Saltar al contenido

Un perfumista dice que las personas se están convirtiendo en «autistas sensoriales»

Un perfumista dice que las personas se están convirtiendo en "autistas sensoriales"

El afamado perfumista Jimmy Boyd cree que «uno de los mayores problemas» de la sociedad actual es la existencia de una «desconexión de los sentidos» que, a su juicio, provoca que las personas se conviertan en «autistas sensoriales». Boyd explicó hoy en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en esta ciudad del norte de España, donde imparte un taller de perfumería, que el ser humano «perdió su olfato» cuando pasó de «hombre cazador» a formar parte de la sociedad agraria y este sentido «dejó de ser imprescindible para la subsistencia».

Sin embargo, también cree que la cultura olfativa «está viviendo un renacimiento» en los últimos años y que, en general, la sociedad está experimentando «una contrarreacción a la desconexión de los sentidos».Boyd aseguró que esta reacción «ha aparecido claramente» en ámbitos como la gastronomía y apuntó que, en el caso de la perfumería, aunque «aún está por detrás», ha habido «avances significativos».

 


En este sentido, destacó el auge de los perfumes «niche», una alternativa a la producción en masa para aquellos clientes que buscan una fragancia «especial o incluso personal» con una gama limitada de ventas.El perfumista, que ha lanzado su propia línea de productos en el mercado, señaló que «lucha» a fin de que este fenómeno se produzca en las perfumerías convencionales, «para conseguir que los compradores puedan encontrar el perfume idóneo para cada persona».

Un perfumista dice que las personas se están convirtiendo en "autistas sensoriales"
De hecho, Boyd ha investigado la correlación entre el olor y la personalidad de las mujeres y ha creado 14 arquetipos de familias de olores correspondientes a diversos caracteres.


Sobre las más de 3.500 entrevistas realizadas a mujeres españolas, Boyd indicó que, por ejemplo, el perfume de una mujer hogareña se basa en la rosa, el de una moderna en la hoja de té y el de una romántica en la violeta.