Saltar al contenido

Orcas viven mucho después de la menopausia y asi protegen a sus hijos

Orcas en el mar

Estudios de la Universidad de Exeter analizaron datos recopilados por mucho tiempo para identificar las posibles razones por las cuales durante la menopausia vive mucho más y por que ocurre en este tipo de ballena. Se descubrió que la presencia de las madres asegura una mejor sobre vivencia de los hijos adultos hasta la edad reproductiva.

Los resultados fueron publicados en la revista Science Journal a través del doctor Darren Croft, quien dirigió el estudio y confirma que «la prolongación de la vida después de la menopausia sigue siendo uno de los más grandes misterios de la naturaleza». Las ballenas asesinas, o también conocidas como orcas, son de particular interés, ya que después de los humanos, es la especie que tiene uno de los períodos más largos de vida post reproductiva en la naturaleza.

La mayoría de animales deben sobrevivir por sí solos cuando alcanzan la edad adulta. Solo en una pequeña cantidad de especies que incluyen a chimpancés y elefantes, las madres siguen preocupándose por los hijos en edad adulta. Entre las orcas, los jóvenes nunca dejan a las madres y permanecen juntos en un solo grupo. «Con esta asociación, las madres más viejas tienen la oportunidad de incrementar la transmisión de genes a sus hijos, y lo hacen ayudando a sus crías adultas a sobrevivir y reproducirse».

Estos estudios han teorizado que la decisión de vivir más tiempo con el fin de proteger a sus crías puede representar la más sabia inversión de las ballenas orcas.

El estudio muestra que, para un macho mayor de 30 años, la muerte de su madre tiene un impacto muy fuerte con 14 veces de probabilidad de morir al año siguiente. Croft asegura que las madres deben «concentrarse en los hijos machos» para tener una mayor oportunidad de esparcir sus genes con solo una pequeña carga adicional.

Se han analizado 36 años de datos de orcas para identificar patrones de nacimiento y muerte de alrededor de 500 animales marinos Norteamérica. Con esta información los científicos tuvieron la posibilidad de calcular las probabilidades de supervivencia de las orcas a cualquier edad. También se comprobó la probabilidad de sobrevivencia en ballenas orcas adultas que aún tienen madre contra aquellas que no las tienen.

Mientras que para las hembras, las probabilidades de muerte tan solo son 3 veces más cuando la edad está sobre los 30 años. Este descubrimiento es un «emocionante progreso» en el proceso de entender por qué algunas especies viven por tanto tiempo después de llegar a sus años reproductivos.

Lo que no se sabe exactamente es cómo las madres se preocupan o cuidan de sus hijos adultos. Parece que las madres los ayudan proporcionando apoyo durante interacciones agresivas».