Saltar al contenido

Francia

Torre Eiffel Francia destino turístico mundial

Siempre es difícil elegir un destino turístico para ir de vacaciones. A veces no se conocen detalles del lugar ni que atractivos turísticos tiene. Por eso proponemos ofrecer detalles de uno de los mejores destinos turísticos de Europa, Francia. Se trata de un país muy elegido por los turistas de todo el mundo. Su gastronomía es de excelencia y sus ciudades están llenas de historias que invitan a conocerla a fondo.

Francia, es considerado uno de los países más elegantes y lujosos de toda Europa y el mundo. Los turistas lo eligen por el romanticismo que genera y es especialmente visitado por parejas o viajeros que buscan encontrar el amor en este país. Francia es un país lleno de cultura y de belleza en cada una de las ciudades.

Justamente la cultura francesa es una de las más difundidas en todo el mundo y es referencia en muchísimos sitios. A pesar de que el idioma podría ser una barrera, su gente es muy amable y hará sentir al turista como en casa.

Francia se caracteriza también por su lujo y por su elegancia, características que pueden apreciarse en sus hoteles de alto nivel y de todas las estrellas. Francia es un país de ciudades sofisticadas, su arquitectura y su arte.

La moda es también una característica distintiva de Francia. Se llevan adelante múltiples desfiles de moda y toda la vanguardia inicia en Francia. La moda es una industria muy importante, tanto así que genera millones al año. Viajeros de todo el mundo, interesados en la moda, eligen Francia como el destino a visitar.

Pero Francia es también historia y cultura. Es un país antiguo y con una carga histórica muy trascendente. Si es un interesado en el turismo histórico entonces Francia puede ser un excelente destino para visitar. Su arquitectura, sus calles, las ciudades, y cientos de monumentos caracterizan a Francia.

Por supuesto que si hay un país que tenga como estandarte a la gastronomía, ese es Francia, que exporta esta industria a todo el mundo. La gastronomía es una marca registrada de Francia y se puede aprender mucho de este país a partir de sus sabores, colores y aromas. Los restaurantes franceses son los más costosos en todo el mundo y los platos típicos son de los más buscados por los comensales.

Por todo esto y muchas cosas más Francia es uno de los mejores destinos turísticos de Europa por eso a continuación detallaremos los mejores atractivos que tiene este país.

¿Qué atractivos turísticos tiene Francia?

Francia es un país con mucho para mostrar. Es un país con impresionantes paisajes naturales pero también con ciudades llenas de historias que conservan características de su pasado. Francia es un país en el que se puede hacer todo tipo de turismo y que es ideal para viajeros enamorados, aquellos que vienen con amigos pero también con alternativas para los que viajan en familia.

La Torre Eiffel, el mayor atractivo turístico de Francia

En la capital de Francia, París, que es un destino turístico por excelencia, se encuentra uno de los atractivos más famosos el mundo: la Torre Eiffel. No debe existir otro atractivo turístico más popular y más visitado en el mundo entero La Torre Eiffel es muy conocida, es un símbolo de la cultura francesa. Casi todos los viajeros que van a Francia lo hacen para conocer la Torre Eiffel.

Este impresionante monumento mide 310 metros de altura, es una insignia que puede observarse desde cualquier lugar de la capital parisina. Esta joya arquitectónica está compuesta de más de 18.000 piezas de acero que conforman una estructura emblema para todo el globo.

Sino se tiene mucho dinero se puede ir hasta la Torre Eiffel pero no ingresar, simplemente quedarnos en la base. Se puede compartir un hermoso día de campo en este lugar que es muy romántico para ir en pareja. Se pueden tomar fotografías espectaculares de este monumento aunque no encontrará mucha privacidad ya que la Torre Eiffel es visitada por millones de turistas al año. Pero también se puede subir al monumento para contemplar toda la ciudad. Una de las mejores postales de París se puede obtener en este icónico lugar.

La vista panorámica que puede tenerse de la ciudad es indescriptible. Poder contemplar la hermosa ciudad de París desde semejante altura es una experiencia inolvidable. Este atractivo turístico es el más aclamado del mundo tanto de día como de noche cuando puede contemplarse mientras está iluminada. Para los enamorados es un lugar único y especial. Vivir la experiencia que ofrece la Torre Eiffel es una de las alternativas que tenemos que experimentar si se puede.

El museo más famoso del mundo, el Louvre

Las ciudades de Francia son una invitación para los apasionados del arte y la cultura. Una de las propuestas más atractivas que tiene París es el museo Louvre, sin duda uno de los más famosos del mundo. En este impresionante museo no hay sólo una pintura importante sino que existen decenas de obras maestras en exposición permanente. Los artistas más trascendentes de la historia tienen pinturas en exposición en el Louvre.

Después de la Torre Eiffel, el Louvre es uno de los atractivos turísticos más famosos del globo. Más de 10 millones de viajeros por año visitan el Louvre. Impresionante. Todos los días hay avalanchas de personas intentando apreciar el arte que hay en el Louvre. Esto podría considerarse una contra ya que es complejo tener una experiencia completa o satisfactoria ya que se debe apreciar las obras muy rápidamente para que todas las personas puedan entrar. Es muy difícil poder apreciar todas las obras que hay en este museo ya que son muchísimas y por desgracia el tiempo para disfrutar del sitio es muy corto. Sin duda la obra más famosa es “La Mona Lisa”, aunque no es la única que puede llamar la atención.

El Museo de Louvre, es uno de los atractivos turísticos preferidos por los viajeros -interesados por el arte o no- y es uno de los más importantes del mundo precisamente porque podemos hacer un recorrido por la historia de principio a fin. Cientos de años se concentran en un solo espacio donde se puede apreciar al arte y a los artistas. No sólo hay pinturas, también hay esculturas. Estimaciones dan cuenta que en el Louvre se puede apreciar obras que tienen siglos de historia.

Otra de las cualidades que hacen al Museo de Louvre uno de los más importantes del mundo es que tiene 60.000 metros cuadrados, esto quiere decir que está posicionado como uno de los más grandes que se han construido en todo el planeta. Una real joya para visitar. Además, lo interesante es que muchas personas se sitúan en la parte exterior a tomarse fotos en la entrada que está hecha de cristal y tiene forma triangular y contrasta con el estilo de la ciudad.

Aunque se destacan “La Mona Lisa” o también conocida como la “Gioconda”, el objetivo principal para muchos turistas, no es lo único que hay para ver, también cuenta con “La Venus de Milo” o “La Victoria de Samotrace” que son piezas de arte que tienen un valor histórico que solo podemos observar en Francia.

El Palacio de Versailles, una joya cultural

El lujo es una de las características más distintivas de Francia. Se puede encontrar en sus calles, en el arte y en las construcciones. Pero esta cualidad puede especialmente apreciarse en el Palacio de Versailles. Es un ícono de la cultura y el lujo de Francia.

El Palacio de Versailles, es un atractivo turístico muy visitado pero primeramente es la residencia oficial de los reyes de Francia. Esto puede darnos una idea del nivel del lujo que puede encontrarse aquí. Versailles es una edificación muy importante, quizá la más relevante del país. Dentro de sus paredes hay historias increíbles sobre su construcción, sus moradores y sobre la cultura francesa.

Versailles es un monumental y lujoso palacio ostenta 67.000 metros cuadrados en su totalidad y tiene al menos unas 700 habitaciones, lo que lo convierte en uno de los palacios más grande de todo el mundo. Entre las actividades que podemos realizar a la hora de visitar Versailles, está la toma de fotos pero también existe la posibilidad de ingresar.

A lo largo del día, muchísimas personas entran para vivir la lujosa experiencia que solo este museo nos puede brindar. En su interior, el principal atractivo es pasearse por las diferentes habitaciones que ostentan un lujo sin igual, como también lo concentra la famosísima Galería de los Espejos que es otro de los lugares que encierra una cantidad de encantos emocionante.

Y si el interés pasa por lo natural, las áreas de verdes de Versailles son magníficas para recorrer. Un paseo por los jardines es de lo más impresionante. Y si nos gustó el Palacio de Versailles también podemos visitar otro sitio que está muy vinculado y es el Pequeño Triano, que de chiquito no tiene demasiado, pero en comparación con el Palacio de Versailles sí queda un tanto opacado.

El Pequeño Triano, fue un regalo que le hizo Louis XVI a la reina para poder lograr un poco más de intimidad. Esta edificación está abierto al público y solo debemos pagar un boleto que nos permite recorrer ciertos sitios que dan cuenta de todo el lujo francés que se le es dado a los reyes, pero que nosotros también podemos disfrutar.

Visitar este lugar es una de las mejores opciones, sobre todo para los amantes de la corona francesa, el lujo y por supuesto de una arquitectura fantástica. Es uno de los destinos turísticos más visitados de Francia y no nos lo podemos perder en nuestras próximas vacaciones, si es que deseamos visitar Francia y vivir la experiencia de lujo que nos tiene preparado.

El Arco del Triunfo, ícono de la historia francesa

Francia tiene infinidad de destinos históricos-culturales. A los ya mencionados se suma el Arco del Triunfo, uno de los sitios preferidos por los turistas que llegan de todo el mundo. Este monumento es un ícono de la historia de Francia, es el reflejo del esplendor de un país con historia y cultura, y el orgullo de los locales.

El Arco del Triunfo se ubica en un extremo de la famosa avenida de los Campos Elíseos, que es otro lugar emblemático. Este monumento es muy relevante para Francia, pues en su base arde y sin apagarse nunca el fuego en memoria de los múltiples soldados caídos durante la Primera Guerra Mundial. Este arco es uno de los mejores sitios a visitar, su energía es muy especial y todos los visitantes pueden sentirla.

En la actualidad el Arco del Triunfo no sólo es un destino turístico muy convocante, sino también un orgullo de los franceses. Su ubicación divide a la ciudad en dos, por un lado su sector más antiguo e histórico y del otro sus construcciones más modernas, como por ejemplo el Museo de Louvre que cuenta con un estilo mucho más cosmopolita.

El Arco del Triunfo es un ícono por donde pasan los principales desfiles y manifestaciones en honor de la república francesa una vez al año, específicamente el 14 de Julio.

Otra de las cosas que hacen importantes a este monumento es que es la sede de la llegada del Tour de Francia que es otro atractivo, en el cual participan muchísimas personas y que también reciben a millones de espectadores año tras año. Para las personas que quieren vivir la experiencia completa de El Arco del Triunfo, pueden subir a la terraza del monumento, que nos permite tener una vista fantástica de la ciudad.

Más destinos turísticos de Francia

Francia tiene muchísimo más para mostrar. En el interior del país hay numerosos atractivos para disfrutar y conocer este país. Además de los atractivos que se mencionan arriba también se destacan los siguientes destinos:

  • Niza: es una populosa ciudad capital del departamento Alpes Marítimos en la Riviera Francesa. Está ubicado en las costas pedregosas de Baie des Anges. La ciudad, que fue fundada por los griegos y más tarde fue un lugar de retiro para la élite europea del siglo XIX, también ha atraído durante mucho tiempo a artistas. Entre los lugares que hay para conocer está el antiguo museo en honor a Henri Matisse, reconocido coleccionista. También está el Museo Marc Chagall que cuenta con algunas de las principales obras de inspiración religiosa del artista que da origen a su nombre.
  • Chamonix Mont-Blanc: es un área turística cerca de la unión de las fronteras de Francia, Suiza e Italia. La base del Mont Blanc, la cumbre más alta de los Alpes, es famosa por el esquí. Es un atractivo que puede visitarse durante todo el año. A las cimas se puede llegar en funiculares para tener vistas panorámicas impresionantes como por ejemplo la de Aiguille du Midi, sobre la ciudad, y Punta Helbronner, frente a amplios campos de glaciares en la frontera con Italia.
  • Lyon: es una ciudad ubicada en la región histórica de Ródano-Alpes. Su centro concentra dos mil años de historia. Por ejemplo, se puede visitar el Anfiteatro romano de las Tres Galias. Lyon es una ciudad que se caracteriza por su arquitectura medieval y renacentista especialmente en el Viejo Lyon, y el moderno distrito Confluence en la península de la Presqu’île. Los traboules, pasajes cubiertos entre edificios, conectan al Viejo Lyon con la colina Croix-Rousse.
  • Marsella: es una gigantesca ciudad puerto ubicada en el sur del país. Se ha caracterizado por haber sido una intersección de inmigración y comercio desde que los griegos la fundaron alrededor del año 600 a. C. En su centro se encuentra el Puerto Viejo, donde los pescadores venden la pesca capturada a lo largo del muelle rodeado de botes. En esta ciudad está la icónica  Basílica de Notre-Dame de la Garde, una iglesia románica-bizantina. Los lugares emblemáticos modernos incluyen el influyente complejo Cité Radieuse de Le Corbusier y la Torre CMA CGM de Zaha Hadid.
  • Cannes: una ciudad muy turística de la Riviera Francesa, y es mundialmente conocida por su festival internacional de cine. El Boulevard de la Croisette, que recorre la costa, está rodeado de playas de arena, boutiques elegantes y hoteles palaciegos. También alberga el Palacio de Festivales y Congresos, un edificio moderno con alfombra roja y el paseo de la fama de Cannes, Allée des Stars.
  • Burdeos: es una ciudad puerto en el río Garona en el suroeste de Francia. Es conocida por su catedral gótica de Saint André, las mansiones de los siglos XVIII y XIX, y destacados museos de arte como el Museo de Bellas Artes de Burdeos. Otra atractivo muy recomendable e visitar son los Jardines públicos que rodean los embarcaderos del río serpenteante. Un lugar también muy pintoresco es la gran Place de la Bourse, con su centro en la Fuente de las Tres Gracias, desde donde se puede observa la piscina reflectante Miroir d’Eau.
  • Estrasburgo: es la capital de la región del Gran Este, en el noreste de Francia. Es una ciudad muy importante ya que es la sede formal del Parlamento Europeo y se ubica cerca de la frontera con Alemania, con una cultura y una arquitectura que mezclan influencias alemanas y francesas. La catedral gótica de Notre-Dame cuenta con espectáculos diarios de su reloj astronómico y vistas panorámicas del río Rin desde su chapitel de 142 metros de altura.
  • Aviñón: una ciudad de la región de Provenza en el sureste de Francia que está junto al río Ródano. Entre los años 1309 y 1377 fue la sede de los papas católicos. Fue una ciudad que estuvo bajo el control papal hasta que pasó a formar parte de Francia recién en 1791. Su legado es visible en el enorme Palais des Papes (Palacio de los Papas) en el centro de la ciudad, que está rodeado de murallas de piedra medievales.
  • Saint-Tropez: es una ciudad costera en la Costa Azul, en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul del sureste francés. Por mucho tiempo, ha sido popular entre los artistas y atrajo al “jet set” internacional en la década de 1960, y continúa siendo famosa por sus playas y vida nocturna. Un buen paseo es por el barrio de La Ponche que se caracteriza por sus calles de adoquines. Esta zona conserva su pasado como una aldea pesquera, pese a que en la actualidad hay más yates que botes pesqueros en Vieux Port (Puerto Viejo).
  • Toulouse: es la capital de la región de Occitania en el sur de Francia. Está dividida por el río Garona y se ubica cerca de la frontera con España. Es conocida como La Ville Rose (“la Ciudad Rosa”) por los ladrillos de terracota con los que se construyeron muchos de sus edificios. El canal del Mediodía, del siglo XVII, conecta el Garona con el mar Mediterráneo, y se puede recorrer en bote, en bicicleta o a pie.
  • Borgoña: es una región histórica en el área este central de Francia. Es famosa por sus vinos borgoña y por el pinot noir, el chardonnay, el Chablis y el Beaujolais. El área está entrecruzada por una red de canales y tiene grandes châteaux, de los cuales en la actualidad algunos son lujosos hoteles. La capital, Dijon, famosa por la mostaza, cuenta con el imponente Palacio de los Duques, donde se fundó el reconocido Musée des Beaux-Arts en 1787.
  • Reims: es una ciudad de la histórica región Champaña-Ardenas en el noreste de Francia. Es la capital no oficial de la región vitivinícola de Champaña, y muchas de las reconocidas casas de champaña que tienen sus sedes allí ofrecen degustaciones y recorridos por sus bodegas. El arco triunfal Porte de Mars del siglo III marca el período de la ciudad bajo el régimen romano. Por más de 1,000 años, los reyes franceses fueron coronados en su catedral de Notre-Dame.
  • Nantes: es una muy conocida ciudad ubicada a orillas del río Loira en la región de Alta Bretaña en el oeste de Francia. Tiene una larga historia como puerto y centro industrial. En ella, se encuentra el remodelado castillo medieval de los Duques de Bretaña, donde estos vivieron alguna vez. El castillo funciona actualmente como un museo histórico local que ofrece exhibiciones multimedia y un paseo sobre sus murallas fortificadas. Todos estos lugares pueden visitarse en cualquier época del año.
  • Grenoble: es una antigua ciudad que pertenece a la histórica región de Ródano-Alpes en el sureste de Francia. La ubicación de Grenoble es envidiable ya que está al pie de las montañas entre los ríos Drac e Isère. Es conocida como una base para los deportes de invierno, y por sus museos, universidades y centros de investigación. Los teleféricos redondos llamados “Les Bulles” (burbujas) conectan la ciudad con la cima del cerro La Bastilla, que recibe su nombre de la fortaleza del siglo XVIII que estaba en sus laderas.
  • Amboise: esta ciudad es popularmente conocida por la mansión de Clos Lucé donde vivió Leonardo da Vinci. A este lugar Da Vinci llegó invitado por el rey Francisco I de Francia, cuyo Castillo de Amboise, que domina la ciudad, está ubicado a sólo 500 metros con bella vista sobre el río Loira. Las estrechas calles tienen algunos buenos ejemplos de arquitectura con madera. Da Vinci murió en esta localidad el 2 de mayo de 1519. Pero no fue el único famoso que vivió en la ciudad ya que aquí nació en 1749 el filósofo francés Louis Claude de Saint-Martin, conocido como le philosophe inconnu. Justo en las afueras de la ciudad está la Pagode de Chanteloup, una pagoda china de 44 metros de alto construida en 1775 por el duque de Choiseul. Tiene siete pisos, cada uno de ellos ligeramente más pequeño que el anterior. Una escalera interior alcanza todos los niveles y está abierta al público. Otro atractivo que puede visitarse es el Musée de la Poste (en el Hôtel Joyeuse) que es un edificio que homenajea el servicio postal.

¿Qué puedo probar de la gastronomía francesa?

Francia tiene muchísimas alternativas gastronómicas. Es un país que le da mucha importancia a la presentación y los sabores por lo que es mundialmente conocido por sus platos típicos. A continuación una serie de platos que no debe dejar de probar durante su visita a Francia.

Cassoulet: este es uno de los emblemas principales de la comida francesa, su origen se remonta a cientos de años atrás, aunque su origen es un poco desconocido. La variedad de ingredientes que se utilizan da cuenta de que este plato tiene bastante tiempo en las mesas francesas. En sí es un estofado en donde la base son las alubias blancas que se cocinan hasta estar muy blandas y son acompañadas con carnes de animales como el cerdo, la vaca o el pollo. La receta puede variar de región en región. Por ejemplo en el sur de Francia es condimentada y se le coloca un poco de especias por encima a la hora de presentarla. Se trata de un plato muy autóctono que puede encontrarse en muchos restaurantes pequeños de Francia. Su preparación lleva tiempo pero el sabor es inigualable.

Ratatouille: esta es una de las preparaciones emblemáticas de Francia y que se ha popularizado en muchísimos países alrededor del mundo. Su origen es en Niza, específicamente a sureste de Francia en la región de Provenza. Consiste en la cocción de diferentes vegetales como lo es la berenjena, tomates y calabacín aunque su preparación también puede variar de acuerdo a la región donde se cocine. Pese a esto, su preparación es bastante sencilla, aunque es preciso estar atentos a que los vegetales no queden sobre cocidos. Los mismo se fríen picados en rodajas por separados. Cuando están casi listos se los ubica en una cazuela intercalando los diferentes vegetales, para así obtener una explosión de sabor y color en cada bocado. Se lo suele acompañar con ajo y aceite de oliva.

Magret de Canard: es uno de los platos más famosos de la cocina francesa ya que amantes de los productos animales muy bien preparados y en este caso nos encontramos con una preparación que tiene como base la carne de pato magra. Para poder realizar este platillo la carne del pato debió ser cebada antes, esto es lo que hace la diferencia entre una carne magra y una pechuga común y corriente. La preparación se cocina y se presenta en forma de filetes finamente picados. Se lo suele acompañar con guarniciones como arroz, papas al horno o asadas y también de cuscús. Su sabor es bastante particular, ya que el pato es una de las carnes más deliciosas de todas y como complemento se suele bañar en salsa de naranja.

Foie gras: la base del foie gras utiliza el hígado del pato o el ganso. Está hecho en una forma de paté que se conoce en muchos países, pero lo particular de este, es que es cebado, lo que quiere decir que es un hígado graso con un sabor bastante fuerte. Esta es una preparación muy popular y se encuentra en muchos restaurantes y comidas importantes del país y su preparación ha sido prohibida en países como Italia, la India y otros más que tienen leyes en contra de la alimentación forzada de los animales como el pato y el ganso que dan como resultado el delicioso foie gras que probamos.

La gastronomía francesa es bastante completa y está íntimamente relacionada con la historia. Sólo por su gastronomía Francia merece una oportunidad a la hora de que considere cual va a ser el próximo destino de tus vacaciones.

Francia es un país que tiene riquezas arquitectónicas y turísticas de primera clase. Sólo tiene que armar su mochila y tener el pasaporte al día para disfrutar de los increíbles destinos turísticos que tiene este país para usted.