Saltar al contenido

Salvador de Bahía

Salvador de Bahía es una de las ciudades más importantes de Brasil. No sólo es conocida por sus numerosas playas y centro histórico, fue también la primera capital de Brasil durante la época de la colonia.

¿Cómo llegar? ¿Qué hacer? ¿Cuáles son sus mejores playas? ¿Por qué es tan elegida por miles de turistas del mundo? En este post le contaremos todo sobre San Salvador de la Bahía de Todos los Santos, o simplemente Salvador de Bahía.​

¿Dónde está Salvador de Bahía?

Ubicada en la microrregión de Salvador, la ciudad es una metrópoli regional con casi 3 millones de habitantes, lo que la convierte en la ciudad más poblada del noreste de Brasil. Es la capital del estado y el centro económico más importante. Se destaca por su puerto exportador y por ser un centro industrial, administrativo y turístico.

En el pasado, Salvador era solamente llamada Bahía y tiene varios apodos como “Capital de la Alegría” (en portugués Capital da alegría debido a los enormes festejos populares), y Roma Negra, por ser considerada la metrópoli con el mayor porcentaje de negros localizada fuera de África.

¿Cómo llegar?

Al ser una ciudad muy desarrollada, especialmente en el turismo, cuenta con toda la infraestructura de transporte necesaria para que los viajeros puedan llegar por diversas vías y movilizarse dentro de ella cómodamente.

Por la distancia a la que está de las grandes ciudades de Brasil la vía más utilizada es la aérea ya sea si se viaja desde el interior del país o del extranjero. Se puede llegar a Bahía sin hacer escala en otras ciudades brasileñas, dependiendo del lugar desde donde viaje.

El aeropuerto está bastante lejos de la ciudad, a 28 kilómetros, por eso la mejor opción para movilizarse es en autobús por ser económicos y por la frecuencia con la que circulan. Si desea moverse con más independencia puede alquilar un automóvil.

Otra forma para arribar a Salvador es en barco, aprovechando el gran puerto de la ciudad para navegar en una embarcación privada o en excursiones. La gran mayoría de los turistas que llegan por mar lo hacen a través de cruceros que también recorren otras playas e islas bahianas.

También es posible llegar a Salvador por medio de ómnibus de larga distancia, que arriban desde casi cualquier punto de Brasil.

El transporte en Salvador de Bahía

El medio de transporte público más utilizado en Salvador es el autobús. La cantidad de líneas cubren toda la ciudad, son económicos y tienen una importante frecuencia. Hay ómnibus comunes y ejecutivos, estos últimos con más comodidades. Otra alternativa para recorrer la ciudad es por medio del circuito turístico de los tour bus. De esta manera conocerá los puntos más importantes de la ciudad.

Pero, la ciudad es muy tranquila por lo cual se puede recorrer a pie. Necesitará movilidad si se traslada a conocer la región, lejos del centro.

Mejor época para visitar

El clima en Salvador es muy agradable, es cálido y húmedo con altas temperaturas pero que varían poco. Al estar muy cerca del océano, los vientos del mar influyen en que el clima sea tropical y no haya sensaciones térmicas extremas. El buen clima se combina con la cantidad de horas de sol que hay por lo que se puede disfrutar de la playa y de diversas actividades al aire libre.

En verano, de diciembre a marzo, las temperaturas son muy altas y el promedio es de 30º. Justamente en ésta época es cuando hay más turismo (nacional e internacional) y es cuando se desarrollan las principales celebraciones de la ciudad. De todas maneras, esta ciudad es tan turística que no es posible determinar si hay una temporada baja. Incluso, en julio hay 20º por lo que es ideal para visitar la ciudad.

El verano es considerado la estación seca mientras que mayo y junio son los meses con mayores precipitaciones. Y tranquilo, aunque sea una región tropical, Salvador no registra ni ciclones ni tornados.

Fiestas típicas

Los meses de verano también son elegidos por la cantidad de celebraciones que hay, como la fiesta de fin de año. Y febrero es el mes por excelencia para visitar Bahía ya que es la época del carnaval y fiestas tradicionales como la de Iemanjá (el día 2) que son multitudinarias.

Si gusta de la vida nocturna y las fiestas, entonces elija los meses de la temporada alta. Y si prefiere vacaciones más tranquilas porque busca un ambiente más pacífico entonces Bahía es un sitio ideal el resto del año, excepto por julio, cuando son las vacaciones escolares en Brasil. Una festividad que se destaca en este mes son las coloridas “Fiestas Juninas”, realizadas en honor a San Antonio, San Juan y San Pedro. Cada dos de julio se celebra la Fiesta de la Independencia de Bahía, tanto en Salvador como en otras ciudades del Estado, con desfiles liderados por los emblemáticos “caboclos”, figuras de la defensa brasileña ante los portugueses.

Otras festividades de interés, vinculadas a lo religioso, son el día de San Cosme y San Damián, el 27 de setiembre; la celebración de Nuestra Señora de la Concepción (del 29 de noviembre al 8 de diciembre); el día de Santa Bárbara (4 de diciembre) y el de Santa Lucía (13 de diciembre).

No importa cuando elija visitar Bahía, siempre encontrará una ciudad alegre y festiva con los brazos abiertos para que su estancia sea inolvidable.

Las mejores playas de Brasil

¿Cómo no hacer un apartado especial sólo para hablar de las Playas de Salvador? Sin duda son el gran atractivo de esta ciudad. La ciudad ostenta 50 kilómetros de costa transparente. Por un lado, las playas de la Ciudad Baja están bañadas por la extensa Bahía de Todos los Santos, mientras que las playas de la Ciudad Alta son bañadas por las aguas del Océano Atlántico.

Cada playa tiene sus particulares, su geografía y la posibilidad de hacer ciertas actividades deportivas y culturales. A continuación le contaremos detalles de las mejores playas de Bahía, delas mejores de Brasil.

  • La Isla de Itaparica: en este lugar se puede hacer un paseo en barco y deslumbrarse con las joyas coloniales incrustadas en una naturaleza paradisíaca. Itaparica y Vera Cruz son los dos municipios que hay en la isla. En este sitio hay aguas curativas y fantásticos arrecifes de coral que convierten a las costas de Itaparica en uno de los destinos favoritos para una excursión desde Salvador de Bahía.
  • Porto da Barra: es la única playa de la Ciudad Alta situada sobre la Bahía de Todos los Santos y famosa por sus atardeceres de ensueño. Poder contemplar la puesta de sol es un espectáculo algo inusual en la costa de Brasil por su ubicación, pero la forma de la bahía permite disfrutar los exuberantes colores del ocaso, por lo cual es una de las playas más concurridas y equipada de numerosos servicios. Y un dato histórico, estas playas fueron el primer lugar donde se asentaron los colonizadores europeos.
  • Farol da Barra: esta playa está en Porto de Barra y es famosa por el farol que está en la Fortaleza de San Antonio, construido en el siglo XVII. Es un escenario perfecto para la práctica del surf por el tipo de oleaje que hay.
  • Amaralina: se ubica en el barrio de homónimo nombre. Es una playa tradicional que se caracteriza por las algas que hay sobre el agua y le dan un color distintivo.
  • Playa de Ondina: esta playa tiene la particularidad de que el mar cambia de sereno a bravo según la marea. También es un buen escenario para la práctica del surf. Se la llama «Praia da Sereia».
  • Pituba: está entre las playas más largas del norte de Salvador y tiene unas excelentes olas para surfear. Está a sólo 10 kilómetros del centro. En el comienzo de la playa se vende el tradicional acarajé y agua de coco, entre otras delicias.
  • Praia do Jardim dos Namorados: está próxima a la anterior y se encuentra rodeada de parques. Los fines de semana hay una importante feria de artesanos pero no es una playa apta para baños, sino más bien para la pesca y el surf.
  • Playa de Itapuã: esta fabulosa playa sirvió de inspiración para algunas composiciones de los grandes artistas Vinicius de Moraes, Dorival Caymmi y Caetano Veloso. Esperar el atardecer en los bares que están cerca del faro de Itapuã es una postal increíble que debe acompañarse con una buena cerveza helada. Aquí puede probar los bocadillos de Cira, hechos de acarajé. De día es un sitio increíble, un escenario natural surrealista aunque no es muy seguro durante la noche, preste atención. A continuación está la playa de Stella Maris, justo al lado y que se distingue por sus corales y palmeras sobre la costa.
  • Flamengo: Está lejos del centro y se diferencia del resto de las playas por permitir un contacto más profundo con la naturaleza ya que no muestra cualidades urbanas. Está al norte Salvador, junto a Lauro de Freitas, es la última playa en esta dirección.
  • Praia do Forte: es una playa paradisíaca que combina paisajes naturales muy bellos con la peculiaridad de una pequeña aldea de pescadores incrustada en la costa. Los locales la llaman la “polinesia brasileña. En este sitio se protege a las tortugas marinas a partir del popular proyecto Tamar. Los amantes del ecoturismo encontrarán un excelente atractivo aquí. Y no está muy lejos de Salvador, a 70 kilómetros.
  • Morro de San Pablo: para llegar a este reconocido sitio turístico hay que embarcarse en un hermoso viaje en ferry desde Salvador. El Morro de San Pablo está a 100 kilómetros (1 hora y media en esta locomoción). Se caracteriza por sus paisajes paradisíacos, su vegetación espesa y lo pintoresca de sus calles antiguas que contrastan con esta isla cosmopolita.

¿Qué hacer?

Imagínese que dedicamos un apartado específico para las playas de Salvador y todavía queda mucho por contar de este atractivo turístico.  La ciudad se caracteriza, además de sus playas de ensueño, por su historia y cultura. En Salvador se mezcla lo europeo con lo brasileño y esto puede apreciarse en las costumbres locales, en las edificaciones, la arquitectura y los colores del arte.

La mixtura de la cultura se puede contemplar en los detalles europeos, africanos y amerindios que tiene la ciudad y sorprende en cada esquina. La gastronomía, la religiosidad, las artesanías y las construcciones son las huellas de esta hibridación única. Y no hay que olvidar el cosmopolitismo de una ciudad que está entre las más grandes de Brasil. A continuación le contaremos qué puede hacer en Salvador además de disfrutar de las playas paradisíacas.

Caminando por el pasado en el Casco Antiguo

¿Sabía que Salvador fue la primera capital de Brasil? Sí, desde el comienzo de la conquista hasta el año 1763 cuando todavía este territorio pertenecía a la Corona Portuguesa en América. La UNESCO proclamó como Patrimonio Histórico de la Humanidad al casco histórico por lo maravillosas de sus construcciones y la mixtura cultural existente. Entre los lugares más pintorescos del casco histórico se destaca: el Largo de São Francisco, la plaza Municipal, el Largo de Santo Antônio Além do Carmo y el Pelourinho. Pero también las Casonas, edificios, plazas e iglesias que datan de los siglos XVI, XVII y XVIII. Caminar por el centro histórico es un paseo por el pasado y los orígenes de Brasil.

¿El carnaval más alegre de Brasil? El de Bahía

El carnaval de Bahía se destaca de entre todos los carnavales de Brasil. ¿Por qué? Por lo maravilloso de sus representaciones, su alegría, el respecto de las tradiciones y lo llamativo de su conformación. El carnaval de Bahía recorre 25 kilómetros de calles y los protagonistas, los “tríos eléctricos” son seguidos por unas dos millones de personas que no dejan de bailar y saltar al rítmo de los acordes musicales. Los propios brasileños consideran a este carnaval como el más divertido del país. Si disfruta de la fiesta, entonces venga a Salvador en febrero.

Praça da Sé y un paseo por la Ciudad Alta

En la Ciudad Alta está el considerado mejor paseo peatonal, en la zona de Praça da Sé. Este paseo conecta a través de la Iglesia Catedral con el Terreiro de Jesús. La vida nocturna y comercial de este lugar es incomparable y se destaca también por ser el ingreso al histórico Pelourinho.

Solar do Unhão, el mejor lugar para esperar el atardecer

Si está buscando el mejor lugar de Salvador para contemplar el atardecer entonces tiene que ir al Solar do Unhão. Se trata de un espectacular complejo arquitectónico colonial que está en el mejor sitio dentro de la Bahía de Todos los Santos. En Solar do Unhão hay un atractivo museo de arte moderno y restaurantes para comer o beber algo mientras esperan el atardecer. Si está en un viaje romántico este lugar es el mejor para ir en pareja, incluso los sábados hay veladas de jazz.

El Parque Abaeté, ideal para el ecoturismo

Si es un amante del turismo ecológico entonces debe conocer el Parque Abaeté que se ubica muy cerca del lago de homónimo nombre (que contrasta entre los colores de las aguas con las dunas blancas) y una naturaleza salvaje y bien conservada como área protegida. La biodiversidad y las propuestas de entretenimiento lo atraparán.

Un paseo por las iglesias

Si prefiere el turismo religioso e histórico le recomendamos que se cita en las iglesias de Salvador, una ciudad con un importante arraigo religioso. Son muchísimas las capillas e iglesias que hay por toda Salvador. Claramente se destaca la Catedral, un complejo arquitectónico de más de 300 años de antigüedad que le recomendamos visitar. También se destacan la Iglesia de Nosso, Senhor do Bonfim sobre la península de Itapagipe, y el Convento de San Francisco, una iglesias bella por su de lujoso estilo barroco.

Un siglo de colores y sabores: el Mercado Modelo

El Mercado Modelo tiene un siglo de existencia y es el sitio más colorido de la ciudad. Puede encontrar casi de todo, desde obras de arte y artesanías, hasta platos típicos y bebidas tradicionales.

Elevador Lacerda

Creado en el siglo XIX por el ingeniero Augusto Federico de Lacerda, este pintoresco ascensor público se eleva a 72 metros de altura y conecta la Ciudad Alta con la Ciudad Baja. Su ubicación es muy buena ya que está al interior Praça Cayru del barrio de Comércio. Las mejores vistas del Mercado Modelo y de Bahía se pueden apreciar desde la altura a la que se llega con Lacerda.

Deportes de aventura

En Salvador se pueden practicar todo tipo de deportes de aventura. Desde el buceo por debajo de aguas cristalinas hasta trekking en la región. La pesca, la navegación, el surf y el senderismo son actividades que se destacan. Hay opciones para todos los gustos e intereses. No se pierda la oportunidad de explorar Bahía desde otras opciones, como lo son los deportes de aventura.

Gastronomía bahiana: confluencia de tradiciones

Como le mencionamos más arriba, la gastronomía es una de las formas de explorar la cultura rica e hibrida de Salvador. La cocina bahiana es colorida y sabrosa, fruto de la mixtura de las recetas portuguesas con los ingredientes típicos de esta región. La cultura se puede saborear en los platos típicos de Salvador.

Entre los platos que se destacan está la “moqueca” es el plato típico de Salvador. El plato consiste en una exótica combinación de mariscos y pescados con leche de coco, muchas especias y aceite de dandé. Este aceite, se extrae de la palmera “dandezeiro” y forma parte de los ingredientes tradicionales de la cocina bahiana. Fue introducido por los africanos.

Un excelente ingrediente que nunca falta en las mesas de los habitantes de Salvador es la farinha, un tipo de harina de origen indígena, que es muy usada como complemento de la mayoría de los platos regionales.

¿Alguna vez probó la carne de cangrejo? Si no lo hizo entonces en Salvador encontrará su oportunidad. La carne es servida en el caparazón y se lo llama “casquinha de siri”. Pero si desea probar algo muy tradicional entonces anímese al «acarajé», una especie de bocadillo que las bahianas venden en las calles y playas de la ciudad. Es una especialidad de origen africano y consiste en un bollo con masa de judías carillas, relleno de camarones y frito en aceite de palma. El legado portugués puede disfrutarse en la deliciosa carne de buey con arroz y frijoles, así como las gustosas sardinas y bacalaos.

Si busca probar algo dulce entonces pruebe las “cocadas”, un exquisito postre típico hecho a base de coco, leche y azúcar que se consume en varias presentaciones. No tiene que hacer mucho esfuerzo para toparse con el postre ya que se consigue casi en cada esquina.

En Bahía encontrará muchos puestos de comida callejera pero también una amplia variedad de restaurantes con platos autóctonos y comida internacional. Y si busca tomar un aperitivo, puede hacerlo en la playa mientras toma sol y escucha el mar golpeando contra la costa.

La experiencia gastronómica que tendrá en Bahía será única, disfrute y enséñele a su paladar nuevos sabores.

¿Por qué viajar a Bahía? Por su cultura, sus playas, su posibilidad de hacer todo tipo de turismo, su gente alegre y efervescente. Por su historia y su naturaleza. Por los sabores y los aromas. Salvador lo espera con los brazos abiertos y sus playas de arenas blancas, ¿Qué espera para conocer este paraíso sudamericano?