Saltar al contenido

Vida Saludable

Si llevas una vida saludable o deseas empezar a tenerla, en Noticias Interesante le contaremos todo lo que necesita saber: consejos, tips, estrategias, dietas, ejercicios, novedades, tendencias y tratamientos. La información que necesita sobre hábitos, prácticas y cómo tener una vida saludable se lo contaremos.

Cuando definimos vida y salud se desprenden dos conceptos. La vida se refriere a la propia existencia, al ciclo orgánico de nacer, crecer, reproducirse y morir. Y sano hace referencia a lo que es bueno para nuestra salud o que se goza de salud. Cuando nuestro cuerpo realiza todas sus funciones con normalidad estamos hablando de que el organismo está sano.

¿Cómo tener una vida saludable?

La vida sana o saludable tiene como prioridad el bienestar físico y mental y se cimienta en buenos hábitos que nos benefician íntegramente pero también es reducir y evitar todas las actividades o prácticas que perjudican nuestro organismo.

Sin duda, una de las bases de la vida saludable es la alimentación sana. Si usted prefiere tener una vida saludable procure evitar la comida chatarra y aquellos alimentos pueden ser dañinos por sus cualidades (por ejemplo, son de muchas calorías o los niveles de sal son altos. Las frutas, los vegetales y los cereales son los componentes bases de una vida saludable.

Los productos de origen animal generan cada vez más rechazo entre los profesionales de la nutrición y desaconsejan su consumo para evitar enfermedades y trastornos ocasionados por su consumo. Al mismo tiempo, quienes se consideran “vegetarianos estrictos” (los veganos) sostienen que lo más saludable para nuestro organismo es el consumo exclusivo de vegetales.

El otro pilar importante para tener una vida saludable es la actividad física diaria, principalmente porque se lucha contra el sedentarismo, el detonante de distintas enfermedades, pero también porque la práctica de un deporte  de manera cotidiana se considera como fundamental para la buena salud de nuestro organismo.

No es necesario ser un deportista de alto rendimiento para cumplir con este requerimiento. Basta con salir a caminar todos los días y mantener nuestro cuerpo en movimiento. Sin duda, quienes deseen ostentar una figura “fitness” deberán ser más rigurosos con su entrenamiento y la práctica de algún deporte. Se puede llegar a la vida adulta y la tercera edad en buenas condiciones físicas si es constante en la práctica de algún deporte o manteniendo nuestro cuerpo activo, lo que también evitará padecer enfermedades y nuestra calidad de vida será mejor.

Por supuesto que es imprescindibles evitar caer en algún vicio como el alcoholismo o el tabaquismo ya que estos son hábitos perjudiciales para nuestra salud.

Muchas personas suelen minimizar el factor que mencionaremos a continuación, y nos referimos al descanso. Es imprescindible para reducir los niveles de estrés. Tenemos que procurarnos tiempo libre para hacer alguna actividad ociosa, no descuides tu descanso es un factor muy importante para tener una vida saludable. Ríe, diviértete y relájate, no dejes que las ocupaciones de la vida adulta llenen toda tu vida.

La vida saludable se asocia en este sentido a la felicidad, por eso te recomendamos darte tiempo para explorar tu creatividad. Distanciarte de tus problemas te permitirá poder afrontarlos con mejor predisposición llegado el momento.

Salud y bienestar

Aunque se usan como sinónimos, salud y bienestar son conceptos distintos. No es lo mismo “sentirse” y “estar” saludable ¿Qué hábitos son perjudiciales para nuestra salud? ¿Cómo contribuimos a mejorar nuestro bienestar?

Lo primero a tener en claro es que la salud y el bienestar van de la mano. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Esto quiere decir que, aunque una persona no padezca una enfermedad puede no vivir en bienestar. Por ejemplo, lleva una vida sedentaria, no tiene una buena alimentación, no hace ejercicio o trabaja todo el día. Cuidar nuestra salud es vivir en armonía intentando equilibrar los tres factores fundamentales que hacen al bienestar: nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestras relaciones.

Nuestro cuerpo: básicamente es querernos y cuidarnos. Implica tener una alimentación variada que incluya frutas, verduras y los componentes que necesita nuestro cuerpo. También debemos dedicar parte de nuestro día a la actividad física y beber el agua necesaria. Querernos es ir al médico, consultar ante alguna duda o simplemente hacernos chequeos de rutina.

Nuestra mente: es despejarnos y darnos tiempo para nosotros mismos. Debemos tener hobbies propios y hacer actividades que nos relajen del trabajo. También es meditar aunque lo más importante es dedicarse tiempo a uno mismo.

Nuestras relaciones: hay que tener claro que somos seres sociales y por lo tanto es indispensable relacionarnos con el otro. Nuestra felicidad y nuestra tristeza están influidas por nuestras amistades, relaciones amorosas y familiares. Debemos darnos tiempos para hacer actividades lúdicas, salir de la rutina o simplemente charlar con otras personas.

Malos hábitos que afectan nuestra salud

Hay hábitos que son cotidianos y afectan nuestra salud y bienestar. Debemos prestar atención a nuestra rutina. Los siguientes son sólo algunos malos hábitos, los más recurrentes que conspiran contra nuestra buena salud:

  • Comer mal o no llevar una dieta balanceada
  • Las malas posturas corporales
  • No dormir lo suficiente
  • No desayunar; cenar tarde y mal
  • Vivir estresados
  • Descuidar la vista
  • No cepillarse los dientes como corresponde
  • Hacer poco ejercicio, vida sedentaria
  • No usar crema en la piel
  • Las preocupaciones

Factores que influyen en la salud

De acuerdo a las últimas novedades en salud y medicina, son cuatro los factores que influyen en nuestra salud: la biología humana, el ambiente, el ambiente doméstico y la forma de vida saludable.

La relación de estos factores implica que para mantener la salud influye la ciencia, la medicina pero también el esfuerzo personal.

Biología humana: es la información genética de cada persona. Los genes de cada individuo pueden favorecer o desalentar la aparición de enfermedades.

Ambiente: son aquellos factores externos a las personas, que no podemos controlar. Un ejemplo es la contaminación del aire.

Ambiente doméstico: estos son los factores externos a nosotros pero que sí podemos controlar. Por ejemplo, podemos evitar que los productos químicos domésticos se transmitan a través de los alimentos, depositando cada elemento en compartimientos diferentes.

Forma de vida saludable: consiste en tener una dieta equilibrada y practicar ejercicio. Una buena dieta tiene que incluir grandes cantidades de verduras, frutas, legumbres y cereales. La práctica cotidiana de ejercicio permite reducir las grasas no saludables y fortalecer nuestro cuerpo. También hay que evitar los malos hábitos como el consumo del alcohol, cigarrillo y otras sustancias dañinas para nuestra salud.

De esto se resumen los buenos hábitos que favorecen a la salud.

  • Es importante la alimentación, respetar los horarios y valorar frutas y verduras por sobre los snacks y las carnes. Tampoco hay que comer más de lo que nuestro cuerpo necesita, debemos moderarnos.
  • Estar bien hidratados: se recomienda entre 2 y 3 litros por día para liberar a nuestro cuerpo de toxinas. Además favorece a nuestra piel, el metabolismo y la digestión.
  • Dormir bien: Depende la franja etaria en la que nos encontremos hay una cantidad de horas mínimas que necesitamos descansar. No dormir lo suficiente afecta a nuestra memoria, el sistema inmunológico, nos irrita y reduce la productividad tanto en el trabajo como en nuestra vida cotidiana.
  • Hacer ejercicios (físicos y mentales): hacer al menos 30 minutos de ejercicio físico reduce el colesterol malo y aumenta el bueno. También libera dopamina, lo que nos da felicidad. Además fortalece nuestros músculos y huesos. Pero, es preciso ejercitar a nuestro cerebro para evitar el deterioro cognitivo. Pon a prueba tu atención, memoria, concentración y mente.
  • Evitar el estrés y las preocupaciones: el estrés siempre existió, es una respuesta de nuestro cuerpo ante el peligro. El organismo libera cortisol y adrenalina. Pero ¿qué pasa cuando el estrés es crónico? Nuestro cuerpo se intoxica. Generalmente se produce al aceptar compromiso demasiados pesados, relaciones laborales y/o afectivas tóxicas, o los problemas económicos. Lo importante es ser organizados. Hay que pensar en soluciones a corto, mediano y largo plazo. Y no te olvides de darte tiempo para la distención y la diversión.
  • Hacerte un chequeo anual: nunca está demás visitar al médico y hacernos los análisis que corresponden. Especialmente porque, por el estilo de vida actual de la sociedad, hay enfermedades crónicas que no presentan síntomas hasta que están muy desarrolladas. Son ejemplo de estas enfermedades: el cáncer, la diabetes, las enfermedades del corazón y los trastornos de salud mental como la depresión y la ansiedad crónica.

Calidad de vida

Un concepto que está relacionado a la salud y vida sana es la manera como desarrollamos un estilo y calidad de vida. Según la OMS es “la percepción de un individuo de su situación de vida, puesto que en su contexto de su cultura y sistemas de valores, en relación a sus objetivos, expectativas, estándares y preocupaciones”. Es un concepto muy amplio pero que puede dividirse en 5 grandes grupos:

  • Bienestar físico: salud y seguridad física.
  • Bienestar material: ingresos; acceso a vivienda, transporte en otros bienes y servicio; poder adquisitivo.
  • Bienestar social: hace referencia a nuestras relaciones y entorno. El vínculo con la familia, amigos, compañeros de trabajo, relaciones afectivas.
  • Bienestar emocional: nuestra autoestima, inteligencia emocional, creencias y mentalidad.
  • Desarrollo: es el acceso a la educación y cultura. Nuestras posibilidades de contribuir en nuestro entorno y de ser productivos en el trabajo.

La calidad de vida comprende estos factores subjetivos y objetivos. Pero también hay que contemplar la situación económica, política, ambiental y social de un país o ciudad. La ONU desarrolló el Índice de Desarrollo Humano (IDH) para medir la calidad de vida. Las variables que tiene presente son la educación, la esperanza de vida y el PBI per cápita.

Nuevas tendencias: la nutrigenética

Como mencionamos al principio del artículo, la alimentación es uno de los pilares fundamentales para llevar adelante una vida saludable. Y una de las nuevas tendencias que unen a la ciencia con la nutrición es la nutrigenética.  La misma se desprende de la genómica tradicional y su principal interés es estudiar las diversas variantes genéticas de las personas que influyen en el metabolismo de los nutrientes, la dieta y las enfermedades que pueden asociarse a ésta.

La base científica de la nutrigenética sostiene que los humanos diferimos en la composición del ADN a causa de los distintos procesos evolutivos, aunque la diferencia más importante se presenta en los llamados “Single Nucleotide Polymorphism” (SNPs por su abreviatura). Los SNPs afectan la forma en que las personas absorben y procesan los nutrientes. En nuestro organismo, la actividad fisiológica está vinculada con el consumo de los nutrientes y también está conectado con diversas variantes genéticas. Esta relación es la base de las ciencias nutrigenéticas. Por otro lado, Por otra parte, los distintos procesos nutrigenéticos en el cuerpo humano pueden conllevar una ventaja en términos de selección natural. Por dar un ejemplo, el humano tuvo que aprender a digerir la lactosa de la leche de vaca como parte del proceso evolutivo.

¿Cómo es el proceso que lleva adelante la nutrigenética? Se busca identificar al genotipo necesario mediante análisis de sangre o de saliva. Seguidamente se analiza el ADN de formas muy diversas. Una de las maneras más comunes de estudiar los datos genéticos es por el llamado “gen candidato” sólo cuando se identifica un posible gen de riesgo. Con los experimentos en cultivos celulares, animales o seres humanos los especialistas pueden establecer una correlación positiva o negativa entre la expresión de este gen candidato y los aspectos nutricionales. Pero otro método científico popular es el estudio de asociación del genoma completo que también conduce a la identificación de las variantes de genéticas más relevantes.​ En particular, los análisis nutrigenéticos se basan en el efecto de los nutrientes en el genoma, proteoma, transcriptoma y metaboloma.

La nutrigenética es una de las tendencias más relevante en la actualidad vinculada a la vida saludable.

¿Por qué tener una vida saludable?

Tener una vida saludable implica importantes beneficios, primero en nuestro físico ya que luciremos mejor y llenos de energía. También se debe tener en cuenta que nuestro cuerpo exterioriza nuestras prácticas saludables: luciremos una piel más cuidada si nos alimentamos bien, por ejemplo. Pero también afecta positivamente nuestro ánimo porque nos sentiremos bien con nosotros mismos y luciremos más joviales.

Lo que se debe tener en claro es que salud, el bienestar y la calidad de vida son un combo de múltiples factores. Algunos dependen de nosotros y podemos manejarlos, y otros son externos y nos exceden. No descuides tu salud y procura prestar atención a estos tips para tener una vida más feliz y plena. Sigue atento a más novedades para tener una vida saludable y mejorar tu calidad de vida.