Saltar al contenido

¿Qué hacen las grasas trans en nuestro organismo?

Bocaditos que contienen grasas trans

Las grasas trans son ácidos grasos insaturados que se encuentran en los alimentos industrializados. Son elaborados a partir de aceites vegetales convertidos en grasa sólida a través del proceso de hidrogenación y se encuentran en todo alimento empaquetado, envasado y procesado como pueden ser snacks, galletas, chips, pizzas, margarinas, hamburguesas, empanadas y productos precocidos, entre otros. Las grasas trans en nuestro organismo han sido calificadas de altamente riesgosas para la salud.

También llamadas grasas hidrogenadas se parecen a las grasas de origen animal pero con la gran diferencia de que no pueden ser sintetizadas o procesadas por el organismo.  La carne de animales rumiantes como las vacas, ovejas y cabras contiene pequeñas dosis de grasas trans pero que el organismo procesa y elimina de manera constante, aunque cabe mencionar que el consumo constante de carne también conlleva el riesgo de modificación del metabolismo celular.

Todas las investigaciones recientes indican que este tipo de grasas son nocivas para la salud, ya que elevan el colesterol «malo» (LDL) y los triglicéridos.

Es importante revisar las etiquetas de los productos comprados en los supermercados ya que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo de grasas trans no debería sobrepasar del 1% de las calorías diarias en el peor de los casos.

Este tipo de grasas se utiliza para mejorar el sabor y la textura de los productos empaquetados o envasados, con lo cual abaratan el costo de dichos productos pero sin considerar los riesgos en la población.

Perjuicios de la grasas trans en nuestro organismo

  • Las grasas trans o también conocidas como AGT son mucho más dañinos que las grasas saturadas y por ello la OMS recomiendan evitar este tipo de grasas para evitar enfermedades cardiovasculares y la obesidad.
  • El aumento desmesurado del peso, la diabetes tipo 2 entre otras enfermedades comunes se encuentra directamente relacionado al consumo de grasas trans combinados con el abuso del azúcar en diferentes presentaciones.
  • Los altos niveles de colesterol y de triglicéridos en la sangre son los primeros resultados de consumir grasas trans conllevando finalmente el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  • Concretamente, las grasas trans incrementan el colesterol malo (LDL) en nuestro organismo mientras que disminuyen el colesterol bueno (HDL) y una de las características principales en los niños es el retraso en el crecimiento y maduración del cerebro.
  • La salud cardíaca de la mayoría de la población mundial está en riesgo debido al consumo elevado de ácidos o grasas trans en toda la comida industrializada (envasados, empaquetados, procesados) y principalmente en la comida rápida.
  • Datos de la Unión Europea (UE) analizados en 16 países mencionaron que la ingesta diaria de 5 gramos de grasas trans en nuestro organismo elevó un 23% mayor de enfermedad cardíaca coronaria en la población.