Saltar al contenido

Salud y Medicina

En Noticias Interesantes encontrarás información valiosa y novedades sobre salud y medicina. Conceptos y definiciones de las enfermedades más comunes y las más raras; tratamientos para combatir las afecciones que sufrimos; y consejos para llevar una vida saludable.

Salud y bienestar

Aunque se usan como sinónimos, salud y bienestar son conceptos distintos. No es lo mismo “sentirse” y “estar” saludable ¿Qué hábitos son perjudiciales para nuestra salud? ¿Cómo contribuimos a mejorar nuestro bienestar?

Lo primero a tener en claro es que la salud y el bienestar van de la mano. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Esto quiere decir que, aunque una persona no padezca una enfermedad puede no vivir en bienestar. Por ejemplo, lleva una vida sedentaria, no tiene una buena alimentación, no hace ejercicio o trabaja todo el día. Cuidar nuestra salud es vivir en armonía intentando equilibrar los tres factores fundamentales que hacen al bienestar: nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestras relaciones.

Nuestro cuerpo: básicamente es querernos y cuidarnos. Implica tener una alimentación variada que incluya frutas, verduras y los componentes que necesita nuestro cuerpo. También debemos dedicar parte de nuestro día a la actividad física y beber el agua necesaria. Querernos es ir al médico, consultar ante alguna duda o simplemente hacernos chequeos de rutina.

Nuestra mente: es despejarnos y darnos tiempo para nosotros mismos. Debemos tener hobbies propios y hacer actividades que nos relajen del trabajo. También es meditar aunque lo más importante es dedicarse tiempo a uno mismo.

Nuestras relaciones: hay que tener claro que somos seres sociales y por lo tanto es indispensable relacionarnos con el otro. Nuestra felicidad y nuestra tristeza están influidas por nuestras amistades, relaciones amorosas y familiares. Debemos darnos tiempos para hacer actividades lúdicas, salir de la rutina o simplemente charlar con otras personas.

Malos hábitos que afectan nuestra salud

Hay hábitos que son cotidianos y afectan nuestra salud y bienestar. Debemos prestar atención a nuestra rutina. Los siguientes son sólo algunos malos hábitos, los más recurrentes que conspiran contra nuestra buena salud:

  • Comer mal o no llevar una dieta balanceada
  • Las malas posturas corporales
  • No dormir lo suficiente
  • No desayunar; cenar tarde y mal
  • Vivir estresados
  • Descuidar la vista
  • No cepillarse los dientes como corresponde
  • Hacer poco ejercicio, vida sedentaria
  • No usar crema en la piel
  • Las preocupaciones

Tipos de enfermedades

Aunque podemos enfermarnos por diferentes factores, hay muchos que nos podemos manejar pero otros sí, con la prevención. No todas las enfermedades son mortales. Muchas son tratables y otras prevenibles.

Lo importante es siempre cuidarnos pero también asistir a centros médicos para consultas, chequeos y análisis. La siguiente es una lista de las enfermedades más comunes en la población mundial, que son las siguientes:

  • Enfermedades cardiovasculares: son trastornos del corazón y los vasos sanguíneos de todo nuestro organismo. Tienen varias clasificaciones. Son la principal causa de muerte a nivel mundial.
  • Enfermedades psicosomáticas: también llamadas enfermedades invisibles. Son afecciones mentales que se presentan con síntomas físicos.
  • Enfermedades de transmisión sexual (ETS): pueden padecerlas hombres y mujeres por igual. Afectan a los órganos genitales. Salvo el sida y el herpes, el resto de las ETS tienen cura y tratamiento. Son también conocidas como enfermedades venéreas.
  • Enfermedades neurodegenerativas: afectan a la memoria, el lenguaje, la atención, la conducta, el aprendizaje o la orientación. Suele ser frecuente en los adultos mayores aunque se puede hacer un trabajo preventivo.
  • Enfermedades hereditarias: son enfermedades genéticas que pueden sobrevivir de generación en generación y van pasando de padres a hijos. Son varias las clasificaciones que existen para las enfermedades genéticas. Pueden ser: monogénicas, multifactoriales, o mitocondrial.
  • Enfermedades reumáticas: el síntoma principal es el dolor articular. Algunos reumatismos afectan a distintos órganos del cuerpo como el corazón, pulmones, riñones, la piel o el sistema nervioso.
  • Enfermedades de la piel: hay afecciones del organismo que presentan síntomas en la piel. Pero hay trastornos que son específicos y en general se deben a la exposición de la dermis a factores de riesgo como la luz ultravioleta.
  • Enfermedades sistema nervioso: el sistema nervioso se divide en central y periférico. Y existen afecciones de todo tipo. Pueden considerarse las que tienen implicancia en el cerebro y también con otras regiones de nuestro cuerpo como la médula espinal.
  • Enfermedades renales: son las que afectan a los riñones. Una enfermedad renal puede curable o irreparable. En el segundo caso, las funciones del órgano -que son muchas- disminuyen y afectan a todo nuestro organismo.
  • Enfermedades inmunológicas: son aquellas en las que el sistema inmunológico funciona inadecuadamente. Son poco frecuentes aunque cada vez hay más diagnósticos que se hacen a tiempo y permiten una expectativa de vida más larga a quien se la diagnostican.
  • Enfermedades autoinmunes: son trastornos en los que el propio cuerpo, sin razón, ataca al organismo provocando diversas consecuencias. La celiaquía y el lupus son algunos ejemplos.
  • Enfermedades de la sangre: por la sangre corren glóbulos rojos, blancos y plaquetas. Las falencias en estos componentes son las causantes de las enfermedades hematológicas, como por ejemplo, la anemia.
  • Enfermedades infecciosas: es la manifestación clínica de una infección provocada por un microorganismo (como bacterias, hongos, virus, a veces protozoos, etc.) o por priones. Los síntomas típicos de las enfermedades infecciosas son la fiebre, el decaimiento y el malestar general. Los tres períodos que caracterizan a las enfermedades infecciosas o contagiosas son: la incubación, el período de desarrollo y la convalecencia. Pueden transmitirse directa o indirectamente de persona a persona, lo que las hace peligrosas.
  • Enfermedades cardíacas: son afecciones vinculadas al corazón y los vasos sanguíneos de este órgano. Las enfermedades más comunes son la arritmia, la angina de pecho, el aneurisma, la insuficiencia cardíaca y el infarto de miocardio. Una manera de prevenir estas enfermedades es haciendo ejercicio y optando por una dieta saludable aunque la falta de tiempo por el trabajo suele ser una excusa para no prestar atención a estas recomendaciones.
  • Enfermedades mentales: es una alteración de tipo cognitivo, emocional y/o comportamiento, en el cual quedan afectados procesos psicológicos básicos como son la emoción, la motivación, la cognición, la conciencia, la conducta, la percepción, la sensación, el aprendizaje y el lenguaje, entre otras. Esto dificulta a la persona su adaptación al entorno cultural y social en que vive y crea alguna forma de malestar subjetivo.
  • Enfermedades hepáticas: es cualquier tipo de afección que ataca al hígado no permitiéndole funcionar de manera correspondiente. Los diferentes tipos de Hepatitis (A, B, C, E) son las principales afecciones originadas en fallas en el hígado.
  • Enfermedades sistémicas: un trastorno sistémico es aquel que afecta al cuerpo en su totalidad. Ejemplos de enfermedades sistémicas son la hipertensión y la gripe. Generalmente ocurre cuando una infección ingresa en el torrente sanguíneo y se expande por todo nuestro sistema.
  • Enfermedades bacterianas: este tipo de enfermedades, originadas por una bacteria, pueden afectar a plantas, animales y seres humanos. En nuestro caso, si la afección tiene cura, se puede tratar con antibióticos. La neumonía es un claro ejemplo de enfermedad bacteriana que afecta a millones de persona en todo el mundo.
  • Enfermedades musculares: son aquellas que afectan a distintas partes de nuestro cuerpo y nos producen debilidad, dolor e incluso parálisis. Son múltiples las causas que originan enfermedades musculares, como por ejemplo: lesiones, torceduras, inflamaciones, enfermedades de los nervios o la propia genética.
  • Enfermedades tropicales: son afecciones infecciosas que tienen mayor prevalencia en regiones tropicales y subtropicales.. Con frecuencia la enfermedad se transmite por la picadura de un artrópodo (por ejemplo un mosquito) que ocasiona la transmisión del agente infeccioso por medio de intercambio subcutáneo de sangre.
  • Enfermedades alimenticias: es cualquier tipo de enfermedad que se produce al ingerir algún alimento en mal estado y provoca consecuencias nocivas en nuestro organismo. Pueden ser categorizadas como enfermedades infecciosas o tóxicas. La contaminación de los alimentos se puede dar por diversos factores, algunos de ellos evidentes y otros prácticamente imperceptibles por eso son necesarios los controles rigurosos en la cadena de producción de los alimentos.
  • Enfermedades gastrointestinales: son aquellas afecciones que atacan principalmente al estómago y los intestinos. Generalmente son bacterias, parásitos, virus o ciertos alimentos los que provocan estas enfermedades aunque también hay medicamentos que pueden dañar estos órganos.
  • Enfermedades virales: los virus pueden causar afecciones comunes (como la gripe, un resfrío o las verrugas) o enfermedades graves (como el Sida o el Ébola) y no pueden ser tratados con antibióticos. Se deben utilizar medicamentos antivirales para combatir algunas de estas afecciones.

Factores que influyen en la salud

De acuerdo a las últimas novedades en salud y medicina, son cuatro los factores que influyen en nuestra salud: la biología humana, el ambiente, el ambiente doméstico y la forma de vida saludable.

La relación de estos factores implica que para mantener la salud influye la ciencia, la medicina pero también el esfuerzo personal.

Biología humana: es la información genética de cada persona. Los genes de cada individuo pueden favorecer o desalentar la aparición de enfermedades.

Ambiente: son aquellos factores externos a las personas, que no podemos controlar. Un ejemplo es la contaminación del aire.

Ambiente doméstico: estos son los factores externos a nosotros pero que sí podemos controlar. Por ejemplo, podemos evitar que los productos químicos domésticos se transmitan a través de los alimentos, depositando cada elemento en compartimientos diferentes.

Forma de vida saludable: consiste en tener una dieta equilibrada y practicar ejercicio. Una buena dieta tiene que incluir grandes cantidades de verduras, frutas, legumbres y cereales. La práctica cotidiana de ejercicio permite reducir las grasas no saludables y fortalecer nuestro cuerpo. También hay que evitar los malos hábitos como el consumo del alcohol, cigarrillo y otras sustancias dañinas para nuestra salud.

De esto se resumen los buenos hábitos que favorecen a la salud.

  • Es importante la alimentación, respetar los horarios y valorar frutas y verduras por sobre los snacks y las carnes. Tampoco hay que comer más de lo que nuestro cuerpo necesita, debemos moderarnos.
  • Estar bien hidratados: se recomienda entre 2 y 3 litros por día para liberar a nuestro cuerpo de toxinas. Además favorece a nuestra piel, el metabolismo y la digestión.
  • Dormir bien: Depende la franja etaria en la que nos encontremos hay una cantidad de horas mínimas que necesitamos descansar. No dormir lo suficiente afecta a nuestra memoria, el sistema inmunológico, nos irrita y reduce la productividad tanto en el trabajo como en nuestra vida cotidiana.
  • Hacer ejercicios (físicos y mentales): hacer al menos 30 minutos de ejercicio físico reduce el colesterol malo y aumenta el bueno. También libera dopamina, lo que nos da felicidad. Además fortalece nuestros músculos y huesos. Pero, es preciso ejercitar a nuestro cerebro para evitar el deterioro cognitivo. Pon a prueba tu atención, memoria, concentración y mente.
  • Evitar el estrés y las preocupaciones: el estrés siempre existió, es una respuesta de nuestro cuerpo ante el peligro. El organismo libera cortisol y adrenalina. Pero ¿qué pasa cuando el estrés es crónico? Nuestro cuerpo se intoxica. Generalmente se produce al aceptar compromiso demasiados pesados, relaciones laborales y/o afectivas tóxicas, o los problemas económicos. Lo importante es ser organizados. Hay que pensar en soluciones a corto, mediano y largo plazo. Y no te olvides de darte tiempo para la distención y la diversión.
  • Hacerte un chequeo anual: nunca está demás visitar al médico y hacernos los análisis que corresponden. Especialmente porque, por el estilo de vida actual de la sociedad, hay enfermedades crónicas que no presentan síntomas hasta que están muy desarrolladas. Son ejemplo de estas enfermedades: el cáncer, la diabetes, las enfermedades del corazón y los trastornos de salud mental como la depresión y la ansiedad crónica.

Calidad de vida

Un concepto que está relacionado a la salud y vida sana es la manera como desarrollamos un estilo y calidad de vida. Según la OMS es “la percepción de un individuo de su situación de vida, puesto que en su contexto de su cultura y sistemas de valores, en relación a sus objetivos, expectativas, estándares y preocupaciones”. Es un concepto muy amplio pero que puede dividirse en 5 grandes grupos:

  • Bienestar físico: salud y seguridad física.
  • Bienestar material: ingresos; acceso a vivienda, transporte en otros bienes y servicio; poder adquisitivo.
  • Bienestar social: hace referencia a nuestras relaciones y entorno. El vínculo con la familia, amigos, compañeros de trabajo, relaciones afectivas.
  • Bienestar emocional: nuestra autoestima, inteligencia emocional, creencias y mentalidad.
  • Desarrollo: es el acceso a la educación y cultura. Nuestras posibilidades de contribuir en nuestro entorno y de ser productivos en el trabajo.

La calidad de vida comprende estos factores subjetivos y objetivos. Pero también hay que contemplar la situación económica, política, ambiental y social de un país o ciudad. La ONU desarrolló el Índice de Desarrollo Humano (IDH) para medir la calidad de vida. Las variables que tiene presente son la educación, la esperanza de vida y el PBI per cápita.

Por lo tanto, la salud, el bienestar y la calidad de vida son un combo de múltiples factores. Algunos dependen de nosotros y podemos manejarlos, y otros son externos y nos exceden. No descuides tu salud y procura prestar atención a estos consejos para tener una vida más feliz y plena. Sigue atento a más novedades en salud y medicina para mejorar tu calidad de vida.

Submit your review
1
2
3
4
5
Submit
     
Cancel

Create your own review

Noticias Interesantes de Internet
Average rating:  
 0 reviews