Saltar al contenido

Estilo de Vida

¿Qué es un estilo de vida? ¿Y un estilo de vida saludable? ¿Qué tipos de estilo de vida existen? ¿Cuáles son los tips que debemos seguir para tener un buen estilo de vida? Son las preguntas que surgen ante la expresión “estilo de vida.

En este post le contaremos todo acerca de los estilos de vida actuales, los más populares y también concejos sobre cómo tener un estilo de vida saludable.

“Forma de vida”, desde la Sociología

Un estilo de vida es más bien una expresión que explica una manera de entender la vida, pero no hace referencia a una cosmovisión del mundo o una ideología, aunque la persona que dice tener tal o cual estilo de vida sí lo hace con esta intención. Esto sucede cuando la persona amplía su definición a lo cultural, el arte, la identidad o la idiosincrasia particular o de un grupo al que pertenece

Tener un estilo de vida o, como se entiende en Sociología, elegirlo consciente o inconscientemente implica una manera específica de relacionarse con quienes nos rodean, un cierto tipo de actitudes, valores y apreciaciones sobre el mundo. Un estilo de vida puede ser optado por una persona en particular o un grupo determinado y hace referencia a cuestiones tangibles y no tangibles. Los primeros tienen que ver con el perfil demográfico del individuo y los segundos describen cuestiones psicológicas como actitudes, valores y preferencias.

La expresión estilo de vida es relativamente nueva ya que se acuñó por primera vez en 1939, cuando Alvin Toffler hacía referencias a las subculturas en relación al gran números de diversidades dentro de las sociedades. Justamente, este concepto no se utilizó anteriormente porque las sociedades se caracterizaban por ser homogéneas, casi iguales. Posterior a Toffler muchos autores hicieron descripciones de estilos de vida a partir de diversas categorías como: el estilo de vida europeo, el de Estados Unidos, el individualismo y el comunitarismo.

La geografía también influye en la elección de un estilo de vida, sostienen desde la Sociología. Por ejemplo, no es lo mismo vivir en un ambiente urbano que en uno rural. Y si se habita en una zona costera o una montañosa también será distintas las prácticas que realicen las personas. Es más probable que un estilo de vida surfer sea prolifere más en ciudades con costa que en comunidades montañosas. Y esto influye en el resto de prácticas, creencias y formas de relación entre el grupo social.

Desde la salud

Dentro de la rama de la epidemiología, un hábito de vida o forma de vida hace referencia a un cúmulo de actitudes y comportamientos que llevan adelante las personas que en ocasiones contribuyen a mejorar nuestra salud y en otros casos sólo son nocivas para nuestro bienestar. Optar por actitudes que llevan a un estilo de vida no saludable deriva en la aparición de numerosas enfermedades. Los siguientes son los hábitos considerados como nocivos para tener un estilo de vida saludable.

  • Consumo de sustancias tóxicas: tabaco, alcohol y otras drogas.
  • Falta de ejercicio físico.
  • Mal sueño nocturno.
  • Conducción de vehículos.
  • Estrés.
  • Mala dieta.
  • Escasa higiene personal.
  • Incorrecta manipulación de los alimentos.
  • No dedicar tiempo a actividades de ocio o aficiones.
  • Relaciones interpersonales.
  • Medio ambiente nocivo.
  • Comportamiento sexual.

Un estilo de vida insano puede no estar directamente relacionado con los ingresos económicos de las personas. Un claro ejemplo es el de algunos países desarrollados donde, la proliferación de enfermedades se da en gran número producto del estilo de vida poco saludable de sus habitantes. En base a esto, no se hacen esfuerzos suficientes para promocionar un estilo de vida saludable y se destinan muchos recursos para encontrar la cura de las enfermedades. Por supuesto que, condiciones económicas desfavorables desalientan la posibilidad de que una persona tenga un estilo de vida saludable.

Según la OMS

La salud es definida como “un estado de completo bienestar físico, mental y social”, desde la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta definición da a entender que la vida saludable no tiene sólo que ver con la existencia o no de una enfermedad sino también con la adopción o no de hábitos tóxicos como el consumo de tabaco, alcohol y distintas drogas que afectan seriamente la salud.

¿Cómo tener un estilo de vida saludable?

Así como existen malos hábitos también hay buenas prácticas que contribuyen a mejorar nuestra calidad de vida, evitar enfermedades, aumentar la sensación de bienestar y controlar el peso, entre otros beneficios.

A continuación, un detalle sobre 7 hábitos saludables que mejorarán su estilo de vida. Cabe destacar que incluso la felicidad está atada a los buenos hábitos que tengamos para tener una salud mejor.

  • Realizar ejercicio: no sólo para bajar de peso. Hacer actividad física es ideal para incrementar la capacidad pulmonar y mejorar el ritmo cardíaco. Incluso es beneficioso para evitar la aparición de enfermedades crónicas como hipertensión, cáncer y depresión, además de que disminuye el colesterol. Si tiene problemas para conciliar el sueño o duerme pocas horas por día, la actividad física es una ayuda ya que reduce el estrés, la ansiedad y estabiliza su estado de ánimo.
  • Descansa: Justamente, dormir bien es muy importante para tener una buena salud. No descansar la cantidad de horas necesarias es un factor de riesgo para la aparición de enfermedades cardiovasculares, respiratorias y metabólicas. Para tener una vida saludable se debe dormir lo necesario y bien, o sea, que la cantidad y calidad justa.
  • Evitar el estrés: ¿Qué es el estrés? Es definido como cualquier tipo de amenaza ya sea físico (dolor, enfermedad, hambre) o psicológico (depresión, ansiedad) que el cuerpo percibe. Si se vive en constante estrés, el cuerpo pierde masa muscular, acumula grasa, aumenta la tensión arterial, el colesterol en sangre y reduce los niveles de colesterol bueno o HDL. Estos deviene en aumento de peso y un gran riesgo de padecer enfermedades crónicas no trasmisibles. El yoga y la meditación son alternativas para combatir el estrés.
  • No deje de visitar a su médico: no sólo para curarse de una enfermedad sino también para prevenir. No descuide las señales que le da su cuerpo, además de que su médico puede darle indicaciones de acuerdo a los factores de riesgo que pueda padecer. Muchas enfermedades son evitables si hay prevención, se puede evitar un padecimiento. Realice los chequeos anuales correspondientes.
  • Consuma hasta 8 vasos de agua por día: ¿Por qué? Es el componente ideal para que el cuerpo tenga la temperatura correcta, colabora en la mejor digestión, y ayuda a eliminar los desechos de nuestro cuerpo. El agua es fundamental para que podamos usar los nutrientes de nuestro cuerpo.
  • Evita el tabaquismo y el alcoholismo: la gastritis, esofagitis, cáncer y enfermedades hepáticas son un conjunto de afecciones que podrían evitarse si se deja de consumir tabaco y alcohol, según un informe de la OMS. Estas prácticas nocivas son perjudiciales para quien las lleve a cabo pero también para su entorno.
  • Relaciones sociales: no hay que descuidar el bienestar psicosocial a la hora de pensar en nuestra buena salud. Divertirse, distraerse, hacer actividades recreativas es fundamental. Pasear, conocer lugares nuevos, estar en la naturaleza y vincularte con su entorno es muy importante. No deje de relacionarse con sus afectos. La salud no es la ausencia de una enfermedad sino también el equilibrio entre el cuerpo, el espíritu y la mente.

Tipos de estilo de vida

Actualmente hay numerosos estilos de vida pero no representan la misma felicidad para cada persona. Hacer deportes, tener tiempo de ocio, comer bien y relajarse son prácticas que mejoran la salud pero, ¿Qué estilo de vida puede hacernos feliz? A continuación ofrecemos un detalle sobre los estilos de vida que más se practican en la actualidad:

Estilo de vida Budista

Su base es la espiritualidad y la búsqueda de la paz interior a partir de una serie de prácticas que devienen de principios específicos vinculados con la sabiduría y las enseñanzas de Buda Gautama. El Budismo no tiene una sola rama sino que tiene varias

Este estilo de vida, surgido en Asia tiene diferentes ramas con características y prácticas específicas. En Occidente el Budismo ha sido adoptado por muchas personas que encuentran en este estilo de vida una opción para mejorar la calidad de vida, que especialmente es ajetreada. Valores como la aceptación, la compasión y la gratitud son el fundamento de este estilo de vida que, para sus seguidores, es sanador, relajante y propone una conexión íntima con el propio interior.

El Budismo propone que la felicidad nace desde adentro, de nuestro dar, nuestra espiritualidad y la interpretación del mundo que tengamos. Hay muchos tipos de meditación que contempla la práctica budista, cada uno adaptado a cada persona.

Mindfullnes o Atención Plena

Quienes practican el Mindfullnes o también llamado Atención Plena, siguen un tipo de enseñanza que deviene del Budismo y que promueve una mejora en la salud emocional y a nivel general. El mindfullnes se ha popularizado en occidente a partir del programa de Reducción de Estrés basado en mindfullnes, (MBSR) que fue creado por Jon Kabat-Zinn.

Se le atribuyen tantos beneficiosos a estas enseñanzas que cada vez más psicólogos emplean este tipo de estrategias para darles una alternativas a los pacientes. Incluso, se han creados programas de psicoterapia como la Terapia Cognitiva Basada en mindfullnes.

¿En qué consiste el mindfullnes? Básicamente es poder orientar la atención para contemplar la propia experiencia externa e interna con una lógica compasiva, de aceptación y no enjuiciadora. Con el fin de lograr este objetivo se practica la meditación, y ejercicios de respiración.

Esta práctica permite aprender a gestionar las emociones, reacciones, actitudes y pensamientos, y se convierte en un método de afrontamiento más saludable ante las situaciones desagradables.

Dieta saludable

En la desesperación por bajar de peso o “sentirse mejor con su cuerpo”, muchas personas confunden una dieta saludable con una dieta en la que la preocupación máxima está puesta en la cantidad de calorías que se consumen.

Una dieta saludable no es aquella que se preocupa obsesivamente por las calorías, sino más bien es una dieta en la que se procura ingerir todos los nutrientes necesarios para que nuestro organismo funcione correctamente. Una dieta saludable es la que incluye todo tipo de alimentos que nos hacen bien, que es variada y que contiene vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes.

Los resultados de una dieta no se contemplan en un día o dos sino que es necesario esperar un largo tiempo y sostener el estilo de vida que, sin dudas, mejorará tu bienestar y evitará que contraigas enfermedades.

Dieta mediterránea

Este tipo de dieta saludable debe su nombre al lugar de origen ya que surgió en la cuenca del Mediterráneo, en donde históricamente ha habido civilizaciones antiguas y poderosas. ¿Qué relación hay entre este dato y las características de la dieta?

Según diversos estudios científicos, lo mejor para el corazón es la dieta Mediterránea, una dieta equilibrada y que se focaliza en el consumo de alimentos muy variados como frutas, hortalizas, pescado, carnes y verduras. Las calorías, en el caso de esta dieta, deben venir de los alimentos que son ricos en hidratos de carbono.

El aceite de oliva es el ingrediente fundamental de esta dieta ya que tiene muchas grasas saturadas (saludables). No se debe consumir alimentos en exceso y preferiblemente se debe cocinar a la plancha o hervido y, en lo posible, no ingerir alimentos crudos o frescos. También se deben evitar las frituras.

Estilo de vida activo y deportivo

Este estilo de vida promueve todo lo contrario al sedentarismo, sino una persona con energía y que realice actividades diarias que mejoran su salud. Actualmente, producto del ritmo de vida que se lleva en la sociedad, en que la mayoría de las personas trabajan en su oficina y no hacen nada de ejercicio, se cae en una vida sedentaria, o sea poco saludable. Las consecuencias de no hacer ejercicio ni ninguna actividad física no se presentan sólo en el cuerpo sino también en nuestras emociones.

Tener un estilo de vida deportivo implica realizar actividad física al menos 3 veces por semana. Lo más recomendable es mezclar el trabajo de fuerza con ejercicios aeróbicos y acompañar estos hábitos con una dieta saludable. Su cuerpo y su mente se lo agradecerán.

Yóguico

Este estilo de vida combina en sus prácticas el yoga, la dieta saludable y aspectos del budismo. No implica sólo ejercicios sino una forma de vida que tenga por objetivo lograr el bienestar, la paz interior y ostentar una ética y principios de vida específicos.

El yoga es utilizado para conectarse con uno mismo y la naturaleza. Además promueve la relajación mental y es muy saludable para nuestro cuerpo.

Veganismo

Es básicamente una dieta en la que no se puede pueden comer ni animales ni productos de origen animal. Es un estilo de vida en el cual sus adeptos tienen una personalidad activista y un compromiso fuerte con el derecho de los animales y la naturaleza. Es por este motivo que no comen, por ejemplo: lácteos, carnes, huevos o cualquier producto que provenga de un animal.

Científicamente se ha comprobado que es una dieta saludable pese a las críticas que recibe. Lo clave en el veganismo es el consumo de proteínas de origen vegetal y con mucho hierro.

Lacto-ovo-vegetarianismo

El lacto-ovo-vegetarianismo es un tipo de vegetarianismo en el que los individuos no consumen carne roja, carne blanca, pescado o aves. Sin embargo, sí consumen productos lácteos y huevos. Este es el tipo más común de vegetarianismo y el más saludable.

Desarrollo personal

Los anteriores fueron ejemplos de tipo de vida que tienen como base el autocontrol y autocuidado como también una buena alimentación y actividad física. Pero, un buen estilo de vida es aquel en el que la persona se propone autorrealizarse y que trabaja en post de este objetivo cada día.

La motivación y la felicidad están atadas a los objetivos que tenga la persona y el plan que se proponga para alcanzarlo. Obviamente los objetivos que nos ponemos deben ser realistas y alcanzables. De nada sirve plantearse un imposible sino plantearse conceptos claros con metas a corto largo plazo.

Estos fueron algunos de los estilos de vida más conocidos y populares en el mundo. ¿Es adepto a alguno de ellos? ¿Desearía conocer alguno en más profundidad? En Noticias Interesantes le contaremos siempre toda la información que necesita para tener una vida saludable y feliz.