Saltar al contenido

Cataratas de Iguazú

Las Cataratas de Iguazú son sin duda uno de los atractivos turísticos más visitados de Argentina y más famosos del mundo. Fue declarada una de las 7 Maravillas Naturales del Mundo por su majestuosidad.

Las Cataratas están ubicadas en la provincia de Misiones, en el norte argentino, dentro del Parque Nacional Iguazú y a 20 kilómetros de la localidad Puerto Iguazú. El río que forma este majestuoso lugar tiene el mismo nombre que las cataratas y nace en Brasil, en el estado de Paraná. Este río hace un extenso recorrido de más de 1.200 kilómetros absorbiendo el agua de los afluentes que están por su camino hasta desembocar en la gran falla geológica que crea una grieta en la llanura.

El camino del río se va complejizando con el correr de los kilómetros. Empieza con un circuito tranquilo y de a poco se van presentando pequeños saltos hasta terminar en una gigantesca caída de 80 metros llamada la Garganta del Diablo, la más famosa de las Cataratas de Iguazú. El sonido de la caída de agua es constantemente estruendosa, prácticamente no se puede sostener una charla mientras se está en esta zona.

Iguazú es una palabra del idioma guaraní que en su traducción al castellano significa “Aguas grandes”. Esta maravilla natural fue descubierta en el año 1.541 por una expedición de europeos encabezada por Alvar Núñez Cabeza de Vaca.

Pero tuvieron que pasar más de 400 años para que se declarara patrimonio natural de la humanidad por parte de la UNESCO en 1984. En tanto, en 2011 le llegó la gran condecoración al ser declarada  una de las 7 Maravillas Naturales del Mundo.

Existen muchas leyendas en torno a la formación de las cataratas, pero una de las más famosas trata sobre una serpiente gigante, llamada “Boi” que vivía en el río. Era tan feroz que las comunidades aborígenes le entregan como ofrenda a una doncella por año a la cual tiraban al río. Pero una vez, un guaraní rompió la costumbre y secuestró a la mujer para salvarla. Boi se enteró de esta actitud y con su cuerpo encorvado sacudió el río de tal forma que lo partió creando las cataratas que se conocen actualmente y separando a la pareja de indígenas.

¿Dónde están las Cataratas de Iguazú?

Esta maravilla natural está en la frontera de Argentina (provincia de Misiones) y Brasil, en el Parque Natural Iguazú, que es un área protegida, al igual que su equivalente en Brasil, el Parque Nacional do Iguaçu en el estado de Paraná.

Si se desea visitar las cataratas completas hay que estar en los países. Es muy recomendable hacer esto ya que desde ambas zonas se tienen vistas impresionantes. Al ser uno de los sitios más visitados del mundo no hay que preocuparse por el cruce de la frontera ya que puede pasarse de un país a otro sin mucha burocracia.

¿Cómo llegar a esta maravilla natural?

La forma de llegar a las Cataratas depende del país en el que se encuentre ya que existen dos ciudades muy cercanas. En el lado argentina está Puerto Iguazú y en Brasil Foz do Iguaçu.

No hay vuelos internacionales que lleguen directo a estas ciudades. Si, por ejemplo, viene de España, deberá ir hasta Buenos Aires, donde paran todos los vuelos internacionales y desde ahí ir hasta las Cataratas. O sino haciendo escala en una ciudad brasileña para arribar a Foz de Iguazú.

La distancia desde Buenos Aires hasta Puerto Iguazú es de 1.300 kilómetros, por lo que, al llegar a la capital argentina, puede pasar unos días allí y viajar en un vuelo o interno o en un colectivo.

Si por el contrario viajas a Iguazú desde algún punto de Sudamérica, podrás encontrar vuelos directos hasta los Aeropuertos Internacionales, tanto de Puerto Iguazú como de Foz do Iguaçu.

¿Cuál es la mejor época para visitar las Cataratas?

La zona donde están ubicadas las Cataratas de Iguazú es bosque tropical y tales características hacen que haya dos estaciones en el año: verano e invierno. El primero va de octubre a marzo y es una época caliente y húmeda donde la temperatura puede ir de los 20 a 33 grados. En tanto, el invierno va de mayo a septiembre y es más bien seca y fresca con temperaturas que oscilan entre los 10 y los 25 grados.

Al tener siempre una temperatura agradable se puede viajar en cualquier época del año. Lo concreto es que llueve casi todo el año pero, mientras más lluvia más caudal. Si se tiene que elegir un mes del año como el más conveniente, sería septiembre porque es temporada baja y no hay tanta lluvia. Además los precios de los productos son más económicos. No obstante, las Cataratas lo esperan en cualquier mes del año.

¿Dónde hospedarse?

Los mejores lugares son las dos ciudades más cercanas ya que viven del turismo. Puerto Iguazú (Argentina) y Foz de Iguazú (Brasil).

Puerto Iguazú: es una ciudad de casi 40 mil habitantes a 20 kilómetros de las cataratas. Su ubicación es estratégica también porque está cerca del Hito a las 3 Fronteras (Brasil, Paraguay y Argentina). Es una localidad barata, segura y cómoda. Hay una amplia variedad de opciones de turismo selvático también por si su viaje es de bajo presupuesto.

Foz do Iguazú: es una ciudad mucho más grande ya que tiene 260 mil habitantes y es considerada en Brasil una de las ciudades más multiculturales. Está a 30 kilómetros de las cataratas. También está cerca de la Triple Frontera y la Represa de Itaipú.

¿Cómo visitar las Cataratas de Iguazú?

La frontera natural entre Argentina y Brasil es el río Iguazú y lo mínimo para visitar ambos lados es de dos días completos. En ambos lados existen pasarelas perfectamente colocadas para adentrarte al máximo en el encanto natural de la zona, disfrutando de diferentes perspectivas de todos los saltos de las Cataratas.

El orden es el mismo en cuanto al recorrido. Se inicia en la zona norte la caminata entre la flora y la fauna autóctona, pasando por miradores naturales hasta llegar al último destino, la Garganta del Diablo.

La Garganta del Diablo, es el primer salto que vierte agua al río Iguazú. Es también el más espectacular de todos y se trata de una cascada en forma de U, con más de 80 metros de altura. La fuerza con la que cae el agua es tal, que crea una nube de gotas que salpican y no dejan ver el fondo. La característica más impresionante es el sonido ensordecedor que produce su caída.

Lado argentino

La mayoría de los paseos y de los saltos (275 en total, un 80%), se encuentran en Argentina. Se puede llegar fácilmente en bus o taxi, se paga la entrada al llegar y se pueden realizar los siguientes recorridos:

  • Recorrido Inferior
  • Isla de San Martín (solo se abre cuando el río lo permite, pues se accede en lancha).
  • Recorrido Superior
  • Tren de la Selva.

Todos los recorridos son optativos aunque cada uno tiene unas panorámicas distintas pero llevan hasta la Garganta del Diablo, un espectáculo incomparable.

Lado brasileño

Desde Argentina todo el tiempo salen colectivos con turistas rumbo a Brasil. Sólo hay que tener el pasaporte a mano. En la entrada al parque se paga el ticket y se toma un bus en dirección al inicio del sendero.

El sendero es más pequeño pero se puede contemplar todo el lado argentino por lo cual las vistas panorámicas son más espectaculares. Se puede contemplar también la Garganta del Diablo y comprar suvenires muy cerca del lugar.

Muchos turistas preguntan cuál es el mejor lado para visitar las cataratas. Lo cierto es que el 80% de las mismas están en Argentina pero la mejor panorámica de este paisaje está del lado brasileño. Por lo cual, debe intentar ir a los dos lados.

El precio de la entrada incluye todos los recorridos pero los servicios extras como excursiones, safaris, avistamiento de aves, canoa, trekking tiene un costo extra.

¿Qué llevar a las cataratas?

Considerando que es una zona de selva tropical, lo que no puede faltar en su mochila es:

  • Ropa cómoda, transpirable y fresca. Va a mojarse mucho, pero lo agradecerá por la temperatura que hay.
  • Calzado cómodo para poder caminar todo el día, sobre todo el día que esté en las Cataratas por el lado argentino.
  • Lentes de sol y protección solar.
  • Repelente de mosquitos.
  • Agua y comida. Hay zonas de merenderos donde podrá hacer las pausas que necesite en el camino. Hay restaurantes pero muy costosos.

Consejos para visitar las Cataratas de Iguazú

  • Procure disfrutar de la naturaleza salvaje y libre. Podrá contemplar a especies autóctonas tales como los coatíes, tucanes, monos, tortugas y garzas. Preste atención a los coatíes ya que son muy astutos para robarle al turista, especialmente la comida. Observará muchos carteles que prohíben claramente no darles alimentos ya que pueden ser peligrosos pese a su aspecto simpático.
  • Inicie los recorridos temprano ya que los mismos cierran a las 17 o máximo 18 horas, según la temporada. También para evitar las horas de mayor calor lo mejor es comenzar temprano en la mañana.
  • Reserva algún día extra para tu visita. La principal duda de los viajeros es cuántos días estar en las Cataratas del Iguazú. Se puede hacer en dos días, visitando los dos lados, pero siempre es bueno tener un día más por cualquier inconveniente, como por ejemplo la lluvia.

Estos tips aplican por si viaja con una agencia o tour, o si lo hace de manera particular. La zona está muy bien preparada para ser visitada en cualquier época del año por cuenta propia y son accesibles a todo tipo de público; familias, niños y personas más mayores.

Recorriendo las pasarelas

Se pueden contemplar más de 270 saltos a lo largo de los acantilados e islotes, repartidos en la media luna que forma este accidente geográfico.

Desde el Centro de Visitantes, los senderos pueden recorrerse a pie o puede optarse por utilizar un tren a combustión de gas. Los circuitos para apreciar las cataratas son el inferior y el superior.

Por el Circuito Inferior se llega a la base de los saltos, y la fuerza del agua transformada en rocío o vapor termina mojando a los visitantes. La experiencia es única. También desde este circuito se puede tomar un bote con destino a la isla San Martín.

En el Circuito Superior, el paseo es más sedentario. Vistas panorámicas desde las pasarelas y los miradores hacen de la estadía una vivencia inolvidable.

A los largo de la visita se pueden conocer los siguientes saltos: Salto Floriano, Salto Deodoro, Salto Benjamín Constant, Salto Unión, Salto Escondido, Salto Mitre, Salto Belgrano, Salto Rivadavia, Salto Tres Mosqueteros, Salto Dos Mosqueteros, Salto San Martín, Salto Adán y Eva, Salto Bozzetti, Salto Ramírez, Salto Chico, Salto Dos Hermanos y Salto Alvar Nuñez entre otros.

Dentro del recorrido, saliendo de la estación Cataratas, se llega a la pasarela que atraviesa el río superior. Luego de caminar por ella arribamos al borde del balcón de la Garganta del Diablo, el salto de agua más grande de todos. Se puede uno sentir muy pequeño ante tanta inmensidad y no importante cuántas fotografías tome, es difícil capturar la grandeza de este lugar y las sensaciones de la experiencia. El caudal es tan grande y su densidad tan vertiginosa, que uno se siente vulnerable frente a este particular escenario.

Aventura salvaje

Dentro de los atractivos del Parque Nacional Iguazú, y para quienes disfrutan del turismo aventura, se puede acceder a una serie de recorridos un poco más activos.

Más allá de los saltos y cascadas ya mencionadas, la selva que contiene a las Cataratas de Iguazú propone varias alternativas. Un entorno más húmedo y un poco más fresco hace que sea propicio para el desarrollo y crecimiento de una amplia variedad de flora y fauna. El equilibrio natural hace que haya una alta cantidad de alimentos, y en consecuencia la fauna es también muy variada. Casi 500 especies de aves, alrededor de 80 de mamíferos, una gran variedad de reptiles, peces, insectos y mariposas habitan este ecosistema.

A pocos metros del centro de investigaciones se encuentra el Sendero MACUCO, es una peatonal por la que se puede uno introducir en la espesa selva. Tiene una extensión de unos 3 kilómetros con diversos grados de dificultad. La caminata se puede hacer en forma particular y demanda unas 2 horas. Al final del sendero nos encontraremos con el salto Arrechea.

También se puede hacer un recorrido en 4×4 recorreremos unos 8 kilómetros dentro de la selva, para llegar a orillas del río inferior.

Otra actividad es embarcarse en uno de los gomones que hay en costa para remontar el río sorteando los rápidos hasta llegar al pie de los saltos y de esta forma hacer el llamado “bautismo” en las Cataratas del Iguazú. La proa de estos semdirigidos se acercarán a tal punto de casi meterse adentro de la cortina de las cascadas.

También puede abordarse un gomón a remo en el Iguazú superior, el cual nos permitirá observar más detenidamente la flora y la fauna que forma este delta. Con un poco de suerte podremos avistar tortugas de agua y yacarés asoleándose en la costa.

Iguazú es un entorno muy particular. No en vano Horacio Quiroga se inspiró en estos rincones argentinos para escribir sus «Cuentos de la Selva», muy populares en la literatura escolar adolescente.

No se pierda la oportunidad de conocer una de las 7 Maravillas Naturales del Mundo. Será una experiencia inolvidable.