Saltar al contenido

Mentirosos, aprende a identificarlos

Manual para pillar a mentirosos

La mentira nace con los individuos, una serie de investigadores lo afirma, y agregan que en ocasiones la necesidad de mentir se vuelve patológica, por lo que existen señales para determinar cuando una persona miente. Mentirosos, aprende a identificarlos

“El que dice que no miente, que tire la primera piedra”, dice la psicóloga Adriana Guraieb.

Los analistas del comportamiento humano afirman que desde muy jóvenes estamos sujetos a las primeras ideas o la formación de ella con respecto a la verdad y la mentira.
“Por un lado nuestros padres nos dicen que no decir la verdad está mal, pero si nos regalaban un juguete que era horrible y uno se animaba a expresarlo, obteníamos un reto acompañado de ni se te ocurra volver a repetirlo. Así, el niño se quedaba perplejo y dudoso”, destaca Guraieb.
De acuerdo a la integrante de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), hay muchos tipos de mentiras y son diferentes las causas que impulsan a mentir.

Mentirosos, aprende a identificarlos

Se puede entonces pensar que las mentiras pueden recibir una clasificación, según su gravedad y su uso. Basado en esto, existen

  • Mentiras defensivas.
    • Por temor.
    • Para cuidar la imagen.
    • Para lograr algo.
    • Evitando el castigo.

    • Mentiras blancas.

    Mentirosos, aprende a identificarlos. “Se le nota cuando miente”

    Los especialistas también señalan que cuando una persona dice una mentira suele evidenciar ciertos indicios corporales como por ejemplo:

    . El cuerpo se inclina hacia delante, levemente.

    Al parecer una necesidad de reafirmar la seguridad al hablar conduce a la necesidad de mantener el cuerpo ligeramente al frente en búsqueda de mayor seguridad y de expresar una falsa empatía por quien escucha.

    . Traga más saliva, puede tener más sed.

    Aparentemente la necesidad de que la voz se mantenga clara y sin temblor provoca que quien mienta produzca más salivación o resequedad en la garganta, así que quien miente estará tragando mas saliva o constantemente aclarando su garganta.

    . Se toca más la cara.

    Como sin ella estuviera escrita la palabra mentiroso, tiene la intención de tocar su cara constantemente, se limpia, se roza, toca sus ojos aprieta su mentón…

    . Evita mirar a la cara a su interlocutor.

    La mirada será esquiva, buscara en otras zonas donde posar su mirada, es incluso del conocimiento de analistas del comportamiento humano que las miradas de quien mienten tienen una cierta inclinación hacia el lado izquierdo.

    Lo que sí es una realidad es que no tendrá manera de ver a los ojos a esa persona a la que le está mintiendo.

    . Puede aumentar los lapsus en el discurso.

    La cronología de los eventos puede variar, no mantiene una cadena correcta de acción y de tiempo, buscara de manera concreta agregar detalles los cuales no entran en orden o sencillamente omite el tiempo, las fechas y el espacio de los eventos.
    . Puede aumentar las negaciones (yo no lo hice, jamás se me ocurriría, yo no sabía)

    La idea es que la culpa sea de todo el entorno, niega de manera rotunda su posible vinculación, realiza aseveraciones de carácter negativo, su persona no puede ser manchada ante la situación.

    . Disminuye el parpadeo, mira fijo.

    En el temor de ser descubierto por la mirada buscara manera de mantener a mirada fija en quien escucha, básicamente lo que busca son signos en el que delaten si su mentira está siendo creída o por el contrario esta perdiéndola batalla y su mentira esta en evidencia.

     

Vídeo Mentirosos, aprende a identificarlos.

No existen así parámetros del porque los seres humanos vuelven la mentira en una conducta común, pero lo que si es que es un mecanismo de defensa y protección ante un mundo que cambia de manera vertiginosa.

 

 

Mentirosos, aprende a identificarlos,
Mentirosos, aprende a identificarlos,

Mentirosos, aprender a identificarlos, no será fácil, quizás no es imposible pero si no se es cuidadoso se puede llegar a dañar a los involucrados con acusaciones, así que cuidado!