Saltar al contenido

Las gaseosas light no engordan pero no son más saludables según estudio

Muchos optan por las gaseosas light no engordan pero no son más saludables en vez de las regulares, que tienen mucho azúcar, porque consideran que es una buena opción para su salud. Pero al parecer están equivocados.

Un estudio postula que elegir las versiones light genera una circunferencia de cintura más amplia. “La información de nuestro y de otros estudios sugiere que la promoción de las gaseosas dietéticas y de los endulzantes artificiales como alternativas saludables es incorrecta. Consumirlas no aporta calorías pero sí trae consecuencias”, afirmó Helen Hazuda, de la Universidad de Texas y autora de una de las investigaciones.
Una cintura más ancha indica que hay exceso de grasa en las vísceras o en el estómago, una condición que se asocia a la diabetes, el cáncer, las enfermedades cardíacas y otras condiciones crónicas. Por lo que esta medida incluso aumenta la tasa de mortalidad e incluso algunos especialistas consideran que la circunferencia de la cintura es un factor de riesgo más fuerte que la obesidad para el desarrollo de patologías cardiovasculares y metabólicas.

Datos contra las bebidas light
Hazuda, durante 20 años, estudió a 474 personas que tenían de 65 a 74 años de edad cuando su trabajo comenzó. Al comenzar la investigación, revisó a fondo la salud de los voluntarios y lo repitió varias veces a lo largo de los años. En promedio, estas revisiones médicas se realizaron cada tres años e incluyeron medidas como la altura, el peso, la circunferencia de la cintura y la cantidad de gaseosas dietéticas que bebían por día.
Entre las conclusiones surgió que la cintura de la mayoría de los voluntarios se fue engrosando a lo largo de los años pero aquellos que tenían el hábito de tomar muchas bebidas dietéticas desarrollaron este cambio de manera mucho más intensa. En los voluntarios que más gaseosas light bebían este engrosamiento fue hasta cinco veces mayor que en los participantes que nunca elegían estos productos.

Según la especialista, el esfuerzo por dejar de tomar gaseosas regulares, es decir con azúcar, no debería verse acompañado por un aumento en el consumo de las versiones dietéticas, ya que “puede haber efectos negativos no buscados”.