Saltar al contenido

Río de Janeiro

Alegría, samba, bossa nova, Ipanema, caipiriña, Pan de Azúcar, Cristo Redentor. Río de Janeiro o “la ciudad maravillosa” son todas estas postales y más. La tierra carioca lo espera con los brazos abiertos, música y atardeceres inolvidables en la playa.

Pero ¿Qué sabe sobre Río de Janeiro? Es uno de los destinos turísticos más atractivos del mundo. Millones de viajeros la visitan al año y su gente amable siempre está atenta a que pase la mejor de las estancias.

En este artículo le contaremos todo lo imprescindible sobre Río de Janeiro, no se arrepentirá de elegirla como su próximo destino para las vacaciones. Lo invitamos a conocer la Ciudad Maravillosa

¿Dónde está Río de Janeiro?

Esta populosa ciudad de más de 6 millones de habitantes está enclavada en la famosa bahía de Guanabara, sobre los territorios de Copacabana e Itaipú.

Geográficamente Río de Janeiro está sobre un terreno llano pero rodeado de montañas  y colinas que están casi encima del océano Atlántico. Aunque le parezca llamativo, la ciudad se erige rodeada de tres grandes piedras, como lo son Piedra Blanca; Piedra de Gericino; Piedra de Tijuca

¿Cómo llegar?

Si llega del extranjero o desde zonas lejanas dentro de Brasil es probable que arribe en un vuelo a la ciudad. Sus primeros pasos en Río los dará en el Aeropuerto Antonio Carlos Jobim, que tiene conexiones con 24 destinos internacionales y 26 nacionales.

El también conocido aeropuerto de Galeão está a 20 kilómetros del centro en la Isla del Gobernador y desde allí existen varias formas de movilizarse a los principales barrios de la ciudad.

Pero no es el único aeropuerto porque también está el Santos Dumont, que es más pequeño y está en pleno centro, muy cerca del Parque do Flamengo.

A modo de ejemplo, para que considere entre los costos, desde el aeropuerto Santos Dumont hasta Copacabana un taxi puede costarle R$60 en los taxis especiales y RS$30 en los taxis amarillos. También puede tomar un autobús o caminar hasta la estación de metro Cinelandia a un kilómetro de distancia.

Por tierra

Pero puede llegar por tierra desde distintas ciudades de Brasil e incluso desde países limítrofes. Lo aconsejable es que, llegando en autobús a Río, tome un taxi hasta su hotel o hospedaje. Preste atención que también puede tomar un colectivo que quizá lo deje cerca de su destino. Considere que Río de Janeiro es una ciudad muy grande.

Por mar

Sí, también por mar. Muchos cruceros llegan desde distintos puertos del mundo hacia el de Río de Janeiro. Hay empresas que ofrecen un recorrido por las costas de Brasil e incluyen a Río entre sus destinos.

¿Cuál es la mejor época para viajar?

Los meses que van de mayo a octubre, o sea en invierno, son el mejor momento para visitar Río de Janeiro. Las temperaturas son muy agradables, casi no llueve y no es temporada alta. Puede recorrer la ciudad y las playas con mucha tranquilidad, nadar con poca gente y conocer el movimiento nocturno in ir muy abrigado.

Pero, si desea exclusivamente descubrir el carnaval de Río de Janeiro deberá soportar un clima más bien húmedo con mucho calor. Pero vale la pena ya que es uno de los mejores espectáculos que pueda disfrutar. Este tipo de clima se mantiene desde diciembre hasta marzo.

Al ser una ciudad costera no hay altura y la temperatura es calidad. Pero cerca de las montañas la temperatura puede descender algunos grados y tenga en cuenta que el Cristo Redentor está a más de 700 msnm, en la cima del Corcovado.

¿Qué hacer?

La Ciudad Maravillosa tiene muchísimo por mostrar a los viajeros así que aquí le dejamos algunos detalles con los atractivos más importantes de los que puede disfrutar durante su estancia en esta hermosa ciudad de Brasil.

Cristo Redentor del Corcovado

Es la posta del Río de Janeiro, el atractivo turístico por excelencia. Es la construcción de estilo Art Decó más conocida del mundo y desde el 2007 forma parte de las 7 Maravillas del Mundo Moderno.

El Cristo Redentor mide 30 metros de alto y pesa 1200 toneladas. Se ubica en la cima del cerro Corcovado, dentro del Parque Nacional de Tijuca. Es tan imponente que casi puede contemplarse desde cualquier punto de la ciudad.

Tomarse la foto en el Cristo Redentor es la prueba máxima de que estuvo en Río de Janeiro. Le recomendamos no ir el fin de semana porque está realmente lleno de gente. Puede contratar un city tour ya que todos lo llevarán hasta este majestuoso lugar.

Pan de Azúcar

La mejor postal panorámica de la ciudad de Río la tendrá en la cima del Pan de Azúcar, en la entrada de la Bahía de Guanabara. El Pan de Azúcar es una piedra gigante de granito, que casi no tiene vegetación y que se erige sobre la bahía imponentemente. Su altura es de 396 metros y aunque no es el morro más alto, sí se pueden obtener preciosas postales desde su cima.

Hay dos teorías respecto al nombre que recibió este lugar. Por un lado, se cree que fue obra de los portugueses que comparan la forma de este lugar con los “pãos de açúcar” (panes de azúcar), unos bloques de azúcar de forma cónica, hechos de esta manera para transportar más cómodamente este producto a Europa desde Brasil, luego de procesada la caña de azúcar.

La otra teoría hace referencia a la palabra indígena “Pau-nh-açuquã”, que en la lengua Tupi de los indios Tamoios (primitivos habitantes de la Bahía de Guanabara) significa cerro alto, aislado y puntiagudo. Otros nombres que tiene son: “Pot de Beurre” o “Pot de Sucre”, nombres que fueron dados por los primeros colonos franceses, y “Pão de Sucar” o “Pão de Assucar”, en portugués antiguo.

Puede subir al Pan de Azúcar en el famoso teleférico, que fue construido en 1912, su primer tramo. Este teleférico fue el primero de Brasil y el tercero del mundo. En la actualidad, los teleféricos están divididos en tramos que duran 3 minutos y desde los cuales se puede tener una vista 360º de paisajes increíbles.

En una de los tramos donde puede parar está la casa del famoso cantante Roberto Carlos, en el barrio de Urca. En este sector hay un mirador que, quizá tenga una mejor vista de la ciudad y la bahía ya que está menos alto que la cima del Pan de Azúcar.

Le recomendamos que visite el Pan de Azúcar tanto de día como en la noche ya que en ambas ocasiones puede tener una vista espectacular del paisaje, como nunca se lo ha imaginado.

Catedral de Río de Janeiro

O Catedral de São Sebastião do Rio de Janeiro, o simplemente Catedral Metropolitana, sorprende por su monumental construcción en forma piramidal e impresiona por sus vitrales que producen un efecto de luz fascinante.

Aunque parezca llamativo, la catedral de Río recién comenzó a construirse en el año 1964 y está ubicada en el centro neurálgico financiero de la ciudad y se puede contemplar casi desde cualquier mirador de la ciudad. Su altura es de 75 metros por 106 metros de diámetro externo y 96 metros de diámetro interno. Tiene cuatro vitrales impresionantes que miden 64,50 x 17,80 x 9,60 metros cada uno. Este magnífico edificio tiene una capacidad para 20.000 personas de pie o 5.000 sentadas.

En la parte superior de la catedral hay una imponente cruz transparente que se puede contemplar desde la base. Otro detalle artístico son la cantidad de obras que hay dentro de catedral: la puerta principal está decorada en bronca; hay escultoras y pinturas de Humberto Cozzo; y los grandes candelabros de la Capilla del Santísimo Sacramento de Nicola Zanotto. Y una obra que destaca es la escultura en bronca del Papa Juan Pablo II, en el jardín frente a la puerta principal.

Museo de Arte Sacro

Está en el sótano de la Catedral de Río de Janeiro. Contiene innumerable cantidad de obras de gran valor histórico-religioso.

Entre las piezas más destacadas de este museo se encuentran la pila bautismal usada para el bautizo de los príncipes de la familia real, el trono de Don Pedro II, último emperador de Brasil y la Rosa de Oro regalada por el Papa León XIII a la princesa Isabel para celebrar la abolición de la esclavitud en el país. El museo Sacro se puede visitar de miércoles a domingo.

Estadio Maracaná

El estadio Maracaná no es sólo un único reconocido en Brasil sino también a nivel mundial. Es un templo del fútbol, la gran pasión de los brasileños. Jugar y ganar en este estadio es el sueño de todos los equipos de fútbol. Por el verde césped del Maracaná han pasado Pelé, Ronaldo y Maradona, pero también grandes figuras mundiales como Paul McCartney, Frank Sinatra, Madonna, The Rolling Stone y Roberto Carlos, entre otros.

El Maracaná fue construido específicamente para el mundial del ’50. Desde entonces y por 40 años el Maracaná tuvo capacidad para 200.000 personas, un record peligroso. Tras una tragedia durante el partido de Flamengo-Botafogo ocurrida en 1992 el Maracaná fue remodelado para acoger a un máximo de 130.000 personas.

Pero todavía seguía siendo grande así que, tras recomendaciones de la FIFA para el mundial 2014, se redujo la capacidad a un máximo de 80 mil personas pero más moderno y cómodo. Actualmente puede recorrerlo con un tour que lo llevará por todos los rincones de esta joya del fútbol brasileño. Entrar al Maracaná es una experiencia conmovedora, años de historia del fútbol mundial han pasado por su verde césped. No puede perderse de este atractivo.

Playa de Ipanema

Esta playa es mundialmente conocida por su belleza paradisíaca y por la canción que inmortalizaron Tom Jobim y Vinicius de Morais cuando crearon “Garota de Ipanema” (Chica de Ipanema). La playa está ubicada al sur de la ciudad y es una de las más hermosas de Brasil por sus arenas blancas y la vista del mar.

Es un lugar ideal para practicar deportes o solamente para caminar. Por el aniversario de 20 años de la muerte de Tom Jobim, se creó un paseo y una estatua en su nombre. Tom Jobim es uno de los personajes más queridos y respetados por los cariocas.

La playa de Ipanema colinda con la Copacabana y está repleta de canchas de fútbol, vóley y futevóley y máquinas para hacer gimnasia y musculación. Es una de las playas preferidas por los locales.

Es un sitio perfecto para tomar sol, descansar y contemplar el paisaje. Disfrute de este lugar, de la gente alegre, de la comida en la playa y de la vista a los mejores hoteles de Río, apostados al costado de Ipanema.

Playa de Copacabana

Copacabana es una de las playas más famosas de Brasil. Su paisaje es bastante particular porque está rodeada de montañas con tupida vegetación y uno de los lugares más icónicos que tiene es la famosa Orla de Copacabana un paseo diseñado por el arquitecto y paisajista brasileño Roberto Burle Marx.

Copacabana tuvo su mejor época en las décadas del 40 y del 50, cuando era el punto de encuentro de las familias más adineradas de la ciudad pero sigue deslumbrando con su historia, su paisaje y su oferta gastronómica. Copacabana es el lugar donde muchos llegan a hacer ejercicio y practicar algún deporte como bicicleta, fútbol, futevóley y, en sus límites, surf.

De noche, la playa se ilumina de punta a punta y es sinónimo de fiesta, música en vivo y caipiriña. Pero también es el hogar de grandes espectáculos como Reveillón, fiesta de fuegos artificiales y música para recibir el Año Nuevo. Los Rolling Stone, Lenny Kravitz o Rod Stewart son sólo algunos de los grandes músicos que llenaron Copacabana en sus recitales.

Copacabana es un lugar icónico, ideal para conocer, relajarse y disfrutar de la arena, el sol y el mar.

Escalera de Selarón

Ubicada en el barrio de Santa Teresa, muy cerca del convento del mismo nombre, la Escalera de Selarón es famosa a nivel mundial. Se hizo muy conocida por su decoración, llamativa, a cargo del artista plástico chileno Jorge Selarón, quien lo diseñó en 1990, pero está constantemente renovándose.

Justamente su autor la denomina como una obra «viva y mutante» de 125 metros y 215 peldaños. Es una escalera totalmente revestida en cerámica de distintos colores, tamaños y formas.

Confitería Colombo

La Confitería Colombo es uno de los puntos turísticos más famosos del centro de Río. Hace poco tiempo fue elegida entre los 10 cafés más bellos del mundo pero es muy antigua, fue fundada en 1894 por inmigrantes portugueses.

La arquitectura de este lugar es una fiel representación y una huella de lo que fue la Belle Époque. Todo, absolutamente todo es una obra de arte, desde la decoración hasta las sillas y las mesas.

En más de un siglo de vida grandes personalidades de Brasil han pasado por este café y justamente, este es el capital de la Confitería Colombo.

Jardín Botánico

Es uno de los más importantes del planeta ya que cuenta con más de 6000 plantas de todo tipo y fue declarado Patrimonio Histórico Nacional. Hay visitas guiadas cada día y en su interior posee una bonita laguna, parques y una galería de palmeras imperiales.

El Jardín Botánico está en las inmediaciones de la laguna Rodrigo de Freitas y constituye un pulmón verde fundamental de Río de Janeiro. Se lo puede visitar todos los días salvo Navidad y Año Nueva. Se puede llegar en colectivo o metro. Es un lugar para disfrutar.

Museo Histórico Nacional

El Museo Histórico Nacional de Brasil está en el corazón del centro histórico de Río de Janeiro, Brasil. Fue creado hace casi 100 años, en 1922 y ostenta más de 287.000 piezas, entre las cuales se encuentra la mayor colección numismática de América Latina. El complejo arquitectónico que cobija al museo tiene su origen en la construcción del Fuerte Santiago, uno de los lugares estratégicos para la defensa de la ciudad de Río de Janeiro.

¿Qué comer?

La gastronomía de Río de Janeiro, como muchos platos de Brasil, son el resultado de la mezcla de recetas locales con ingredientes traídos durante la época de la colonia. Las recetas se caracterizan por la mixtura de las raíces africanas, locales y portuguesas. A continuación le contaremos algunos de los mejores platos que no debe dejar de probar durante su visita a Río de Janeiro.

  • Açai: es una baya amazónica que tiene sabor a mora con un leve gusto a cacao, muy popular en los últimos años. El Açai es el típico desayuno ligero de los cariocas. Un plato de Açai se puede combinar con frutas y granola. Es un alimento que lo llenará de energía.
  • Pastéis: es un plato muy parecido a la empanada, con un aroma muy seductor. Los pastéis son pequeños pasteles fritos crujientes y rellenos distintas propuestas. Puede encontrarlos de carne molida con huevo y aceitunas hasta Nutella con albaricoques y nueces.
  • Churrasco: Brasil es un país reconocido mundialmente por sus carnes, es por eso que el típico churrasco no puede faltar en la lista. Hay churrascarias en todo Río de Janeiro, son templos de la carne que disfrutará de visitarlos. Este plato es la mixtura de costumbres brasileñas con mediterráneas. Este plato le encantará.
  • Feijoada: el plato más tradicional de Río de Janeiro por excelencia. Es una receta a base de guiso de frijol cocinado con varios cortes baratos de carne. Es un plato antiguo y muy popular entre los sectores menos pudientes de Brasil. Pero hoy es muy popular y no distingue clases sociales ya que es el plato nacional.
  • Caipiriña: y si hablamos de lo típico de Río no puede faltar la caipiriña, el cóctel nacional de Brasil. Es una bebida que mezcla simplemente azúcar, lima y cachaça, (una bebida alcohólica muy fuerte, similar al ron). Encontrará caipiriña en todos lados. En cada playa de Río hay bármanes móviles vendiendo caipiriña. Sólo debe recostarse en la arena y escuchar el sonido de las olas mientras disfruta su trago.

Con toda esta información sólo le queda armar su maleta y embarcarse a una aventura por Río de Janeiro. No se arrepentirá de conocer una de las ciudades más alegres del mundo, la Ciudad Maravillosa lo está esperando