Saltar al contenido

Tres ocasiones para falsear una sonrisa

Tres ocasiones para falsear una sonrisa

1. Cuando estás estresado
El estudio en cuestión examinó cómo enfrentaban las tareas estresantes diferentes individuos en dependencia de sus expresiones faciales. Al final, concluyeron que aquellos que sonreían de cualquier modo, aún aquellos que forzaban o falseaban la sonrisa, conseguían mejores índices cardíacos en situaciones de estrés que los que mantenían expresiones neutrales. En otras palabras, sonreir en situaciones estresantes ayuda al organismo a elaborar una respuesta más sostenida al estrés.

Tres ocasiones para falsear una sonrisa

2. Cuando estás deprimido
Sonreir no es solo un liberador de estrés, también puede hacerte más feliz sobre todo a las mujeres que se han puesto bótox. Ese es, al menos, es el resultado de un experimento de 2009 realizado en la Universidad de Cardiff (Gales) en el que se dio a responder un cuestionario sobre ansiedad y depresión a dos grupos de mujeres, unas con bótox y otras sin esa sustancia. Aquellas con bótox (que no podían fruncir el ceño) eran significativamente más felices y tenían menos niveles de ansiedad y depresión que las otras. Queno tenían bótox y seguían frunciendo el entrecejo. Un hallazgo importante de este estudio fue que el hecho de llevar bótox no significaba que estas mujeres se sintieran más atractivas, este aspecto no influía en los niveles de felicidad.

3. Cuando has sido “malo”
Si te han pillado otra vez , por ejemplo, comprandóte otro par de zapatos, lo mejor que pudes hacer es sonreir. Un estudio de 1995 demostró que cuando los transgresores sonrien las personas que los juzgan tienden a ser más benévolos, aún cuando no se les considere menos culpables.