Saltar al contenido

Enfermedades

En Noticias Interesantes podrá encontrar toda la información sobre las enfermedades; conceptos; tipos de enfermedades; las más comunes y las más extrañas; concejos de prevención y tratamientos para combatir estos males.

¿Qué es una enfermedad?

Una enfermedad es en sí una alteración, que puede ser leve o grave, del funcionamiento normal de un organismo o de alguna de sus partes del mismo y puede ser causado por un factor interno o externo. La definición de enfermedad busca aproximarse a lo que es un tipo de problema de salud para poder entenderlo. Cada enfermedad tiene características específicas que permiten categorizarla y distinguirlas.

Existe sólo un concepto de enfermedad aunque la caracterización e identificación de múltiples procesos y estados diferentes de la salud llevó a la discriminación de un universo de entidades diferentes (llamadas entidades nosológicas). Algunas con conocidas como enfermedades pero otras no y se han denominado síndrome, entidad clínica y trastorno.

Aunque nos interesan las que afectan a los humanos, las enfermedades pueden afectar a plantas y animales. La fitopatología es la encargada de estudiar las enfermedades que atacan a las plantas y géneros botánicos. La veterinaria, por su parte, estudia las enfermedades que afectan a los animales. En tanto, la medicina, la enfermería, la fisioterapia y demás especialidades son las que trabajan en la investigación, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que nos afectan a los seres humanos, cada una desde su campo.

Dentro del campo de la medicina, las enfermedades son el objeto de estudio de la patología, que es una rama de la medicina que investiga las cualidades propias de cada entidad, sus componentes y el proceso que desarrollan, en relación con la evidencia morfofisiológica que se imprime en la biología del organismo enfermo. Pero la nosología es la disciplina encargada de establecer la definición y clasificación de las diversas enfermedades. De esta forma se estudian en un amplio contexto, sistemático y comparativo, dentro de una organización global de la patología.

Tipos de enfermedades

Aunque podemos enfermarnos por diferentes factores, hay muchos que no podemos manejar pero otros sí, con la prevención. No todas las enfermedades son mortales. Algunas enfermedades son comunes y otras raras. Muchas son tratables y otras prevenibles. Algunas enfermedades tienen cura y otras no hasta el momento. Hay enfermedades que afectan a los huesos, otras al cabello y algunas al sistema nervioso. La siguiente es una lista de las enfermedades más recurrentes en la población mundial, que son las siguientes:

  • Enfermedades cardiovasculares: son trastornos del corazón y los vasos sanguíneos de todo nuestro organismo y tienen varias clasificaciones. Este tipo de afecciones son la principal causa de muerte a nivel mundial.
  • Enfermedades psicosomáticas: son también llamadas enfermedades invisibles. Son afecciones mentales que se presentan con síntomas físicos en nuestro organismo. Hay afecciones que son leves y otras mortales.
  • Enfermedades de transmisión sexual (ETS): pueden padecerlas hombres y mujeres por igual y afectan a los órganos genitales. Salvo el HIV Sida y el herpes, el resto de las ETS tienen cura y tratamiento. Son también conocidas como enfermedades venéreas.
  • Enfermedades neurodegenerativas: son enfermedades que afectan a la memoria, el lenguaje, la atención, la conducta, el aprendizaje o la orientación. Suelen ser frecuentes en los adultos mayores aunque se puede hacer un trabajo preventivo para evitarlas y retardar sus efectos.
  • Enfermedades hereditarias: son enfermedades genéticas que pueden sobrevivir de generación en generación y van pasando de padres a hijos. Son numerosas las clasificaciones que existen para las enfermedades genéticas. Pueden ser: monogénicas, multifactoriales, o mitocondrial.
  • Enfermedades reumáticas: el síntoma principal con el que se presentan estas enfermedades es el dolor articular. Algunos reumatismos afectan a distintos órganos del cuerpo como el corazón, pulmones, riñones, la piel o el sistema nervioso.
  • Enfermedades de la piel: hay afecciones del organismo que presentan síntomas en la piel, pero hay trastornos que son específicos y en general se deben a la exposición de la dermis a factores de riesgo como la luz ultravioleta. Ejemplos de estas enfermedades son el acné o el cáncer de piel.
  • Enfermedades sistema nervioso: el sistema nervioso se divide en central y periférico y existen afecciones de todo tipo que dañan estos sistemas. Pueden considerarse las que tienen implicancia en el cerebro y también con otras regiones de nuestro cuerpo como la médula espinal.
  • Enfermedades renales: son los males que afectan a los riñones. Una enfermedad renal puede ser curable o irreparable. En el segundo caso, las funciones del órgano -que son muchas- disminuyen y afectan a todo nuestro organismo.
  • Enfermedades inmunológicas: son aquellas en las que el sistema inmunológico funciona inadecuadamente. Son poco frecuentes aunque cada vez hay más diagnósticos que se hacen a tiempo y permiten una expectativa de vida más larga a quien se la diagnostican.
  • Enfermedades autoinmunes: son trastornos en los que el propio cuerpo, sin razón, ataca al organismo provocando diversas consecuencias. La celiaquía y el lupus son algunos ejemplos de estas enfermedades. Todavía se desconoce el porqué de estos comportamientos.
  • Enfermedades de la sangre: por la sangre corren glóbulos rojos, blancos y plaquetas. Las falencias en estos componentes son las causantes de las enfermedades hematológicas, como por ejemplo, la anemia.
  • Enfermedades infecciosas: este tipo de enfermedades son la manifestación clínica de una infección provocada por un microorganismo (como bacterias, hongos, virus, a veces protozoos, etc.) o por priones. Los síntomas típicos de las enfermedades infecciosas son la fiebre, el decaimiento y el malestar general. Los tres períodos que caracterizan a las enfermedades infecciosas o contagiosas son: la incubación, el período de desarrollo y la convalecencia. Pueden transmitirse directa o indirectamente de persona a persona, lo que las hace peligrosas.
  • Enfermedades cardíacas: son afecciones vinculadas al corazón y los vasos sanguíneos de este órgano. Las enfermedades más comunes son la arritmia, la angina de pecho, el aneurisma, la insuficiencia cardíaca y el infarto de miocardio. Una manera de prevenir estas enfermedades es haciendo ejercicio y optando por una dieta saludable aunque la falta de tiempo por el trabajo suele ser una excusa para no prestar atención a estas recomendaciones.
  • Enfermedades mentales: es una alteración de tipo cognitiva, emocional y/o de comportamiento, en el cual quedan afectados procesos psicológicos básicos como son la emoción, la motivación, la cognición, la conciencia, la conducta, la percepción, la sensación, el aprendizaje y el lenguaje, entre otras. Esto dificulta a la persona su adaptación al entorno cultural y social en que vive y crea alguna forma de malestar subjetivo.
  • Enfermedades hepáticas: es cualquier tipo de afección que ataca al hígado no permitiéndole funcionar de manera correspondiente. Los diferentes tipos de Hepatitis (A, B, C, E) son las principales enfermedades originadas en fallas en el hígado.
  • Enfermedades sistémicas: un trastorno sistémico es aquel que afecta al cuerpo en su totalidad. Ejemplos de enfermedades sistémicas son la hipertensión y la gripe. Generalmente ocurre cuando una infección ingresa en el torrente sanguíneo y se expande por todo nuestro sistema.
  • Enfermedades bacterianas: este tipo de enfermedades, originadas por una bacteria, pueden afectar a plantas, animales y seres humanos. En nuestro caso, si la afección tiene cura, se puede tratar con antibióticos. La neumonía es un claro ejemplo de enfermedad bacteriana que afecta a millones de persona en todo el mundo.
  • Enfermedades musculares: son aquellas que afectan a distintas partes de nuestro cuerpo y nos producen debilidad, dolor e incluso parálisis. Son múltiples las causas que originan enfermedades musculares, como por ejemplo: lesiones, torceduras, inflamaciones, enfermedades de los nervios o la propia genética.
  • Enfermedades tropicales: son enfermedades infecciosas que tienen mayor prevalencia en regiones tropicales y subtropicales. Con frecuencia la enfermedad se transmite por la picadura de un artrópodo (por ejemplo un mosquito) que ocasiona la transmisión del agente infeccioso por medio de intercambio subcutáneo de sangre.
  • Enfermedades alimenticias: es cualquier tipo de enfermedad que se produce al ingerir algún alimento en mal estado y provoca consecuencias nocivas en nuestro organismo. Pueden ser categorizadas como enfermedades infecciosas o tóxicas. La contaminación de los alimentos se puede dar por diversos factores, algunos de ellos evidentes y otros prácticamente imperceptibles por eso son necesarios los controles rigurosos en la cadena de producción de los alimentos.
  • Enfermedades gastrointestinales: son aquellas afecciones que atacan principalmente al estómago y los intestinos. Generalmente son bacterias, parásitos, virus o ciertos alimentos los que provocan estas enfermedades aunque también hay medicamentos que pueden dañar estos órganos.
  • Enfermedades virales: los virus pueden causar afecciones comunes (como la gripe, un resfrío o las verrugas) o enfermedades graves (como el Sida o el Ébola) y no pueden ser tratados con antibióticos. Se deben utilizar medicamentos antivirales para combatir algunas de estas afecciones.

Las peores pandemias de la historia

A lo largo de la historia ha habido enfermedades que no pudieron ser controladas a tiempo y su incidencia fue masiva, matando a millones de personas. Algunas de estas enfermedades ya fueron eliminadas y otras son controladas pero no eliminadas totalmente.

  • La Viruela: la viruela es una enfermedad infecciosa muy grave. Fue la pandemia que más muertos ha causado en la historia de la humanidad (300 millones) y además dejó a millones de personas desfiguradas en todo el planeta. La viruela provoca la salida de numerosos abultamientos que dejarán una marca imborrable en la piel. Se considera como una de las dos enfermedades que se encuentra totalmente erradicada. Es un virus que sólo afecta a humanos (en su variante infecciosa), y su transmisión es muy parecida a la del Ébola: mediante fluidos corporales y contacto directo. Se presume que esta enfermedad apareció en el 10.000 AC. Tan solo el 30% de los afectados conseguía sobrevivir, muriendo el resto por las altas fiebres, deshidratación y complicaciones derivadas. En el siglo XVIII, la viruela diezmó a la población mundial. En 1796 E. Jenner diseñó la primera vacuna para curar esta enfermedad.
  • El Sarampión: el sarampión como la rubéola o la varicela, es una enfermedad que se distingue por sus marcas rojizas en la piel, altas fiebres y malestar grave. Es el causante de la segunda mayor pandemia de la historia. Quienes tenían sarampión fallecían por una inflamación pulmonar o de las meninges. En la actualidad casi todos hemos sido vacunados contra esta enfermedad gracias a la “triple vírica”. El sarampión es altamente contagioso, basta el contacto directo o por el aire debido a las gotas de vapor que exhalamos. El sarampión no tiene una cura específica, situación similar a la del Ébola, por lo cual sólo se puede prevenir el contagio. La enfermedad fue descubierta hace más de 3000 años y su principal problema es la alta tasa de contagio. Hasta el momento ha matado a más de 200 millones de personas y todavía no pudo ser erradicada.
  • La Gripe Española: a diferencia de las dos pandemias anteriores, las cuales causaron el deceso de cientos de millones de personas a lo largo de la historia, la gripe española mató de entre el 3% y el 6% de la población mundial. Entre 1918 y 1920 se calcula que murieron entre 50 y 100 millones de personas en todo el mundo. La Gripe Española estuvo muy vinculada con la primera Guerra Mundial, conflicto que lejos de mitigar el impacto de la enfermedad, lo incrementó. Se llamó Gripe Española no porque los primeros casos ocurrieron en este país sino porque fue el primero en informar a la población al respecto. Francia pudo haber sido el país con los primeros casos pero en esos tiempos la información se censuraba.
  • La Peste Negra: es una enfermedad asociada con la Edad Media y es producida por una bacteria –todavía activa en pequeñas poblaciones y zonas rurales-. El principal síntoma es la proliferación de inflamaciones o ampollas enormes provocadas por la bacteria. La misma es transmitida mediante vectores tales como las pulgas. La peste necesita de las ratas como lugar de reservorio y las pulgas como vector, aunque en su momento se creía que eran los “humores” y fluidos vaporosos los transmisores. La Peste Negra o Bubónica, fue la pandemia de peste más letal de la historia. Su renombre tiene connotaciones sociales e históricas. La Peste Negra se cobró 75 millones de vidas durante la mitad del siglo XIV.
  • Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH): este virus es la quinta pandemia mundial más mortal. Es una enfermedad provocada por un retrovirus, y también uno de los más estudiados en la actualidad. Provoca que nuestro sistema inmunitario no funcione adecuadamente por lo cual, no es el virus en sí el que mata sino que destruye la capacidad del cuerpo de defenderse antes otras enfermedades comunes, de manera que la más mínima infección puede matarnos. Fue descubierto por Luc Mantagnier en Francia. El VIH ha matado a más de 25 millones de personas en el mundo y sigue siendo un peligro. Se transmite mediante contacto directo con mucosas o la sangre, por lo que su transmisión es difícil. Existen tratamientos y algunos descubrimientos alentadores para mejorar la calidad de vida o incluso tratar en cierta forma la infección, aunque todavía no se descubrió la cura definitiva.
  • La Plaga de Justiniano: esta pandemia, comenzó en el siglo VI, durante el Imperio Bizantino. No hay confirmaciones pero se cree que la plaga fue originada por una cepa de Yersinia pestis, la misma que originó la Peste Bubónica o Negra. La Plaga de Justiniano se expandió por el imperio y las estimaciones dan cuenta de que mató a casi a 25 millones de personas en el mediterráneo hasta que finalmente pudo contenerse en el siglo VIII.
  • La Tercera Pandemia: ocurrió en la provincia de Yunnan en China en el siglo XIX. Esta pandemia estuvo activa hasta mediados del siglo XX y mató a más de 12 millones de personas. Manchuria y Mongolia fueron las zonas más castigadas por la  Tercera Pandemia.
  • Tifus: el tifus, es una pandemia activa en la actualidad. Transmitirá por insectos y otros artrópodos (aclarando que todos los insectos son artrópodos, no todos los artrópodos son insectos) el tifus provoca fiebres altas y exantema entre otros síntomas. Generalmente ataca a las poblaciones rurales o aisladas ya que los principales reservorios son los animales. El tifus ha matado a más de 4 millones de personas con el correr de los siglos pero no se considera muy peligrosa en la actualidad.
  • El Cólera: es una pandemia activa en la actualidad causada por la bacteria Vibrio cholerae. Además de fiebres y dolor abdominal, el cólera suele matar a los afectados debido a la deshidratación que es casi imposible de parar debido a la rapidez con la que se pierde el agua a causa de la diarrea. Los principales focos de infección son el agua y los alimentos por lo que se debe tratar con especial cuidado. El Cólera tuvo tres importantes pandemias que ocurrieron en el siglo XIX y otras muy duraderas en el siglo XX. Más de 3 millones de personas murieron en todas estas pandemias.
  • La gripe de Hong Kong: apareció durante el verano y su cepa se expandió rápidamente por todo el mundo imitando la actividad que tuvo la llamada fiebre asiática de 1957. Esta pandemia de gripe mató a casi un millón de personas en un estrecho lapso de tiempo.

¿Cómo prevenir las enfermedades?

  • Aunque las enfermedades son muy distintas y para muchas no hay medidas de prevención, la gran mayoría pueden evitarse con algunas recomendaciones básicas.
  • Debemos tener todas las vacunas actualizadas.
  • La higiene debe ser estricta, más en las épocas donde se puede ser propenso a agarrar una gripe. Es importante lavarse las manos: después de ir al baño; antes de comer o tocar alimentos; después de cambiar pañales; después de sonarse la nariz, estornudar o toser; después de cuidar a una persona enferma; después de jugar con un animal.
  • Ser cuidadosos en la preparación de los alimentos. Esto implica controlar que la heladera funcione correctamente; higienizar las zonas donde se prepararon los alimentos y donde se comió; lavar bien frutas y verduras antes de ingerirlas; cocinar la carne picada hasta que no se vea más rosada.
  • Evitar la automedicación y usar los antibióticos sólo como fueron prescriptos y no para resfríos o enfermedades no bacterianas.
  • Decirle al médico si la infección que padecemos empeoró o mejoró tras el consumo de un antibiótico.
  • Prestar atención a los animales domésticos y salvajes. Si fue mordido debe lavarse con agua y jabón y consultar con su médico inmediatamente.
  • Intente no ir a los lugares donde abundan los mosquitos o utilice repelente.
  • Use preservativo con su nueva pareja sexual.
  • Preste atención a las enfermedades que sufre durante un viaje. Colóquese todas las vacunas correspondientes antes de un viaje.
  • Dese tiempo para curar y recuperarse ante una enfermedad.