Saltar al contenido

Qsymia: una nueva píldora para la obesidad

nueva pildora

La obesidad y el sobrepeso constituyen un problema que afecta a más de 1.400 millones de personas alrededor del mundo, según los datos de la OMS del 2008. Además del cambio en la apariencia física, trae aparejados graves problemas de salud relacionados al corazón, la presión, el colesterol o la diabetes. Pero aunque remediar este estado lleva tiempo y requiere mucho esfuerzo, ¿se justifica la comercialización de medicamentos para bajar de peso?

Qsymia: una nueva píldora para la obesidad
nueva pildora

Esa es la pregunta que muchos volvieron a plantearse tras haberse aprobado en Estados Unidos, la semana pasada, la comercialización de Qsymia, una píldora contra la obesidad elaborada por los laboratorios Vivus que abre la puerta —o eso dicen— a una rápida disminución de peso para el más del 60% de los estadounidenses que sufren de este problema.
Pero, aunque tanto desde el laboratorio como desde la Agencia de Alimentos y Medicamentos de EEUU se alienta a respaldar el uso responsable de este medicamento con una dieta saludable y mucho ejercicio, muchos son los que se oponen a estas soluciones “milagrosas” que ofrecen resultados inmediatos pero sin mencionar las contraindicaciones.

Entre estas últimas podemos mencionar al aceleramiento del ritmo cardiaco, por lo que no se recomienda a personas con problemas al corazón, lo cual resulta un poco contradictorio si prestamos atención, ya que los accidentes cardiovasculares son uno de los principales problemas asociados a la obesidad.
Pero lo que realmente puso en estado de alerta a muchas personas sobre las píldoras Qsymia fueron sus dos ingredientes principales: el topiramatoy la fentermina.

El topiramato y la obesidad
El topimarato, en realidad, es un medicamento elaborado para tratar convulsiones, y suministrado a partir de otros medicamentos. Lo que resulta curioso, es que su cualidad para bajar el peso constituye uno de sus efectos secundarios, al igual que el desarrollo defectuoso del feto, sensación de agotamiento, dolores de cabeza, deficiencia mental y una larga lista más.
La fentarmina
Este medicamento actúa sobre el sistema nervioso, inhibiendo el apetito y ayudando a bajar de peso, para lo cual resulta efectiva según muchos comentarios de sus consumidores. El verdadero problema de la  fentarmina está en la dificultad de combinarla en un tratamiento normal por la tolerancia que demuestra a otros muchos medicamentos.

Pero el hecho es que la píldora Qsymia para tratar la obesidad ya está en el mercado estadounidense, y, de tener éxito, probablemente se difunda por el resto de América y Europa.
El secreto para bajar de peso
La elección del mejor tratamiento a seguir únicamente te corresponde a ti, pero recuerda que ningún problema de salud se soluciona por arte de magia. La base de un buen régimen para bajar de peso es quemar más calorías de las que se consumen, y mucho, mucho ejercicio.
De todas formas, lo mejor que puedes hacer para tratar la obesidad es consultar con tu médico o nutricionista, para juntos organizar el programa que mejor se adapte a tu salud y hábitos de vida.
¿Prefieres bajar de peso de forma natural y lenta, pero segura, o escoger el camino rápido de los químicos, pero sin saber lo que viene después?

 

Qsymia: una nueva píldora para la obesidad

 

La obesidad y el sobrepeso constituyen un problema que afecta a más de 1.400 millones de personas alrededor del mundo, según los datos de la OMS del 2008. Además del cambio en la apariencia física, trae aparejados graves problemas de salud relacionados al corazón, la presión, el colesterol o la diabetes. Pero aunque remediar este estado lleva tiempo y requiere mucho esfuerzo, ¿se justifica la comercialización de medicamentos para bajar de peso?

Esa es la pregunta que muchos volvieron a plantearse tras haberse aprobado en Estados Unidos, la semana pasada, la comercialización de Qsymia, una píldora contra la obesidad elaborada por los laboratorios Vivus que abre la puerta o eso dicen a una rápida disminución de peso para el más del 60% de los estadounidenses que sufren de este problema.

Pero, aunque tanto desde el laboratorio como desde la Agencia de Alimentos y Medicamentos de EEUU se alienta a respaldar el uso responsable de este medicamento con una dieta saludable y mucho ejercicio, muchos son los que se oponen a estas soluciones “milagrosas” que ofrecen resultados inmediatos pero sin mencionar las contraindicaciones.

 

Entre estas últimas podemos mencionar al aceleramiento del ritmo cardiaco, por lo que no se recomienda a personas con problemas al corazón, lo cual resulta un poco contradictorio si prestamos atención, ya que los accidentes cardiovasculares son uno de los principales problemas asociados a la obesidad.

Pero lo que realmente puso en estado de alerta a muchas personas sobre las píldoras Qsymia fueron sus dos ingredientes principales: el topiramatoy la fentermina.

El topiramato y la obesidad

El topimarato, en realidad, es un medicamento elaborado para tratar convulsiones, y suministrado a partir de otros medicamentos. Lo que resulta curioso, es que su cualidad para bajar el peso constituye uno de sus efectos secundarios, al igual que el desarrollo defectuoso del feto, sensación de agotamiento, dolores de cabeza, deficiencia mental y una larga lista más.

La fentarmina

Este medicamento actúa sobre el sistema nervioso, inhibiendo el apetito y ayudando a bajar de peso, para lo cual resulta efectiva según muchos comentarios de sus consumidores. El verdadero problema de la  fentarmina está en la dificultad de combinarla en un tratamiento normal por la tolerancia que demuestra a otros muchos medicamentos.

 

Pero el hecho es que la píldora Qsymia para tratar la obesidad ya está en el mercado estadounidense, y, de tener éxito, probablemente se difunda por el resto de América y Europa.

El secreto para bajar de peso

La elección del mejor tratamiento a seguir únicamente te corresponde a ti, pero recuerda que ningún problema de salud se soluciona por arte de magia. La base de un buen régimen para bajar de peso es quemar más calorías de las que se consumen, y mucho, mucho ejercicio.

De todas formas, lo mejor que puedes hacer para tratar la obesidad es consultar con tu médico o nutricionista, para juntos organizar el programa que mejor se adapte a tu salud y hábitos de vida.

¿Prefieres bajar de peso de forma natural y lenta, pero segura, o escoger el camino rápido de los químicos, pero sin saber lo que viene después?