Saltar al contenido

Brasil

Brasil destino turístico de América

Es el país más grande de América, tiene más de siete mil km. de playa, de ambiente tropical y hogar de uno de los ecosistemas más famosos del mundo, el Amazonas. Brasil, es todo esto y más. Es cultura, historia, mixtura de razas y tiene la singularidad de ser el único que país que habla portugués mientras sus hermanos dialogan en castellano. Su gente es amable y cálida. Sus comidas son coloridas, y tiene megaciudades cosmopolitas y pequeños pueblos en el interior de su extensa geografía. Brasil es uno de los mejores destinos turísticos del mundo.

El clima en este país es una de las cosas que favorece más precisamente para una movida mucho más tranquila, y de fiesta bastante tropical, el sol, el mar y una buena comida siempre serán excelentes acompañantes para una aventura y Brasil nos lo brinda a cabalidad en sus diferentes lugares. En este país, podemos encontrar de todo y es preferido siempre por los turistas por su calidad humana y atención, nos podemos sentir en casa.

Brasil es celebración, alegría y fiesta, es su patrimonio inmaterial. La gente de Brasil amable, cordial y alegre, mucha felicidad hay en Brasil. El calor humano y la extroversión de los brasileños hacen sentir como en casa a cualquier viajero del mundo. A ta punto es importante la celebración que muchos turistas eligen visitar Brasil en fechas festivas más que por sus atractivos turísticos. Un ejemplo de esto es el Carnaval, que es una celebración religiosa-cultural que se lleva a cabo 40 días antes de la Pascua. Las ciudad más relevantes para el carnaval son Río de Janeiro, San Pablo y Vitoria.

Su música, como la bossa nova; su gastronomía típica (como la feijoada); y sus bailes (como la samba), le dan a Brasil un halo único como destino turístico. Su cultura es amplia, hermosa, diversa y llamativa.

¿A dónde ir si vamos a Brasil? La pregunta es muy compleja porque estamos hablando del país más grande de América y de los más extensos del mundo. Sus playas son infinitas y hay en grandes cantidades, algunas son más turísticas y otras más desconocidas. Los platos típicos no son iguales en la costa o el interior del país. Hay ciudades escondidas en el Amazonas y otras que son bañadas por las aguas del mar caribe. Es un poco difícil conocer todo lo que Brasil tiene para mostrar.

Al igual que Argentina, Brasil es un país para visitar solo, en pareja, con amigos o en familia. La variedad de alternativas es incalculable. El clima y la ubicación geográfica del país son perfectas. Se puede arribar a cualquiera de las ciudades grandes desde cualquier destino del mundo. Se puede hacer todo tipo de turismo en Brasil, desde aventuras más extremas o experiencias más tranquilas. Todos los tipos de turismo pueden experimentarse en este gigante país.

A continuación, una pequeña selección con los mejores destinos turísticos de Brasil. Si tiene la posibilidad, debería conocerlos todos.

Manaos, el principal atractivo turístico del Amazonas

Brasil es un país gigantesco que mixtura lo fantástico con lo moderno. Un claro ejemplo de esto es Manaos, una de las ciudad más grandes ubicadas en el corazón del Amazonas. Manaos es garantía de una experiencia inolvidable. Tiene paisajes selváticos increíbles y la ciudad es bastante moderna. Se puede llegar por tierra, avión o barco a este increíble destino turístico.

En Manaos se puede experimentar todo tipo de turismo pero es especialmente un lugar destinado para los amantes de la aventura. La capital del Amazonas tiene de todo y más. Se pueden hacer trekking por la selva, navegar por el río y probar típicos platos de la cultura de la selva. Estar en Manaos es tener un encuentro directo y especial con la naturaleza.

Pero Manaos es también modernidad. No sólo es un lugar para que la naturaleza lo envuelva sino también para, por ejemplo, ir al teatro o escuchar música en un pub, o disfrutar dde cualquiera de sus expresiones artísticas centenarias. Esta mixtura de propuestas convierte a Manaos en el principal atractivo turístico del Amazonas. Manaos es de calles bellas y coloniales, de gente alegre y también de carnaval.

Ir a Manaos es una experiencia única, disfrutar su clima cálida, su arquitectura añeja pero cuidada, sus comidas y saberse rodeado de la selva más famosa del mundo completan el combo.

Brasilia, una joya arquitectónica del siglo XX

Brasil, como Argentina, es tan grande que para ir de una ciudad a otra o de un atractivo turístico a otro hay que recorrer miles de kilómetros. Y esa distancia hay que recorrer para llegar a la capital del país, Brasilia. Es una ciudad muy importante aunque a veces hay desprevenidos que creen que la capital es Río de Janeiro o San Pablo. Brasil, como capital que es, tiene un estilo cosmopolita y alberga a los poderes políticos del gobierno. Brasilia está envuelta por un clima ameno que envuelve al turista en un atmósfera encantada.

Lo más valioso de Brasilia es sin duda su arquitectura. La cultura, la historia y la idiosincrasia de esta ciudad puede reflejarse en cada edificio de Brasilia. Es una joya de la arquitectura del siglo XX. Sus edificaciones no sólo son hermosas sino también muy creativas y vanguardistas. Es un gran destino urbano para visitar. Los nombres detrás de las ingeniosas edificaciones son los arquitectos Oscar Niemeyer y Lucio Costa.

Pese a toda esta información, lo llamativo de Brasilia es que es una ciudad muy joven. Fue construida en 1960 apenas. Y no sólo es una ciudad joven, también fue una ciudad diseñada desde un principio, a diferencia de la mayoría de las ciudades del mundo que van creciendo a medida que la población es más grande.

Esta especial característica arquitectónica le valió a Brasilia el reconocimiento de la UNESCO que la declaró patrimonio cultural de la humanidad, al considerarla un estandarte de la arquitectura y cultura que allí se vive. Si uno de sus deseos es hacer un paseo por la ciudad lo mejor es visitar ciertos sitios emblemáticos, como en el caso del Teatro Nacional Claudio Santorio que en su estructura se puede  ver niveles altos de innovación y vanguardia que nos regala Brasilia

Río de Janeiro, una maravilla turística

Río de Janeiro es la ciudad más importante de Brasil. Es el eje neurálgico de la economía y la industria, junto con Sao Paulo. Pero también es un paraíso para los turistas. Río de Janeiro es quizá la primera ciudad que viene a la memoria cuando hablamos de Brasil. Es una de las mega urbes del país con millones de habitantes en pocos metros cuadrados. Es un centro estratégico y comercial imponente pero que a sus alrededores está llena de paisajes maravillosos para visitar. Ir a Brasil y no conocer Río de Janeiro es como no haber ido.

Si pensamos en la maravilla turística que es Río de Janeiro tenemos que visualizar las playas, lo que hace de este lugar tan paradisiaco es precisamente esto y una de sus mejores playas es Copacabana que es una de las bahías más imponentes de todo el país. En este lugar van muchísimos turistas de todo el mundo a vivir la experiencia Brasil.

Copacabana es un destino turístico muy bueno y podemos hacer muchas cosas, desde sentarnos a admirar el mar, que parece salido de una fotografía profesional, hasta tomar algún trago y relajarnos. Pero si deseamos hacer otro tipo de actividades existen muchísimos paseos en mar, con lanchas y yates para recorrer el mar. La energía que se siente es muy buena y típica de Brasil en todo momento, algo muy tropical.

Y si ya hemos pasado por la playa, Río de Janeiro, no solo es una maravilla turística por su mar, sino también por otros lugares, y no podemos irnos del país sin haber hecho una visita a una de las esculturas más importantes de todo el mundo, y estamos hablando de el Cristo Redentor de Corcovado que además de impresionarnos con la inmensidad que posee, también es uno de los miradores más espectaculares de todos.

Si queremos seguir disfrutando de la vista no podemos dejar de ir también a Pan de Azúcar, que es un atractivo turístico muy visitado, y observar qué tan hermosa es Brasil, pero también montarnos en los teleféricos para tener una vista magnífica. Río de Janeiro, además de ser un destino turístico de maravilla por su cultura posee un aire cosmopolita de primera mano, en el cual podemos tener experiencias artísticas y de comida de alta cocina a nuestra mano cuando queramos.

Búzios, el balneario con encanto tradicional

Brasil se caracteriza por su rica cultura y por la calidez de su gente. Si hay un lugar donde encontrará especialmente todo esto es Búzios. Se trata de una ciudad costera muy tradicional en sus construcciones y se destaca por la excelente energía de sus pobladores. Estas cualidades lo convierten en un destino turístico aclamado. Este balneario es ideal para zambullirse en sus aguas azules y caminar por sus playas de arena blanca. Parece un paisaje irreal o encantado.

Pese a ser valorada por su atractivo tradicional, Búzios es una ciudad más bien cosmopolita en constante desarrollo. Además de sus excelentes aguas, cuenta con una vida nocturna envolvente, numerosos restaurantes de alta cocina con sabores extranjeros y locales, y un gran número de bares y pubs que le ponen música a las noches.

Buzios es una ciudad muy segura. Los viajeros pueden desplazarse por sus calles festivas sin tener algún temor. Decimos que son festivas ya que siempre encontrará alguna actividad lúdica en Búzios: o se maravillará con el encanto del carnaval o se encontrará con recitales a cielo abierto en cualquiera de sus esquinas. Sus playas, su oferta variada de actividades, la tranquilidad y seguridad de la ciudad y su oferta gastronómica convierten a Buzios en un sitio ideal para viajeros enamorados, un grupo de amigos o un paseo en familia.

Olinda, la ciudad colonial mágica de Brasil

Generalmente las ciudades más cosmopolitas de un país son las que más llaman la atención. Y es porque se presupone que se encontrará todo: desde una amplia gastronomía hasta museos, bares, centros arqueológicos o un centro bonito para caminar. Pero en Brasil no debe confundirse. Estas alternativas puede encontrarlas en lugares que no son los más buscados, que son joyas, como Olinda. Si hay algo que el gigante sudamericano tiene son destinos turísticos para disfrutar, descubrir y enamorarse.

Olinda es el resultado de la mixtura entre lo colonial y lo moderno. En sus calles se puede apreciar el arte urbano, que es fantástico, y que entremezcla con la arquitectura colonial de sus construcciones. Este detalle convierte a Olinda en una ciudad mágica y atractiva para los turistas. Olinda es una ciudad antigua pero que conserva muchas de sus edificaciones en el mismo estado que cuando fueron construidas. Pero también hay colores: el azul, verde y naranja se escabullen por toda la ciudad. Son casi los colores insignias de esta ciudad moderna y tradicional. Deje maravillarse por este destino poco concurrido pero muy bello y especial.

Le hemos resaltado que las construcciones son lo más llamativo de Olinda. Por lo cual, le recomendamos especialmente que visite las iglesias de esta ciudad, que conservan casi originales la mayoría de sus estructuras. Lo mágico y colonial de Olinda se aprecia en sus muros y también en su basta gastronomía, casera y con una sazón inconfundible.

Olinda no es una ciudad demasiado grande, en pocos días, como máximo 3, podrá recorrerla completa y haber visitado los atractivos turísticos más relevantes. Olinda es una ciudad que lo hará sentir como en casa, de clima ameno y gente siempre dispuesta a ayudarlo. Anímese a conocer esta joya y que la magia de Olinda lo envuelva.

Recife, un destino turístico de 24 horas los 7 días de la semana

Brasil es un país en el que puede encontrara de todo, pero también es una nación extensa, de miles de kilómetros y que tiene destinos turísticos en todas las latitudes. Viajando muy al norte de Brasil hay una ciudad que está próxima al caribe y donde encontrará fiesta, mucha fiesta. Recife es lo que se dice un destino turístico que está abierto las 24 horas y los 7 días a la semana. Si está buscando fiesta, rumba, noches interminables en un lugar cálido y con playa, entonces Recife es el lugar a donde tiene que ir. Parece que las personas de esta ciudad no descansan nunca y siempre están dispuestas a hacerle pasar un buen momento.

Recibe es para disfrutarla de día y de noches. Mientras el sol alumbra claro en el cielo puede conocer sus playas, tomar un trago y dejarse broncear por el sol. Puede dar paseos en lancha o subirse a un yate. Pero por la noche tiene muchas actividades más para disfrutar. Hay tantos bares, pubs y fiestas que le recomendamos que haga un recorrido por los más importantes y diviértase mucho porque Recibe no descansa y siempre estará atenta a ofrecerle una alternativa a la hora que quiera.

Recife es también una ciudad de contraste ya que es una de las comunidades más antiguas de Brasil pero al mismo tiempo cuenta con múltiples edificios modernos. Recibe es un excelente destino turístico que mezcla en sus calles lo mejor del pasado y del presente. Se maravillará entre sus edificios gigantes y las construcciones pequeñas y coloniales. Entre la playa, la gastronomía y los paisajes urbanos que ofrece, Recibe lo encantará.

Son millones de personas por año las que visitan Recife y la ciudad está preparada para este caudal de personas que llegan de los rincones más distantes del mundo. La oferta hotelera y gastronómica está a la altura de las circunstancias y no se arrepentirá de disfrutar de uno de los destinos turísticos de Brasil más importantes.

Ouro Preto, una ciudad colonial

A lo largo y ancho de Brasil hay excelentes destinos turísticos para conocer, con propuestas para todos los tipos de viajeros y en los que se puede hacer cualquier tipo de turismo. Hay joyas gastronómicas, arquitectónicas, históricas y naturales. Una de las últimas joyas de la que le hablaremos es Ouro Preto, es un excelente destino turístico ya que cuenta con increíbles edificaciones coloniales y con toque barroco, entremezcladas con edificios modernos y cosmopolitas.

Ouro Preto es ideal para los recorridos urbanos, para visitar sus iglesias, museos o para simplemente caminar por sus bellas calles. Cabe destacar que esta ciudad fue declarada patrimonio cultural de la humanidad por parte de la UNESCO en 1980 y este no es su único reconocimiento, también ha sido galardonada múltiples veces por su valor arquitectónico y cultural.

¿Qué podemos comer en Brasil?

Si hay algo que representa a un país es su gastronomía. Detrás de los ingredientes, las preparaciones, y las personas que cocinan, hay historias. Y esas historias no sólo hablan de la comida sino también de la historia y la cultura de un país. A continuación le facilitaremos una lista con los mejores platos típicos de Brasil para que su experiencia en el gigante sudamericano sea totalmente completa.

Acarajé: este es un plato típico que puede encontrarse en las playas de todo el país. Consiste en un pan que se parte a la mitad y es rellenado con crema de gambas y otros productos del mar. El acarajé se puede acompañar con mucho condimentos y cebollas fritas. La base del plato es frita y lo más recomendable es ingerirla entre comidas, si es que está con poco hambre. El acarajé es un plato que representa perfectamente a la nación.

Ximxim de galinha: el siguiente es un plato especial para el almuerzo ya que es bastante contundente y se sirve con mucho arroz. Consiste en un guiso de pollo que se acompaña de gambas o camarones lo que logra mixturar los sabores del mar y la tierra en una propuesta de alta calidad. La comida brasileña se caracteriza por su sazón y gran variedad de condimentos, com por ejemplo el ají, cebolla, dendé, leche de y jugo de limón, que pueden encontrarse en este y otros platos típicos. Tendrá una explosión de sabor en su paladar.

Brigadeiros: No se trata en esta ocasión de una comida salada sino un postre que se sirve en casi todas las fiestas típica y eventos de Brasil. La preparación consiste en una base de trufas de chocolate, cubierta con chispas de chocolate. Es un plato común pero muy, muy delicioso, uno de los postres más representativos de Brasil.

Sarapatel: la base de la gastronomía brasileña incluye a la carne entre sus ingredientes principales. En todas las ciudades del país encontrará parrilladas y platos a base de alguna carne asada o guisada. En el caso del Sarapatel, es una cocción que se hace en salsa de diferentes partes como la asaduras o tripas acompañadas de muchas especies y queda de un color rojo. Este plato es acompañado con arroz.

Feijoada: Otro ingrediente típico de las comidas brasileñas es el frijol. Es la base de muchos platos típicos y en la Feijoada es clave. En el caso de este plato los frijoles son negros y se acompañan con arroz blanco y un guiso de cerdo o pollo bien condimentado. Es de los platos más suculentos y completos, que generalmente se come a la hora del almuerzo en casi todo el país ya que el tiempo de preparación es relativamente corto.

Moqueca: este plato es básicamente un tipo de guiso. Hay que recordar que este tipo de preparación es de las más típicas de la gastronomía brasileña. En el caso de la moqueca, es a base de pescado. Se pueden usar una gran variedad de productos de mar aunque los mas utilizados son los camarones y el mero, que son aderezados con muchas especies, zumo de limón, leche de coco y ajo.

Brasil es un país rico culturalmente, gastronómicamente y naturalmente. Este breve recorrido buscó puntualizar en los atractivos turísticos más relevantes del gigante sudamericano. Brasil tiene múltiples opciones para todos los tipos de turistas que llegan a visitarla. Si disfruta de un tipo de turismo más cultural, natural o tradicional, Brasil tendrá opciones para usted en cualquier sector de su inmensa geografía.

Y recuerde que también Brasil se caracteriza por contar con la gastronomía más autóctona. Degustar alguno de sus platos es una forma de interiorizarse en su cultura, historia y legado. Anímese a probar sabores nuevos y tendrá una experiencia increíble.

Brasil es gigante así que le recomendamos que elija que destinos turísticos va a visitar y arme sus maletas. La experiencia de viajar por Brasil será para usted de lo más gratificante que pueda vivenciar.