Saltar al contenido

Su familia política la asesinó estando embarazada por estar “poseída”

Su familia política la asesinó estando embarazada por estar "poseída"

La joven de 21 años murió asfixiada por su familia política cuando otra persona intentaba practicarle un “exorcismo”
Su familia política la asesinó estando embarazada por estar "poseída"
Gran Bretaña.- Cuatro integrantes de una familia fueron condenados por el asesinato de Naila Mumtaz, una mujer de 21 años y embarazada, que creían que estaba poseída por espíritus malignos.

Tras 12 semanas de juicio, un tribunal de la ciudad de Birmingham resolvió que el marido de Naila, Mohammed Tauseef Mumtaz, de 25 años, sus padres, Zia Ul-Hag y Salma Aslam, de 51 años, y su hermano político Hammad Hussan, de 24, son culpables del asesinato de esta joven.

De acuerdo con el Daily Mail, Mumtaz estaba acusado de asfixiar a su mujer y relató a la policía como ésta había intentado ahorcarse a sí misma, y por tanto, debía estar ‘poseída’ por un espíritu maligno.

El hombre afirmó ante el juez que la muerte de su mujer debía en realidad considerarse “un suicidio”. Todos los acusados negaron haber asesinado a Naila Mumtaz en Handsworth Wood el 8 de julio de 2009.

Por su parte, una de las abogadas de la acusación, Wendy Bounds, contó al diario británico que Naila Mumtaz, era “una joven y hermosa mujer que estaba viviendo en Pakistán cuando sus padres concertaron un matrimonio con el acusado, Mohammed Tauseef Mumtaz”.

Naila estaba embarazada de seis meses cuando fue asfixiada por su familia política. “Todos los esfuerzos por reanimarla fueron inútiles y perdió a su bebé”, continúa Bounds.
“Su cuerpo mostraba signos de lesiones y el jurado tuvo que decidir si había sido atacada y asfixiada por su marido, los padres de él, y su hermano político o si, como ellos mantenían, había sido poseída por un espíritu diabólico que le arrancó la vida”, afirma Bounds.
En tanto que Mumtaz, su marido, afirmaba que en el momento de la muerte de Naila, había una persona en la vivienda que compartían, tratando de practicarle un exorcismo.