Saltar al contenido

Medida desesperadas para protestar, un taxista se cosió la boca

Un taxista se ha cosido la boca en huelga de hambre

La necesidad de ser escuchados ante lo que se considera una injusta lleva a algunos a tomar una medida desesperadas para protestar, un taxista se coció la boca en ese intento por llamar la atención.

Y es que un conductor de un taxi, se cosió la boca en huelga de hambre, la medida poco convencional,  la tomo en  protesta después de que fue despedido, además de recibir una condena por supuestamente agredir a una pasajera.

Medida un poco drástica para los observadores de la situación y que esperan sus familiares se solvente pronto.

Medida desesperadas para protestar, un taxista se cosió la boca
Un Taxista se cosió la boca en huelga de hambre

Los acontecimientos.

Un sujeto de nombre Hassan Hoviat-Doust, con  43 años, se ha planteado esta medida desesperada para protestar,  frente a la Corte de Magistrados de Bristol llamando la atención de curiosos transeúntes.
Este caballero que considera injusta la consecuencia de despido a la que fue sujeta, Hoviat-Doust,  no puede hablar por el hilo grueso, quirúrgico, de algodón que une sus labios, por ello escribió en una hoja de papel:

“Soy un taxista que fue injustamente condenado por asalto común y he perdido mi trabajo”. “He estado en huelga de hambre desde que comenzó mi protesta. Estoy aquí porque ninguna de mis pruebas fueron consideradas por el tribunal a pesar de que eran de peso”, describió en su relato.

Vídeo Medida desesperadas para protestar, un taxista se cosió la boca

Medida desesperadas para protestar, sus razones.

Razonable para algunos, exagerada para otros, pero lo cierto es que cuando se le pregunto sobre la razón por la que se cosió la boca, escribió: “Si usted no tiene derecho a hablar, no tiene derecho a la defensa”.

El conductor Hoviat-Doust ha perdido su licencia para manejar taxi, esto como resultado de la condena. Ahora es incapaz desde su punto de vista de mantener a su hijo de 16 meses de edad y a su esposa, que además, está en la semana 19 de su embarazo.

Al taxista se le ha dado una orden comunitaria, esta no será de por vida, su tiempo es de solo ocho semanas, después del juicio.

En el juicio se plantearon la situación donde presuntamente una discusión con una dama. Las afirmaciones de la fiscalía afirman  que paró el taxi, la sacó del vehículo y la dejo en el suelo y empezó a conducir.

Él sin embargo sostiene que la mujer estaba siendo abusiva con él y que abrió la puerta y le pidió que se fuera, finalmente ella lo hizo.

Las consecuencias de su acción fue una sentencia por lo que en la legalidad se conoce como de clasificación asalto común, ahora tendrá que mantenerse en un toque de queda de 7 de la mañana a 7 de la tarde.

No solo eso, pues además fue condenado a pagar 300 dólares de indemnización a su víctima, la dama agredida en el taxi y a más de 900 dólares por gastos de la justicia.

Ahora, si pudiéramos comprender la medida tan drástica de protesta y quizás no justificarla, pero en momentos desesperados, medidas desesperadas.