bebé puede entrar en contacto con ellas por accidente o error. Los estrógenos, en los recién nacidos, alteran la producción de anticuerpos que pueden poner en riesgo la salud de los niños.

Los bebés pueden entrar en contacto con ella cuando un niño mayor juega con ellos y sin querer, les unta este tipo de cremas.

2. Azul de metileno. Esta sustancia química se utiliza regularmente para teñir de este color ciertas partes del cuerpo antes de realizar una cirugía o bien, como un remedio casero para cicatrizar pequeñas heridas o como antiséptico.

El problema es que si se aplica en gran cantidad en la pie de los bebés, ésta la absorbe y la envía directamente al torrente sanguíneo, lo cual podría derivar en una methemoglobinemia, en donde la hemoglobina no transporta oxígeno con normalidad al resto de los tejidos que conforman al organismo.

3. Alcanfor. Es una sustancia química que se obtiene de la madera del árbol Alcanforero que comúnmente es utilizado como bálsamo, así como base de varios medicamentos y ungüentos que comúnmente se utilizan para aliviar la tos o el resfriado.

No es nada recomendable aplicarlo a niños menores de tres años, pues es altamente tóxico. Un uso excesivo en la piel puede provocar en menores graves convulsiones, epilepsias, alteraciones o enrojecimiento de la dermis.

4. Triclosán. Es un químico que es un potente agente antibacteriano, así como fungicida, por lo que es fácil encontrarlo como sustancia activa en distintos productos cosméticos, tales como jabones, desodorantes, pasta de dientes, desinfectantes, entre otros.

Lo mejor no será asear con dichos productos a los recién nacidos aunque estén al alcance de nuestras manos, pues al entrar en contacto con su piel, puede provocarles una dermatitis severa y si se hace de forma prolongada causa otro tipo de alergias, así como problemas en los bronquios que pueden derivar en asma.


5. Lactato de amonio. Este compuesto se localiza en la mayoría de las cremas que se utilizan para tratar la descamación y piel seca, por lo que hay algunas madres a las que se les hace fácil aplicárselas a sus bebés si sufren de este problema.

Si se aplica constantemente a menores de seis meses, podría llegar hasta el corriente sanguíneo de los bebés, alternado el pH de su sangre, acción que puede provocarles acidosis metabólica, es decir, mal funcionamiento de los riñones.

6. Violeta de genciana. La violeta de metilo es un compuesto químico que se emplea regularmente como indicador de pH y también como colorante. En medicina es utilizado como desinfectante.

Si un bebé se hace una herida, lo mejor no será aplicarles dicha sustancia para remediar el daño, pues es una sustancia altamente tóxica que puede derivar en otros malestares, tales como náuseas, vómito, diarrea e incluso, úlceras.

7. Lindano con glicerina. Pese a que el lindano se encuentra dentro de la lista negra de sustancias prohibidas para la creación de diversos productos, entre ellos cosméticos, debido a que es altamente dañino para la salud, así como para el medio ambiente.

A pesar de ello, podemos encontrarnos en el mercado algunas cosas que lo contienen, en conjunto con la glicerina, sobretodo en cremas y aceites, que sin querer podemos untarle a los bebés, lo cual podría derivar en una serie de convulsiones altamente peligrosas.

8. Neomicina. Es un fármaco que pertenece al grupo de los aminoglucósidos y que está presente en la mayoría de los medicamentos para tratar males cutáneos, oftálmicos, así como otorrinolaringológicos.

Si en los adultos puede causar dermatitis, imaginemos lo que puede hacer cuando entra en contacto con la piel de los infantes. Es un elemento altamente tóxico que puede penetrar hasta el corriente sanguíneo de los recién nacidos y si es en grandes cantidades, podría causar un daño neurológico que podría causar sordera.

9. Urea. Todos los seres humanos producimos naturalmente ese químico que podemos encontrarlo abundantemente en la orina y en las heces fecales, pues es el producto que se genera tras el metabolismo de las proteínas que consumimos.

La urea también puede producirse en laboratorios químicos y desde hace muchos años se descubrió que era un excelente aliado para combatir la piel seca, por lo que es incluida en diversas cremas para tratar la resequedad de piel.

Sin embargo, es sumamente peligrosa para los bebés, pues en altas concentraciones podría provocarles uremia, que deriva en una inflamación cerebral y que alteraría por completo el funcionamiento de los riñones.

10. Alcohol. Cuántas veces no hemos escuchado como remedio de la abuela que debemos frotar el cuerpo de un bebé con alcohol para bajarle la fiebre o aliviarlo de algún dolor.

Eso es lo peor que podemos hacer pues el alcohol es quizá una de las sustancias más dañinas y tóxicas para la piel. Los bebés pueden absorberlo al máximo, a tal grado que puede llegar casi puro a la sangre, lo cual puede dañar su sistema hepático de forma irreversible.

www.xizmitescort.com | www.eskisehiritiraf.com